Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Alguien cree realmente lo que dice Mahmoud Abbas?

El presidente palestino Mahmoud Abbas asiste a la 43ª Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) en Riad, Arabia Saudí, el 09 de diciembre de 2022. [Corte Real de Arabia Saudí - Anadolu Agency].

En una reciente entrevista con Al-Arabiya.net, el líder de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, dio una prueba más de sus fluctuantes patrones de pensamiento y de su falta de credibilidad cuando se trata de los derechos políticos de los palestinos. Aunque intenta adoptar un tono más duro, como en su discurso ante la Asamblea General de la ONU de este año, Abbas no tiene nada que ofrecer aparte de volver a recordar, y a veces negar, declaraciones anteriores que nunca fueron llevadas más allá.

Este año se ha caracterizado por una mayor concienciación del pueblo palestino para unificar su resistencia al margen de las principales facciones políticas palestinas. En el proceso, la AP en particular fue marginada por el pueblo, incluso cuando Israel y Estados Unidos intentaron ayudar a Abbas a conservar su bastión en la Cisjordania ocupada ofreciéndole concesiones para aliviar algunas necesidades humanitarias palestinas. Sin embargo, los acuerdos que Abbas alcanzó con el ministro de Defensa israelí saliente, Benny Gantz, no han sido suficientes. Si el poder de Abbas dependiera de los palestinos, la AP ya no ejercería ninguna autoridad. Tal y como están las cosas, se mantiene gracias a la colaboración con Israel y la comunidad internacional y existe como un amortiguador entre el pueblo palestino y la expansión colonial de Israel. La reciente entrevista de Abbas pone de manifiesto abiertamente el papel de la AP en el proceso colonial, por mucho contexto que se haya incluido en las resoluciones no vinculantes de la comunidad internacional sobre Palestina.

LEER: No hay división interna palestina, sólo facciones a favor y en contra de la ocupación 

Lo que más destacó fue el compromiso de Abbas con la coordinación de la seguridad con Israel, así como su oposición a la resistencia armada legítima. Hablando con indiferencia sobre cómo los palestinos están participando en la resistencia, Abbas fingió reflexionar sobre la posibilidad de respaldar la lucha armada al afirmar: "Podría cambiar de opinión en cualquier momento, ¡por supuesto! Quizá mañana o pasado o en cualquier momento". Sin embargo, sabemos que no hay ninguna posibilidad de que Abbas rehúya el inútil compromiso diplomático para cuya promoción se ha creado la AP. De hecho, ya ha colaborado con Israel para detener a palestinos implicados en los actuales esfuerzos de resistencia, como hizo en el pasado con palestinos afiliados a facciones de la resistencia.

Mientras tanto, sobre la coordinación de la seguridad, Abbas volvió a repetir la misma jerga que ningún palestino se cree. "Pondré fin a mi compromiso con el acuerdo de seguridad si Israel sigue haciendo caso omiso de todas las cuestiones humanitarias y políticas que compartimos". ¿Acaso Abbas no ha tenido suficientes pruebas de la expansión colonial de Israel, que muestra un total desprecio por los derechos políticos de los palestinos? ¿Se ha olvidado de las veces que ha amenazado con poner fin a la coordinación en materia de seguridad y no ha cumplido su amenaza?

LEER: La coalición de Netanyahu parece un Daesh judío, pero podría ser mejor para los palestinos 

Para Abbas, la coordinación de la seguridad y la resistencia armada no han sido más que eslóganes que la AP ha capitalizado en función de su necesidad de conservar cierto barniz de relevancia. Además, Abbas negó haber amenazado nunca con disolver la AP, aunque lo hizo en varias ocasiones de las que informó la agencia oficial de noticias Wafa. Las incoherencias de Abbas se reflejan en su política y, a su vez, dan ventaja a Israel y a la comunidad internacional. Mientras siga profiriendo amenazas vagas y totalmente desdentadas, al tiempo que colabora con Israel para impedir que se extienda por Palestina una resistencia armada unificada, sus menciones a la violencia colonial israelí sirven de poco. Si el colonialismo existe, todos tenemos el deber de oponernos a él por todos los medios. Abbas debería saber que es inútil mencionar la narrativa sionista si sus acciones, y las de la AP, sólo sirven para mantenerla. ¿Alguien cree realmente una palabra de lo que dice?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

MEMO Staff Writer

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines