Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La esperada cumbre China-Árabe pone de manifiesto la creciente asertividad de Pekín

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammad bin Salman al-Saud, el emir de Qatar, jeque Tamim bin Hamad Al-Thani, y el presidente chino, Xi Jinping, el secretario general del CCG, Nayef Falah M. Al-Hajraf, el príncipe heredero de Kuwait, jeque Mishaal Al-Ahmad Al-Jaber Al-Sabah, el rey de Bahréin, Hamad bin Isa Al Khalifa, y el viceprimer ministro de Omán, Sayyid Fahd bin Mahmoud Al-Said, posan para una foto de familia antes de la 43ª Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) en Riad, Arabia Saudí, el 9 de diciembre de 2022 [Amiri Diwan of the State of Qatar/Anadolu Agency via Getty Images].

El 9 de diciembre, Arabia Saudí acogió la primera cumbre árabe-china, un acontecimiento poco habitual que marca el nuevo enfoque de Pekín sobre las relaciones con la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA). La cumbre, que reunió a todos los Estados árabes y a China, se celebró cinco meses después de otra cumbre en la que el presidente Joe Biden se reunió con sus homólogos árabes. Sin embargo, mientras muchos observadores veían el éxito del presidente chino Xi Jinping, veían el fracaso de la visita del presidente Biden. Biden visitó Arabia Saudí el verano pasado presionando a favor de Israel, pero consiguió muy poco para Estados Unidos. Xi, en cambio, llegó a la región armado con una nueva visión por el bien de China.

Pekín quiere lazos más profundos y fuertes con todo el mundo árabe, otro ejemplo de la asertividad económica y política china. Biden, cuya política exterior hace hincapié en la confrontación con China, dijo a sus anfitriones árabes el verano pasado que EE.UU. no "se marchará y dejará un vacío que llenarán China, Rusia o Irán"; recalcando que EE.UU. no "se va a ninguna parte". El Presidente Xi habló de "llevar adelante el espíritu de la amistad chino-árabe".

Casi todos los principales países árabes, incluidos Arabia Saudí y Egipto, son aliados tradicionales de Estados Unidos en Oriente Próximo y cualquier avance chino en esta parte del mundo se produciría a costa de Estados Unidos. Mientras que las relaciones entre Washington y Teherán están en su punto más bajo, los lazos entre Pekín y Teherán se están ampliando sin disgustar a países árabes como Arabia Saudí, rival regional de Irán. Hasta ahora, Pekín ha demostrado su capacidad para realizar un delicado acto de equilibrio en la región. El presidente Xi, en su discurso, destacó la "solidaridad" y la "inclusividad".

Conviene recordar aquí que el reino saudí no reconoció a China como Estado independiente hasta 1990; sin embargo, las relaciones bilaterales entre ambos se han ampliado con bastante rapidez. Por ejemplo, el año pasado, China compró petróleo saudí por valor de 43.900 millones de dólares; esto es, una cuarta parte de las exportaciones de petróleo del reino o casi el 77% de las importaciones totales de Pekín procedentes de Riad. Ese mismo año, China gastó casi 5.000 millones de dólares en plásticos saudíes y otros 5.600 millones en la compra de productos químicos orgánicos saudíes. En el mismo año, Arabia Saudí gastó casi 16.500 millones de dólares en productos eléctricos, electrónicos, maquinaria y vehículos de fabricación china. El petróleo, sin embargo, sigue siendo la principal importación china de países árabes como Kuwait, Omán e Irak.

LEER: Esperanza y expectación ante la cumbre árabe-china

En el norte de África árabe, China ha sustituido a Francia como principal exportador de Argelia y los productos chinos dominan el mercado argelino. Los lazos argelino-chinos, que datan de hace décadas, se están ampliando dentro de la estrategia global africana de Pekín. La China comunista apoyó abiertamente a los argelinos en su guerra de independencia contra Francia de 1954 a 1962, algo que los argelinos siempre recuerdan con orgullo. En 2017, el comercio entre China y África era tres veces superior al de Estados Unidos con el continente. En términos geopolíticos, este es otro ejemplo de la proyección de China como potencia económica mundial con ambiciosos planes a largo plazo que van más allá del comercio.

A pesar de que el crudo es la principal exportación de los Estados árabes a China, el comercio bilateral global entre Pekín y las naciones árabes en 2021 se situó en 330.000 millones de dólares. Esto supone un aumento estimado del 1,5% en los últimos diez años. No es sólo el petróleo lo que une a la segunda mayor economía del mundo y a los países árabes. Durante la última década, la inversión extranjera directa de China en la región se estimó en 23.000 millones de dólares y es probable que se multiplique al menos por dos, mientras que el comercio, en los tres primeros trimestres de 2022, se estimó en unos 319.000 millones de dólares.

Las cifras del Ministerio de Asuntos Exteriores chino muestran un aumento de los intercambios bilaterales que incluyen el desarrollo de infraestructuras, la prospección petrolífera y la medicina. Durante la pandemia de COVID-19, China envió millones de dosis de vacunas a Túnez, Libia, Egipto, Argelia y Marruecos.

La cumbre China-Estados árabes celebrada en Arabia Saudí se produjo en un momento de cambios en la geopolítica internacional tras la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022. Esto explica el aumento del volumen del comercio y una cooperación más amplia entre China y la región. La guerra rusa en Ucrania tensó las redes alimentarias mundiales, provocando escasez en todo el planeta. También interrumpió el suministro de energía en todo el mundo, haciendo subir los precios del petróleo.

LEER: Arabia Saudí no abandonará la cooperación con EE.UU. en favor de sus lazos con China, afirma el ministro de Asuntos Exteriores

Este escenario obligó a muchos países a reorientar su política exterior y el mundo árabe no es una excepción. Tal vez, por primera vez, asistimos a una ruptura inusual en las relaciones entre Estados Unidos y sus aliados árabes tradicionales, en particular Arabia Saudí. En una reverencia a la realidad, el Presidente Joe Biden visitó Riad el verano pasado con la esperanza de convencer a los saudíes, el mayor exportador de petróleo del mundo, de que ayudaran a reducir los precios aumentando la producción. Sin embargo, los saudíes, un poderoso miembro de la organización de países exportadores de petróleo, se negaron a bombear más crudo, enfadando así a su invitado estadounidense.

Pero hay una ironía en las relaciones árabe-chinas. Pekín siempre ha estado del lado de los palestinos, una cuestión central para la mayoría de los países árabes, mientras que Washington nunca ha dejado de defender a Israel en la ONU o en cualquier otro foro internacional. Sin embargo, China, a pesar de su poder y su puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU, nunca ha desempeñado ningún papel directo en el llamado "proceso de paz", que ha estado dominado por Washington. Pero éste es otro ámbito de la competición geopolítica general en la región y los responsables políticos chinos lo saben muy bien. Si Pekín está ausente del conflicto palestino-israelí, no lo está de la región en su conjunto. Un hecho recogido en el comunicado final de la cumbre.

La visita de Xi y el futuro de Oriente Próximo: ¿qué quiere China de los árabes?

El documento final, conocido como la Declaración de Riad, hace hincapié en el apoyo inequívoco de China a un Estado palestino con Jerusalén Este como capital. Pekín considera que esta postura está en consonancia con las resoluciones pertinentes de la ONU. La Declaración también señalaba que los "asentamientos son ilegítimos" israelíes, no sólo en tierra palestina ocupada sino en otras "tierras árabes" ocupadas por Israel en Siria y Líbano. Para satisfacción de Pekín, el comunicado final señalaba que el mundo árabe apoya la política de "una sola China" que incluye a Taiwán, piedra angular fundamental de la política exterior de Pekín.

Muchos observadores creen que hace tiempo que los árabes deberían haber tendido la mano a China. China, después de todo, es miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, donde muchos países árabes, como Libia, por ejemplo, siguen necesitando el apoyo chino.

Al acudir a la cumbre, el presidente Xi Jinping quiso enviar un mensaje: que China puede tender puentes, y lo hará, incluso en regiones tradicionalmente aliadas de sus rivales occidentales, en particular Estados Unidos.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaLiga ÁrabeOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegiónSmall Slides
Show Comments

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines