Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Nuevo gobierno israelí: ¿extrema derecha o racismo?

El nuevo presidente de la Knesset (parlamento) israelí, Amir Ohana (izq.), recibe su martillo durante la toma de posesión del nuevo gobierno en el parlamento israelí en Jerusalén, el 29 de diciembre de 2022. [Parlamento israelí (Knesset) - Anadolu Agency]

Hanukkah 2022 será recordada como la festividad en la que los votantes israelíes apagaron las velas de la Menorah y dieron la bienvenida a la oscuridad al elegir una versión judía renovada del gobierno talibán. El alcalde de Tel Aviv, Ron Huldai, lo caracterizó como el paso "de una democracia [judía] a una teocracia".

Benjamin Netanyahu, acusado de soborno y fraude, se unió a políticos corruptos ya establecidos para formar el gobierno nacionalista judío más abierto.

Para hacerse con el cargo de primer ministro, Netanyahu tuvo que diseñar literariamente a medida las carteras ministeriales para satisfacer las insaciables demandas de los excéntricos miembros de la coalición que competían entre sí. El 27 de diciembre, la Knesset israelí aprobó varias enmiendas legislativas que permitían a delincuentes convictos formar parte del gobierno, y bifurcó el Ministerio de Defensa en tres oficinas.

Una de las enmiendas concedió a Bezalel Smotrich, del Partido del Sionismo Religioso, el cargo de segundo ministro del Ministerio de Defensa, con funciones administrativas sobre la expansión de las colonias "sólo para judíos" en Cisjordania ocupada.

En segundo lugar, una enmienda a la ley básica modificó el ministerio de Defensa otorgando la supervisión de la policía de fronteras al ministro de Seguridad Nacional, Itamar Ben Gvir, del Partido del Poder Judío, Otzma Yehudit.

LEER: Lo que Netanyahu dice es lo siguiente... 

Luego, la "ley Deri", que permite a Aryeh Deri, del partido Shas, convertirse en ministro del Interior y de Sanidad a pesar de sus antecedentes penales. Deri pasó 22 meses de una condena de tres años en la prisión de Ma'asiyahu por fraude fiscal y aceptación de sobornos mientras ocupaba el cargo de ministro del Interior en un gobierno israelí anterior.

A lo largo de la historia, los demagogos políticos corruptos triunfan gracias a la exageración del orgullo propio, la paranoia y la búsqueda del "otro" como chivo expiatorio. El auge del trumpismo en EEUU fue una ilustración ejemplar del poder de la mentira para germinar la división racial y la mentalidad de rebaño. Los líderes narcisistas dominan el brebaje de la insatisfacción, el excepcionalismo racial, la inseguridad tribal construida y la culpabilización del percibido como extraño para justificar la injusticia y la opresión.

Al igual que el trumpismo, desde el muro fronterizo hasta mancillar a mexicanos, negros y musulmanes, las elecciones israelíes se centraron en la mentalidad de asedio galvanizando el peor instinto humano de la multitud. Los expertos políticos israelíes compitieron en una plataforma parroquial para validar sus credenciales sionistas prometiendo imponer las mayores penurias a los palestinos y relegarlos a la irrelevancia.

Por ejemplo, el primer ministro suplente del gobierno israelí "menos" derechista anterior, Naftali Bennett, se jactó durante las campañas electorales de matar a "montones" de palestinos, y se jactó de que "no hay absolutamente ningún problema con eso".

El gobierno israelí saliente de Yair Lapid/Bennett, según un informe de la ONU del 15 de diciembre de 2022, había presidido "el año más mortífero" de "violencia de los colonos y uso excesivo de la fuerza por las fuerzas israelíes contra palestinos en la Cisjordania ocupada."

LEER: Netanyahu retoma los planes de anexión suspendidos 

Una ola asesina coronada por el asesinato de la periodista estadounidense de origen palestino Shireen Abu Akleh y de más de 200 palestinos, entre ellos unos 50 niños.

No obstante, los votantes israelíes optaron por la promesa de unas credenciales sionistas más descaradas instanciadas por la coalición a medida de Netanyahu.

Lamentando su derrota electoral, Lapid fustigó al nuevo gobierno israelí como "el más corrupto de la historia", acusando al nuevo ministro de Seguridad Nacional, Ben-Gvir, de ser "un criminal violento con 53 acusaciones y 8 condenas por delitos graves", y describiendo a Avi Moaz como "un racista oscuro, un hombre que... tiene en su lista negra a personas LGBTQ y a activistas de organizaciones de mujeres".

Moaz, líder del Partido Noam, una versión judía de Daesh, es un homófobo y misógino confeso que cree que el lugar de la mujer está en el hogar. Smotrich, como Moaz, es la otra cara "judía" de los racistas blancos acérrimos, se opone al matrimonio mixto o a vender casas a no judíos. Ben-Gvir, del Partido del Poder Judío y ministro de Justicia, propugna un fanatismo racial análogo al que abrazan los supremacistas del "poder blanco" en Occidente.

A pesar de sus flagrantes plataformas racistas, los medios de comunicación occidentales no están dispuestos a atribuir adjetivos racistas adecuados para describir al gobierno israelí, y en su lugar utilizan términos eufemísticos como "extrema derecha", en un aparente intento de rehabilitar el racismo israelí.

 El precio de traicionar a Palestina: los marroquíes desafían la normalización con Israel 

Chuck Tod, de NBC Meet the Press, inauguró la esperada ronda mediática de Netanyahu en Estados Unidos el 4 de diciembre, proporcionándole un escenario para explicar su nueva coalición y evitando hábilmente desafiar a Netanyahu como hace cuando entrevista a republicanos de derechas.

El 28 de diciembre, el Wall Street Journal ofreció sus páginas al "orgulloso homófobo" Smotrich, para encubrir su fanatismo justo un día antes de que jurara su cargo como ministro de Finanzas israelí.

Los progresistas occidentales no dudan en condenar a las fuerzas racistas de sus propios gobiernos. Sin embargo, muchos vacilan a la hora de pronunciarse contra el racismo israelí. La mayoría prefiere callarse antes que arriesgarse a ser calificados de antisemitas. No se debería permitir que los apologistas de los gobiernos intolerantes de Israel en Estados Unidos, como el AIPAC, la ADL y otros, definan el antisemitismo, del mismo modo que los supremacistas blancos no pueden definir el racismo.

El reto sigue siendo que las principales organizaciones judías estadounidenses de derechos civiles acepten sin rodeos el racismo israelí como un mal necesario para la supervivencia de la única nación "judía", o desvinculen los valores judíos de los misóginos confesos, racistas declarados, islamófobos y homófobos. Mientras que la ADL aprueba el supremacismo blanco cuando los judíos están en minoría, no debería aprobar lo mismo cuando los partidos sionistas están en el poder.

Cabe señalar que la coalición israelí en el poder, que sería tachada de racista según cualquier criterio occidental, encarna los principios fundacionales del sionismo político y los postulados de las doctrinas sionistas, no es una excepción.

LEER: La AP y la ONU invalidan la resistencia legítima de los palestinos 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

Jamal Kanj es autor de Children of Catastrophe, Journey from a Palestinian Refugee Camp to America. Su segunda novela en coautoría, Bride of the Sea, se publicó en Alemania y Polonia.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines