Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Nos está engañando Al Sisi sobre sus vínculos con Israel?

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente egipcio, Abdul Fattah Al-Sisi [thenewkhalij]

Al parecer, el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi, está enfadado con el Estado sionista de Israel y su primer ministro, Benjamin Netanyahu, debido al "fracaso" de los intentos de "frenar" al ministro de Seguridad Nacional, el ultraderechista Itamar Ben Gvir. Fue Ben-Gvir quien desafió al mundo entero y profanó la semana pasada la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado para los musulmanes de todo el mundo.

Según informó el domingo el diario londinense Al-Araby Al-Jadeed, fuentes de la oficina de Sisi señalaron que la "visita" de Ben-Gvir al lugar islámico en la Jerusalén Oriental ocupada, era problemática para los dirigentes egipcios. Las fuentes describieron un sentimiento de "resentimiento" y "vergüenza" en la oficina del presidente egipcio, especialmente cuando quedó claro que Netanyahu había permitido la "infracción" del lugar sagrado a pesar de afirmar que había pedido a Ben-Gvir que la pospusiera.

Además, las fuentes habrían afirmado que las sanciones impuestas a la Autoridad Palestina por Israel han enfurecido al presidente egipcio y "dificultado la mediación de Egipto" en un posible acuerdo de canje de prisioneros con el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina, Hamás. Se dice que el movimiento mantiene cautivos a cuatro israelíes en la asediada Franja de Gaza.

Al-Araby Al-Jadeed se refirió a sus fuentes como personal diplomático, señalando que dijeron que Sisi se enfadó y se sintió avergonzado porque había hablado previamente con Netanyahu y subrayó "la necesidad de evitar cualquier medida que pudiera llevar a una situación tensa y complicar la escena regional."

LEER: El asalto provocador de Ben-Gvir demuestra que Israel está tomando el control de Al-Aqsa 

De hecho, la situación es indignante y vergonzosa, entre otras cosas porque un dirigente egipcio anterior desafió a su pueblo y lo llevó en una dirección contraria a su voluntad. Egipto fue el primer país árabe en firmar la paz con el Estado de ocupación israelí en 1979, una medida que la mayoría de los egipcios sigue rechazando. Los siguientes presidentes egipcios, desde Anwar Sadat, han mantenido esta "normalización" con Israel.

Cuando los egipcios tuvieron un brevísimo periodo de libertad, tras la Revolución del 25 de enero de 2011 que derrocó al difunto dictador Hosni Mubarak, que era un gran amigo de Israel, atacaron varias veces la embajada israelí en El Cairo. El embajador Yitzhak Levanon y altos cargos de la embajada abandonaron el país en septiembre de 2012.

Sin embargo, Abdel Fattah Al-Sisi, que llegó al poder mediante un sangriento golpe militar en 2013 y fue investido presidente electo en 2014, permitió que el embajador israelí regresara a El Cairo a pesar del rechazo del pueblo egipcio a los lazos con el Estado de ocupación. El entonces embajador israelí, Haim Koren, recibió una calurosa bienvenida en El Cairo en presencia del embajador estadounidense.

A pesar de que Levanon huyó tras el asalto a la embajada israelí en El Cairo después de que el ejército israelí matara a cinco policías egipcios, el régimen de Sisi saludó a Koren como un amigo. Desde entonces, el presidente egipcio ha estrechado lazos con la ocupación israelí, apoyándola en su opresión de los palestinos. Sin embargo, sólo ahora escuchamos de su oficina que Sisi está indignado y avergonzado por las violaciones israelíes y la profanación de la mezquita de Al-Aqsa por el extremista Ben-Gvir.

LEER: El presidente egipcio felicita por teléfono al nuevo primer ministro de Israel 

¿No sabía que Ben-Gvir tiene un historial de racismo antiárabe y fanatismo de extrema derecha? ¿No sabía que es un antiguo miembro de un grupo militante judío proscrito y que ascendió en las filas de la organización Kahane Chai, que está en la lista negra de Israel y Estados Unidos? ¿Y que la ideología racista de la organización está en el corazón de todo lo que dice y hace?

No es la primera vez que Ben-Gvir irrumpe en la mezquita de Al-Aqsa como miembro del parlamento israelí, la Knesset. Hace tiempo que es una figura controvertida.

Si Sisi lo sabía, ¿cómo pudo enviar felicitaciones al último gobierno de coalición de Netanyahu, en el que Ben-Gvir es ministro? Si Sisi, como presidente de Egipto, que tiene la mayor población árabe, no conocía los antecedentes racistas de Ben-Gvir, entonces algo anda muy mal con sus asesores.

Tenemos que asumir, por lo tanto, que Sisi sabía todo esto, y aún así envió una delegación egipcia para participar en una reunión preparatoria de tres días para los enviados israelíes y árabes que se celebra en Abu Dhabi antes de la próxima cumbre del Foro del Néguev programada para marzo en Marruecos. Si Sisi está realmente enfadado con Netanyahu, ¿por qué no se ordenó a la delegación que incluyera en la agenda amenazas regionales como el auge de la extrema derecha en Israel? ¿O por qué no se limitó a boicotear la reunión en señal de protesta? Eso es lo que hizo Jordania tras la incursión de Ben-Gvir en la mezquita de Al-Aqsa.

Además, según el sitio web israelí de noticias i24 News, otro motivo de la ausencia de Jordania fue que el Reino Hachemí dijo que no participaría en el Foro del Néguev sin representación palestina. La Autoridad Palestina se niega a asistir y acusa a los demás Estados árabes de traicionar a Palestina.

LEER: Sisi pide ayuda a Washington para alcanzar un acuerdo sobre la presa del Renacimiento 

Lo único que ha hecho Egipto es endurecer las restricciones a los palestinos de la asediada Franja de Gaza. Sobre el terreno, Egipto restringe la circulación de los viajeros palestinos de Gaza a través de Egipto, su única salida real al mundo. Las restricciones causan retrasos a los viajeros, incluso a los que se dirigen a La Meca y Medina para la peregrinación de la Umrah.

Si el presidente egipcio quiere mostrar realmente su enfado por las acciones unilaterales israelíes, ¿podría romper los lazos con Israel? Sería una decisión muy difícil e importante para él, con graves consecuencias para las relaciones de Egipto con Estados de los que recibe enormes cantidades de ayuda. Sin embargo, está en su mano prohibir a los israelíes ir a los complejos turísticos egipcios de la costa del Mar Rojo en el Sinaí. Esta medida podría obligar a Netanyahu a revisar su política.

Sisi también podría tomar una serie de medidas en apoyo de los palestinos de Gaza para demostrar su enfado con las autoridades de ocupación israelíes. Podría abrir el paso fronterizo de Rafah entre Egipto y Gaza durante 24 horas, siete días a la semana, como las fronteras internacionales normales. Podría levantar la prohibición que pesa sobre los cientos de productos básicos que no pueden entrar en la Franja de Gaza y facilitar así la vida de los palestinos del enclave, cuya economía está al borde del colapso. Israel no estaría contento, pero Sisi podría enviar el mensaje adecuado al hacerlo.

La realidad, sin embargo, es que el presidente egipcio no está ni enfadado ni avergonzado con Israel. Es un hipócrita, y sólo habla de boquilla de cualquier tipo de protesta para consumo público. La normalización continúa como de costumbre lejos de la mirada pública. ¿Nos está engañando Abdel Fattah Al-Sisi sobre sus vínculos con Israel? Por supuesto que sí. Seríamos tontos si pensáramos lo contrario.

El recién nombrado ministro de Seguridad Nacional de Israel, Itamar Ben-Gvir, irrumpió en los patios de la mezquita de Al-Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines