Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El nuevo acuerdo político de Sudán sigue sin sintonizar con la opinión pública sudanesa

El presidente del Consejo de Soberanía de Sudán, el general Abdel Fattah al-Burhan, en Jartum, Sudán, el 13 de agosto de 2021 [Mahmoud Hjaj/Anadolu Agency].

Diez días después de que Sudán entrara en su 67º año de independencia, se ha agudizado la división entre los sudaneses y los grupos políticos que firmaron un acuerdo con el gobierno sudanés. Cuando el país entra también en su quinto año desde la destitución del liderazgo de 30 años de Omar Al-Bashir, la firma de un acuerdo entre el ejército sudanés y las cuatro facciones políticas parece ignorar casi por completo las demandas del pueblo sudanés.

Asimismo, los sudaneses parecen ignorar y despreocuparse de las maniobras políticas de las partes que pretenden asegurarse un nuevo cargo de primer ministro. El nombramiento propuesto se produce tras la firma, en diciembre, de un nuevo acuerdo que rompe el estancamiento político. El acuerdo otorga el poder ejecutivo a un nuevo Primer Ministro y aparta directamente del poder al ejército sudanés; el acuerdo se basa en cinco grandes cuestiones, entre ellas la justicia y la justicia transicional, la seguridad y la reforma militar, la revisión del acuerdo de paz, el desmantelamiento del régimen del ex Presidente Omar Al-Bashir y la resolución de la cuestión del este de Sudán.

Sin embargo, las personas con las que he hablado sugieren que el presidente de Sudán, el teniente general Burhan, no vería con buenos ojos el nombramiento de un primer ministro que no fuera comprensivo con las demandas de los generales del ejército. Tras la reprimenda pública de Burhan al antiguo partido gobernante, el Congreso Nacional, los observadores están convencidos de que los antiguos miembros del partido se están moviendo para hacerse con el control de amplias zonas del país, especialmente las situadas fuera de la capital. Además, las fuentes afirman que las potencias extranjeras, incluido el Reino Unido, han iniciado conversaciones informales antes de que se produzca cualquier movimiento esperado hacia el poder. Las fuentes también han mencionado que se han ofrecido ofertas de asilo a importantes figuras del movimiento islámico, si la vuelta al poder resulta azarosa.

Queda por ver si los consabidos desacuerdos para designar al jefe de gobierno desembocarán en acritud. Sobre todo, si siguen adelante los planes para destituir al actual ministro de Finanzas. Jibril Ibrahim, el líder de Justicia e Igualdad que regresó al gobierno tras firmar el Acuerdo de Paz de Juba 2020, sigue sin estar dispuesto a abandonar el gobierno, ya que, en su opinión, esto supondría una violación del acuerdo de paz.

Partición, cambio de régimen y rivalidad geopolítica: ¿qué le espera a Oriente Medio en 2023?

Hay opiniones encontradas sobre la actuación de Ibrahim en el Ministerio de Hacienda. Según el analista financiero Hafiz Ismail, que escribe en el medio de comunicación Dabanga, el actual Ibrahim debería ser destituido. Un nuevo gobierno debería revisar su política fiscal "que se ha convertido en recaudar tasas e impuestos sin prestar servicios". Ismail añade: "Ibrahim aprovecha el vacío de gobierno y la ausencia de un consejo legislativo para imponer enormes subidas en las tasas e impuestos de los servicios"; varias tasas se incrementaron el pasado lunes.

Sin embargo, el periodista financiero Mekki El Mograbi elogió a Ibrahim por el "notable" trabajo que había realizado para estabilizar la moneda. "Los aumentos de las tasas e impuestos del gobierno han ayudado a aportar unos ingresos muy necesarios a la economía. Los ciudadanos han tenido que elegir entre el pago de artículos de primera necesidad y el de servicios a los que aspiraban, como renovar el pasaporte".

Pase lo que pase, el nombramiento de un nuevo Primer Ministro será de gran interés para Estados Unidos, que también quiere asegurarse de que Sudán mantenga su apoyo incondicional a Occidente en la guerra contra Ucrania. Los observadores afirman que el presidente estadounidense, Biden, desea seriamente poner a Sudán de su lado, pero le preocupa la relación de Sudán con Arabia Saudí y, en última instancia, la relación de Jartum con China y Rusia. Poco después de firmar el acuerdo marco patrocinado por Estados Unidos y otros países, Burhan visitó Riad después de que el presidente chino Xi se reuniera, el 9 de diciembre, con el líder saudí, el rey Salman.

Aunque Washington desea tener a Sudán de su lado, sólo estaría dispuesto a hacerlo al menor coste. Dado que Sudán sigue en una situación política débil, los observadores afirman que Washington no estaría dispuesto a dar a Burhan y al ejército sudanés ningún incentivo que pueda envalentonar al Ejército en el poder.

El primer ministro de Sudán dimite en medio del bloqueo y las protestas antigolpistas - Caricatura [Monitor de Oriente].

Mientras tanto, en las calles sudanesas, sigue existiendo la esperanza de que las sociedades civiles continúen amasando el apoyo de grupos de derechos humanos que un comentarista ha descrito como una inyección de "dinero oscuro"; en otras palabras, se están utilizando fuentes de ingresos informales y no detectadas para movilizar a los manifestantes. La capacidad de continuar la oposición requiere financiación pero, sobre todo, requiere una determinación inquebrantable de mantener una guerra de desgaste. Desde el 25 de octubre, cuando fue destituido el ex primer ministro, Abdullah Hamdok, los grupos de protesta han considerado cualquier intento de poner fin a la crisis política con acuerdos "inadecuados" como una completa traición a sus demandas.

LEER: Marruecos encarcela a 13 inmigrantes de Sudán y Chad

La demanda constante de los manifestantes ha sido justicia para las personas asesinadas antes y después de la destitución de Omar Al-Bashir. En particular, los manifestantes y las familias de las víctimas están enfadados porque no se ha hecho justicia a las 150 personas asesinadas el 3 de junio de 2019 frente al cuartel general del Ejército, y porque no se ha llevado a cabo una investigación adecuada de la tragedia, a pesar de las reiteradas garantías. En realidad, los manifestantes siguen sin aceptar garantías ni ceder en su principal demanda de que el Ejército abandone el poder de una vez por todas.

A pesar de la promesa de proteger la transición hecha por el líder de las paramilitares Fuerzas de Apoyo Rápido y adjunto de Burhan, Mohamed Hamdan Dagalo's, sus palabras no han sido bien recibidas por los sudaneses. Incluso su disculpa general "por la violencia y los errores del Estado hacia las comunidades a lo largo de la historia (de Sudán)" ha caído en saco roto. La opinión pública sudanesa parece dispuesta a seguir protestando al menos durante los dos años de transición, o hasta que la opinión pública cambie drásticamente.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónRegiónSudán
Show Comments

El periodista y productor de noticias de televisión.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines