Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El asalto provocador de Ben-Gvir demuestra que Israel está tomando el control de Al-Aqsa

Itamar Ben-Gvir, miembro de la Knesset de Israel, cerca de Tel Aviv [AHMAD GHARABLI/AFP/Getty Images].

Itamar Ben-Gvir, político israelí de extrema derecha y líder del Partido del Poder Judío, ya ha visitado muchas veces los patios de la mezquita de Al-Aqsa. Pero nunca como ministro del gobierno israelí.

Eso es lo que hizo que la irrupción el martes del nuevo Jefe de Seguridad del país estuviera preñada de peligro.

Envió la señal de que algunos elementos del gobierno israelí están decididos a hacer añicos los acuerdos históricos de statu quo que han mantenido la paz, de una forma u otra, durante siglos. Con consecuencias calamitosas.

Los acuerdos de statu quo son el conjunto de acuerdos que han permitido a las tres grandes religiones mantener una paz relativa. Se formalizaron en el Tratado de Berlín, firmado entre el Imperio Otomano y las grandes potencias europeas en 1878.

Con la caída del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial, la dinastía hachemí asumió la custodia de la mezquita de Al Aqsa. El actual custodio es el rey Abdullah II de Jordania.

LEER: La deslocalización de las políticas de asilo podría convertirse en la "política estrella" del Norte Global 

El acuerdo estipula que sólo los musulmanes pueden rezar en Al-Aqsa, mientras que los no musulmanes pueden visitarla bajo la supervisión del Waqf, un fideicomiso islámico conjunto jordano-palestino que gestiona los asuntos de la mezquita. Los judíos, según este acuerdo, pueden realizar la oración junto al Muro de Buraq, o lo que en inglés se conoce como el Muro Occidental. Mientras tanto, las autoridades israelíes mantienen el control de seguridad sobre la mezquita.

En el pasado, los políticos israelíes de alto rango (y los servicios de seguridad israelíes) comprendieron la necesidad de preservar el statu quo: después de que Israel conquistara Jerusalén en 1967, el entonces ministro de Defensa, Moshe Dayan, ordenó a los intrusos judíos que abandonaran Al-Aqsa y devolvió las llaves al Waqf.

Lo mismo puede decirse del estamento religioso. El rabinato jefe de Israel dejó claro que los judíos no debían visitar "el Monte del Templo" -o lo que los musulmanes llaman Al-Haram Al-Sharif- porque su carácter sagrado significaba que era impío hacerlo.

Sin embargo, a lo largo de los años Israel ha ignorado este delicado acuerdo y ha pasado por alto el Waqf. Fuerzas israelíes, judíos religiosos y políticos de extrema derecha de alto perfil han asaltado la mezquita en repetidas ocasiones y, desde 2017, las incursiones se convirtieron en visitas diarias organizadas.

El statu quo en peligro

En la historia de Israel, varios políticos han considerado oportuno poner en peligro el statu quo, pero sólo dos han destacado.

El primero fue Ariel Sharon. En septiembre de 2000 (y todavía en la oposición), irrumpió en el patio en compañía de seis miembros de la Knesset y 1.000 policías israelíes.

Este acontecimiento fue chocante. Los palestinos lo consideraron una provocación y una falta de sensibilidad hacia la santidad de la mezquita. Desencadenó la Segunda Intifada, el levantamiento que causó la muerte de 3.000 palestinos y 1.000 israelíes. Durante tres años, se restringió el acceso a musulmanes y no musulmanes.

Cuando Sharon fue elegido Primer Ministro, reabrió Al-Aqsa a los visitantes judíos, así como a los musulmanes. Desde entonces, el acuerdo sobre el statu quo no ha dejado de debilitarse, como pude comprobar personalmente cuando visité Al-Aqsa el mes pasado.

En teoría, según el acuerdo, Jordania tiene el control total dentro de los confines del complejo de la mezquita. En la práctica, las fuerzas de seguridad israelíes estaban omnipresentes, con una oficina dentro del patio, justo al norte de la Cúpula de la Roca, y un pelotón apostado frente a la fachada de la Mezquita. Supongo que había unos 40 policías o soldados dentro de Al-Aqsa.

Dos soldados llevaban ametralladoras y estaban equipados con lo que parecían ser botes de gas. Me acerqué y les pregunté qué hacían. "Sólo estamos aquí para proteger", respondió uno. "En concreto, protegemos a los judíos religiosos. Los musulmanes no están contentos cuando entran".

¿Usaban alguna vez sus armas? "No lo hacemos, salvo de vez en cuando", contestó el soldado, que respondió a todas mis preguntas. ¿Cuántas fuerzas de seguridad hay en el patio? "Hoy hay aquí entre 35 y 50".

Una vieja estrategia

Cerca de allí, un grupo de unos 20 judíos religiosos entraba en el patio desde el suroeste, moviéndose con inseguridad, mirando con frecuencia hacia la Cúpula de la Roca. Me presenté y pregunté qué hacían. Un joven llamado Joshua, con barba pelirroja, respondió: "Allá arriba está el Monte del Templo. Fue el emplazamiento de un templo judío. Tenemos la esperanza de que algún día haya otro templo".

En las dos últimas décadas, el statu quo se ha visto constantemente socavado. Los llamados grupos judíos del "Monte del Templo" exigen ahora el acceso al lugar sagrado, y sus incursiones, que ahora se producen casi a diario y están protegidas por la policía israelí, suponen una violación flagrante del statu quo y una causa de tensión en Jerusalén Este y más allá.

Los avances logrados por la coalición de los Sionistas Religiosos en las recientes elecciones han creado más tensión. Bezalel Smotrich, del partido Sionismo Religioso, y Ben-Gvir son sus paladines. De ahí la provocación incendiaria del martes.

Para los palestinos, el asalto de Ben-Gvir es la culminación de una estrategia de décadas del Estado israelí y los grupos de derecha para "judaizar" la ciudad y librarla de su herencia palestina nativa.

El recién nombrado ministro de Seguridad Nacional de Israel, Itamar Ben-Gvir, irrumpió en los patios de la mezquita de Al-Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Un funcionario del Waqf, el fideicomiso que administra Al-Aqsa, me dijo que "Israel está retirando lentamente la autoridad del Waqf". Puso ejemplos. "Hay que informar a las autoridades israelíes si se quiere hacer un trabajo de pintura. En un caso reciente, un ingeniero fue a la parte oriental de la mezquita con un fontanero para cambiar una tubería de agua oxidada. La policía le dijo que se detuviera y pidiera permiso. Ese ingeniero y ese fontanero han sido detenidos decenas de veces.

"Reventó una tubería de agua. La policía israelí no permitió que el Waqf la sustituyera inmediatamente. El agua siguió faltando durante varios días. La policía israelí no permite al Waqf conectar bocas de incendios con tuberías de agua. No nos permiten excavar por debajo de los caminos. Queríamos fijar un pequeño trozo de madera a los escalones para facilitar el acceso al agua. La policía interfirió. La policía israelí también ha prohibido los tractores, lo que impide las labores de mantenimiento.

"Ahora mismo queremos ocuparnos de algunas piedras viejas sueltas en algunos senderos". Las autoridades israelíes no les permiten utilizar cemento para solucionar el problema. Mientras tanto, dijo, el propio Israel continúa con las excavaciones arqueológicas y ha intentado construir al menos 20 túneles bajo la Mezquita.

El funcionario también me dijo: "Detienen a los guardias del Waqf todo el tiempo. Si se oponen a la entrada de los colonos. Si caminan cerca de los colonos. Dispararon a guardias del Waqf [con balas de goma] que no estaban haciendo nada. A dos de ellos en el ojo. Eso no puede ser aleatorio.

"Un amigo mío salía de la mezquita hacia el patio exterior del edificio sur de la mezquita. Iba de la mano con sus dos hijos. Le dispararon con una bala de goma en el pecho. No estaba haciendo nada. Lo llevaron al hospital".

Mujeres palestinas musulmanas gritan consignas después de que las fuerzas de seguridad israelíes rechazaran a los visitantes a la entrada del recinto de la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del Islam, el 27 de septiembre de 2022, durante la festividad de Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío.

Le pedí que diera más detalles. Me respondió: "Los palestinos protestaban contra la Ocupación en las inmediaciones". Dijo que algunos judíos religiosos que entraban en Al-Aqsa llevaban la bandera israelí o cantaban el himno nacional. Otros rezaban abiertamente oraciones judías.

"Hubo un tiempo en que la seguridad los arrastraba fuera", dijo. "Ahora ya no".

¿Una guerra religiosa?

Las fuerzas israelíes tienen pleno control de la Puerta Marroquí (Bab Al-Magheriba) por la que acceden los no musulmanes, lo que significa que los guardias del Waqf no tienen autoridad para impedir que los militares israelíes entren en el recinto: se trata de una flagrante violación del statu quo.

Las incursiones israelíes en la mezquita de Al Aqsa datan de 1967, cuando ocupó la parte oriental de la ciudad, junto con Cisjordania y la Franja de Gaza.

En los últimos años, las fuerzas israelíes han asaltado Al-Aqsa en varias ocasiones; la policía irrumpió en la sala de oración Al-Qibli y atacó a los fieles: otra grave violación del acuerdo de statu quo. Según un alto funcionario jordano: "Israel se relaciona cada vez más con los árabes como inquilinos, que en última instancia serán desalojados, en lugar de como vecinos legítimos".

Antes de marcharme, acudí a las oficinas del Waqf para entrevistar al jeque Azzam Al-Jatib, director del Waqf islámico (dotación religiosa) y de Asuntos de Al-Aqsa en Jerusalén. Los soldados me detuvieron en la puerta y me hicieron pasar una vez que un funcionario bajó a recibirme. Khatib, un hombre de complexión fuerte y traje oscuro, dijo: "Llevamos mil quinientos años rezando en Al-Aqsa".

LEER: Convirtiendo Israel en una teocracia judía 

me dijo: "Israel está trabajando seriamente para cambiar el statu quo histórico. Está impidiendo las obras de la Mezquita. Hay muchas barreras de seguridad en los perímetros. Las fuerzas de seguridad israelíes están por toda Al-Aqsa y por todo el patio. Pueden impedir la entrada a quien quieran. Detienen a musulmanes. Han paralizado más de 20 grandes proyectos.

"Al-Aqsa ha sido tomada con puño de hierro", continúa Khatib: "Aquí, en Jerusalén, confiamos en la custodia del rey Abdullah. Este lugar forma parte de la teología y las creencias islámicas. Representa la fe de casi dos mil millones de musulmanes. El rey Abdullah y todos los hachemitas son descendientes del profeta. Nunca permitirán que Israel ni nadie controle la Mezquita.

"Dios nos libre si Israel cambia el statu quo. Eso llevaría a una guerra religiosa que se extendería mucho más allá de la mezquita de Al-Aqsa".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

Peter Oborne ganó el premio al mejor comentario/blogging en 2017 y fue nombrado freelance del año en 2016 en los Online Media Awards por los artículos que escribió para Middle East Eye. También fue columnista del año 2013 en los British Press Awards. Dimitió como columnista político jefe del Daily Telegraph en 2015. Entre sus libros se encuentran El triunfo de la clase política, El auge de la mentira política y Por qué Occidente se equivoca sobre el Irán nuclear.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines