Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu define de nuevo Israel

El ex y designado primer ministro israelí Benjamin Netanyahu habla durante una sesión especial de la Knesset (Parlamento de Israel), para aprobar y jurar un nuevo gobierno de derechas, en el Parlamento israelí en Jerusalén [Parlamento israelí (Knesset) - Anadolu Agency].

Los resultados de la última ronda de las elecciones israelíes deben de haber representado un duro golpe para las esperanzas y los esfuerzos de Estados Unidos, que apostaron por el ex primer ministro provisional Yair Lapid. Sin embargo, los resultados han demostrado que apostaron al caballo perdedor. En esencia, sin embargo, no hay mucha diferencia entre Lapid y Benjamin Netanyahu en lo que respecta a los resultados políticos, salvo por el mantenimiento de la imagen de Israel propagada durante tanto tiempo.

Sin embargo, Netanyahu, que actúa como el "rey de Israel" (ya ha sido seis veces primer ministro), es muy odiado en Estados Unidos y otros lugares por su arrogancia y su intromisión en los asuntos de los demás. Siempre intenta hacer el papel de vendedor manipulador que quiere quitarte el dinero pero no te da nada a cambio. Él es quien tergiversó el eslogan árabe "Tierra por paz" para convertirlo en "Paz por paz", sabiendo de sobra que los árabes que le amenazaban no serían rivales para las docenas de aviones F-35 y el resto del arsenal israelí de alta tecnología, incluidas las bombas atómicas regaladas a Israel por Estados Unidos y Europa.

Hace unos meses, cuando el gobierno de Lapid llegó a un acuerdo mutuo con Líbano sobre las fronteras marítimas a través de EEUU para resolver la cuestión de los yacimientos de gas en el Mediterráneo Oriental, Netanyahu comentó que, si fuera él, lo tomaría todo sin dar nada a cambio. Añadió que este acuerdo representa -para él- una especie de sumisión a Hezbolá, y que si es elegido, "neutralizaría" el acuerdo como hizo con los Acuerdos de Oslo.

LEER: Lo que Netanyahu dice es lo siguiente... 

Esta vez, el "talento" de Netanyahu no se dirige a palestinos y árabes, y Netanyahu ha formado un gobierno que no es menos que una banda formada por criminales confirmados según los estándares israelíes. Muchos describen su gobierno como el de extrema derecha más extremo de la "historia" de Israel.

Como si de una profecía se tratara, Lapid, el ex primer ministro israelí, en su discurso de despedida, se dirigió a Netanyahu y a su equipo diciéndoles que les había entregado Israel en buenas condiciones y que, con suerte, serían capaces de devolvérselo en las mismas condiciones cuando ganara las próximas elecciones.

Muchos en Israel están extremadamente irritados y alarmados por Netanyahu y su gobierno. Algunos recurrieron a las calles, y otros al Tribunal Supremo. Algunos incluso optaron por abandonar el país, acusando a Netanyahu de convertir a Israel en un "Estado paria" y de destruir la legitimidad del gobierno al perder el apoyo de la opinión pública.

The Times of Israel observó que cuando el embajador de Estados Unidos en Israel, Tom Nides, felicitó por Twitter al primer ministro Benjamin Netanyahu y a su nuevo gobierno, elogió los fuertes lazos entre Jerusalén y Washington, pero no hizo hincapié, como es costumbre, en los valores compartidos. El mensaje daba a entender que Israel ya ha empezado a perder el apoyo de Estados Unidos y se ha alejado del modelo y los valores estadounidenses.

Netanyahu está socavando sistemáticamente Israel: a nivel ideológico, a nivel judicial, a nivel parlamentario, a nivel de gobernanza, a nivel militar, a nivel de seguridad, a nivel de asuntos exteriores, a nivel económico y a nivel social.

Cabe preguntarse si Netanyahu hace esto porque es la única manera de forjar una coalición o porque siempre ha albergado opiniones fanáticas y extremistas. ¿Es casualidad que sea hijo del profesor Benzion Netanyahu (Benzion Mileikowsky), secretario personal del líder miliciano y terrorista Ze'ev Jabotinsky (Vladimir Yevgenyevich Zhabotinsky)?

Para ejecutar sus planes, Netanyahu tuvo que modificar la ley, un duro golpe para el concepto de Estado de Derecho, que intentó comercializar.

Los que odian a Israel deberían relajarse y disfrutar viendo la escena mientras Netanyahu destruye cada pilar del templo de Israel. Es la misma persona que afirmaba, hace unos meses, que él es la única garantía para Israel contra los enemigos internos y externos; la misma persona que -con toda probabilidad- va a llevar a Israel a su fin avivando las diferencias internas y perdiendo el apoyo externo, como han venido advirtiendo muchos dirigentes israelíes.

LEER: Nuevo gobierno israelí: ¿extrema derecha o racismo? 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

El Dr Mohammad Makram Balawi es un autor palestino establecido en Estambul. Preside el Asia-Middle East Forum.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines