Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El nuevo gobierno de Netanyahu en Israel va "contra el Estado"

Miembros del Gobierno felicitan al primer ministro israelí designado Benjamin Netanyahu en el Parlamento israelí en Jerusalén el 29 de diciembre de 2022 [Parlamento israelí (Knesset)/Anadolu Agency].

Tras cinco Elecciones Generales en Israel desde 2019, el líder del Likud, Benjamin Netanyahu, volvió a jurar como primer ministro este jueves, poco después de que la Knesset aprobara un voto de confianza a su gobierno de coalición. De 120 MK, 63 votaron a favor del gobierno más extremista de Israel hasta la fecha; 54 votaron en contra.

Netanyahu, de 73 años, encabeza un gobierno que incluye a su partido, el Likud, y a cinco facciones religiosas ortodoxas y de extrema derecha. Netanyahu declaró ante la Knesset que su gobierno tiene tres objetivos principales: detener el programa nuclear iraní; desarrollar las infraestructuras de Israel, haciendo hincapié en conectar las comunidades de colonos de la periferia con el centro del país; y reforzar la ley y el orden.

Fue abucheado mientras lo hacía. Las duras críticas a sus políticas y a los acuerdos de coalición con la extrema derecha, extremistas y convictos MK, provocaron la expulsión de cinco legisladores de la cámara parlamentaria. Los críticos insisten en que el gobierno de Netanyahu socavará los derechos humanos y la política en el Estado de ocupación, lo que provocará enfrentamientos con los palestinos.

"Escucho los constantes gritos de la oposición sobre el fin del país y de la democracia", dijo Netanyahu. "Perder las elecciones no es el fin de la democracia, es la esencia de la democracia".

LEER: Netanyahu define de nuevo Israel 

Su predecesor, Yair Lapid, declaró que pasaba "con inquietud" el testigo al nuevo Gobierno. "Le entregamos un Estado en excelentes condiciones, con una economía fuerte, una seguridad mejorada y una de las mejores posiciones internacionales de la historia", dijo a Netanyahu. "Intente no destruirlo". Lapid añadió que él y sus colegas "volverán".

A pesar de la cómoda mayoría obtenida en la votación de confianza de la Knesset, la coalición de Netanyahu ha sido objeto de críticas por el temor a que socave las libertades civiles y los derechos humanos, al tiempo que impone una agenda religiosa de extrema derecha en el proceso político y en la gestión de la cuestión palestina. Los manifestantes lo dejaron claro en una gran manifestación frente a la Knesset, incluso mientras el primer ministro hablaba dentro. Los extremistas entre sus ministros, señalaron, ya han hecho cándidas promesas a sus partidarios extremistas de recortar las libertades y los derechos.

Ben-Gvir se transforma en el destructor de Cisjordania - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Según el Times of Israel, los manifestantes insistieron en que nunca estarán de acuerdo con "leyes antidemocráticas", y que "Bibi [Netanyahu], Ben-Gvir y Smotrich están destruyendo los cimientos de la democracia de Israel". Se refería a los líderes de los partidos de extrema derecha Otzma Yehudit y Sionismo Religioso, Itamar Ben-Gvir y Bezalel Smotrich, respectivamente.

"Este gobierno está llevando a cabo un golpe de Estado en Israel ante nuestros ojos, con su racismo, corrupción, neutralización del sistema judicial, politización de la policía y debilitamiento de la cadena de mando en las Fuerzas de Defensa de Israel", declaró el ex primer ministro Ehud Barak. Refiriéndose al hecho de que Netanyahu se enfrenta a cargos penales, añadió: "Quienes pretenden librarse de los juicios penales han unido sus fuerzas con mesiánicos racistas que distorsionan el judaísmo, el sionismo y la humanidad. Juntos están derribando la democracia".

Barak no sólo derrotó a Netanyahu en 1999 para convertirse en primer ministro, sino que también trabajó a sus órdenes como ministro de Defensa entre 2009 y 2013. Netanyahu se enfrenta actualmente a un juicio por fraude, corrupción y abuso de confianza, y se le acusa de diseñar una coalición con los partidos de extrema derecha que cambiará la ley para permitirle eludir la rendición de cuentas. Al menos dos de sus ministros han sido condenados por delitos graves en el pasado.

LEER: Netanyahu retoma los planes de anexión suspendidos 

En una manifestación organizada la semana pasada por el Movimiento por un Gobierno de Calidad en Israel, Moshe Ya'alon, otro ex ministro de Defensa de Netanyahu y antiguo miembro de su partido, el Likud, advirtió de que el gobierno de Netanyahu perderá "legitimidad moral" y convertirá a Israel en un "paria" en la comunidad internacional, lo que provocará su rápido colapso "no sin antes causar daños económicos, de seguridad y morales".

En declaraciones a Radio 103 FM tras la formación del gobierno, Ya'alon dijo: "Vemos un gobierno lleno de criminales encabezado por una persona que lucha contra la justicia debido a su implicación en cargos de corrupción. Todos los acuerdos de coalición son vergonzosos. Esto nos perjudica en el mundo, ya que todo el mundo mira con recelo lo que hace Netanyahu".

El movimiento subrayó que "debemos detener la autorización del criminal convicto [Aryeh] Deri como miembro del gobierno y la transformación de la policía en una milicia política por parte del criminal Ben Gvir, todo ello bajo los auspicios del acusado Netanyahu, que está destruyendo la democracia para escapar a la justicia".

Deri ha sido condenado en dos ocasiones y ha cumplido penas de prisión por soborno, fraude y abuso de confianza, así como por delitos fiscales. Ha sido aprobado por la Knesset para ser ministro del Interior y de Sanidad en el gobierno de Netanyahu, dos de los principales ministerios. Ben-Gvir fue condenado en 2007 por "incitación al racismo" como apoyo al grupo terrorista Kach.

Nuevo gobierno israelí: ¿extrema derecha o racismo? 

"Creo que es la primera vez que podemos decir que el gobierno de Israel está en contra del Estado", declaró otro ex primer ministro a Radio 103 FM. "Hago un llamamiento a la opinión pública para que salga a manifestarse con todas sus fuerzas para luchar contra este gobierno", declaró Ehud Olmert, que ha pasado tiempo en la cárcel por aceptar sobornos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines