Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un alto clérigo suní iraní advierte que la tortura a manifestantes no forma parte del Islam

Personas se reúnen para una manifestación de solidaridad con el pueblo iraní el 21 de diciembre de 2022 en Londres, Reino Unido [Raşid Necati Aslım/Anadolu Agency].

Un alto clérigo suní disidente iraní denunció el viernes como contrario al islam el supuesto uso por parte de Irán de confesiones forzadas para condenar a manifestantes detenidos, mientras continuaban las manifestaciones semanales en el sureste del país, informa Reuters.

Mientras tanto, la represión de las autoridades tras las protestas en todo el país continuó con detenciones, entre ellas la de un célebre chef y un destacado periodista.

Los viernes se han celebrado marchas antigubernamentales en la provincia suroriental de Sistán-Baluchistán en el marco de las protestas tras la muerte bajo custodia, el 16 de septiembre, de una joven kurda iraní detenida por la policía de moralidad por incumplir un estricto código de vestimenta para las mujeres.

"Si alguien no acepta la acusación, lo torturan para que la acepte. Las confesiones bajo coacción y los golpes a los acusados no tienen cabida en la sharia (ley islámica) ni en la Constitución de nuestro país", declaró Molavi Abdolhamid Ismaeelzahi en un sermón de la oración del viernes, según su sitio web.

Ismaeelzahi reside en Zahedan, capital de la empobrecida provincia de Sistán-Baluchistán, hogar de la minoría baluch de Irán. Al parecer, las autoridades lo han presionado prohibiéndole viajar al extranjero y restringiendo sus viajes y contactos dentro de Irán.

Grupos de derechos humanos afirman que las condenas de disidentes en los tribunales iraníes se basan a menudo en confesiones forzadas. Irán lo niega.

LEER: La policía iraní detiene a varios futbolistas de alto nivel en una redada durante una fiesta 

Ismaeelzahi, una poderosa voz suní disidente en la República Islámica, gobernada por los chiíes, también denunció detenciones masivas en Zahedan, después de que los medios de comunicación estatales dijeran que las fuerzas de seguridad habían arrestado allí a más de 100 "matones y ladrones armados" en los últimos días.

Tras el sermón, los manifestantes marcharon en Zahedan al grito de "Muerte a la República Islámica", según vídeos publicados en las redes sociales. Reuters no pudo verificar inmediatamente las imágenes.

Por otra parte, la cocinera e influencer Navab Ebrahimi fue detenida en la capital, Teherán, y trasladada a la prisión de Evin, donde están recluidos muchos presos políticos, según el grupo de derechos humanos HRANA.

El poder judicial no se pronunció de inmediato sobre la detención de Ebrahimi, que tenía 2,7 millones de seguidores en Instagram. Su cuenta no estaba disponible el viernes.

Según publicaciones en las redes sociales, su detención podría estar relacionada con un vídeo en el que aparecía preparando chuletas persas, que podría haber sido visto como una burla en medio de los actos patrocinados por el Estado para conmemorar el tercer aniversario del asesinato del general de alto rango iraní Qassem Soleimani en un ataque de un avión no tripulado estadounidense.

Mehdi Beik, que dirigía la sección de política del periódico moderado Etemad, fue detenido el jueves por agentes de seguridad, según informó su esposa en Twitter.

Las autoridades aún no han dado a conocer los motivos de la detención de Beik, que había entrevistado a familiares de manifestantes detenidos.

El Comité para la Protección de los Periodistas, con sede en Estados Unidos, declaró en Twitter que, a 5 de enero, tenía documentados los nombres de al menos 84 periodistas detenidos en Irán en el marco de las protestas en curso, 36 de los cuales habían quedado en libertad bajo fianza.

 

 

Categorías
IránNoticiasOriente MedioSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines