Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un gobierno sionista extremista frente a una Autoridad Palestina débil

El primer ministro israelí en Tel Aviv, Israel, el 30 de octubre de 2022 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Benjamin Netanyahu ha vuelto al poder en Israel con su sexto gobierno aprobado por la Knesset. Se consolida así como el primer ministro israelí más ultraderechista de la historia. Siempre era de esperar, dado que su padre, el historiador sionista de derechas Benzion Netanyahu, se opuso incluso a la política del terrorista Menachem Begin, y estuvo en contra del acuerdo de paz con Egipto que Begin firmó con el difunto presidente Anwar Sadat, así como de la retirada del Sinaí, que los sionistas consideran parte de la tierra de Israel.

Netanyahu es un ideólogo sionista hasta la médula. Cree que los judíos tienen un derecho enajenable sobre la tierra de Palestina y que la existencia del Estado israelí está vinculada a su absoluta superioridad militar, que debería hacer que sus vecinos árabes le temieran. Adopta la teoría de Ze'ev Jabotinsky de que los árabes no aceptarán a Israel hasta que se den cuenta de la imposibilidad de su derrota y eliminación.

Con una estrategia basada puramente en una visión sionista, Netanyahu aspira a expandir Israel por toda la Palestina histórica e incluso cruzar la frontera hacia sus vecinos. Tenía previsto presentar un proyecto de ley para anexionar Cisjordania y el valle del Jordán a la Knesset en julio de 2021, antes de la caída de su gobierno. Ahora ha prometido poner en práctica este plan. Si es capaz de hacerlo, algo que el propio David Ben-Gurion no pudo lograr, entonces cumplirá su sueño de figurar en lo alto de la lista de héroes sionistas, entre otras cosas por ser el primer ministro que introdujo la Ley del Estado-Nación de 2018. Esta ley confirma la naturaleza judía del Estado de Israel.

Israel ha aprobado la Ley del Estado-Nación convirtiéndose oficialmente en un Estado de Apartheid - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Bajo sus gobiernos anteriores, la administración Trump en Washington ha dado una especie de luz verde a los asentamientos judíos (que siguen siendo ilegales según el derecho internacional). Trump también reconoció la Jerusalén ocupada como capital unificada del Estado de ocupación y trasladó la embajada estadounidense a la ciudad; y Estados Unidos ha reconocido la anexión ilegal por parte de Israel de los Altos del Golán sirios. Netanyahu también ha firmado acuerdos de normalización con algunos países árabes y ha ganado con ello enormes cantidades de dinero que han llenado las arcas israelíes y aparentemente han pagado el déficit presupuestario resultante de la pandemia mundial.

En su último gobierno de coalición, Netanyahu se ha aliado con los partidos religiosos más extremistas y racistas y ha cedido a sus exigencias. Uno de sus socios de coalición, el ultraderechista ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben-Gvir, cree que los palestinos no tienen derecho a existir. Le apoya el ministro de Economía, Bezalel Smotrich, que también adopta una ideología sionista extrema.

LEER: ¿Nos está engañando Al Sisi sobre sus vínculos con Israel? 

El nuevo gobierno presidido por Netanyahu planea apoyar y respaldar, ampliar y desarrollar los asentamientos ilegales en Galilea, el Néguev, los Altos del Golán y lo que los sionistas llaman Judea y Samaria, la Cisjordania ocupada. El primer ministro afirmó que luchará contra "el terrorismo y el extremismo", un eufemismo para referirse a la violación de los derechos legítimos de los palestinos. También se enfrentará al programa nuclear iraní, reforzará el estatus de la Jerusalén ocupada y ampliará el "círculo de la paz", lo que significa una mayor "normalización" con los gobiernos árabes complacientes.

Está claro que la coalición de Netanyahu pretende solidificar su régimen de apartheid y declarar que el Estado de ocupación se extiende desde el río Jordán hasta el mar Mediterráneo. Esto confirmará lo que ya sabemos: que Israel nunca ha tenido la intención de permitir la realización de la "solución de dos Estados", tal y como han promovido las sucesivas administraciones estadounidenses y la UE. Esto avergonzará a los aliados de Israel en Occidente, especialmente a la administración Biden, que ha sugerido en más de una ocasión que no cooperará con ministros extremistas como Ben-Gvir. También es el caso de la UE, debido al carácter judío del Estado de ocupación; la exclusión de los palestinos; el derecho de los judíos de todo el mundo a establecerse en toda Palestina a expensas de los palestinos; y convertir a los ciudadanos palestinos de Israel -el 20% de la población- en ciudadanos de segunda clase sin los mismos derechos políticos que los ciudadanos judíos.

Además, el extremismo de Netanyahu coloca a los países árabes "normalizados" que mantienen relaciones con Israel en una posición incómoda. Con su aparente apoyo, Netanyahu vuelve con un programa racista que elimina el derecho de Palestina a existir, mientras que ningún Estado árabe está dispuesto a defender los derechos civiles, políticos y humanos de los palestinos.

Todo esto llega en un momento en que la Autoridad Palestina es una entidad corrupta y en bancarrota que depende de la ayuda exterior para sobrevivir. Decir que es débil es quedarse muy corto.

OPINIÓN: ¿Están los extremistas Ben-Gvir y Smotrich perpetrando una nueva Nakba contra los palestinos? 

La actual generación de jóvenes luchadores son los bisnietos de los palestinos que fueron expulsados de su tierra a partir de 1948. No abandonarán su tierra mientras siguen desmintiendo el viejo dicho sionista de que "los viejos [palestinos] morirán y los jóvenes olvidarán".

Los viejos han muerto en su mayoría, pero sólo después de entregar las llaves del retorno a los jóvenes, confiándoles la responsabilidad del legítimo regreso a su tierra. Su dignidad y determinación avergüenzan a los viejos de Oslo y conducirán a la liberación de su tierra. Palestina será libre, del río al mar, aunque un gobierno sionista extremista se siente en Israel y se enfrente a una débil Autoridad Palestina sin autoridad real de la que hablar.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines