Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Si los gobiernos son impotentes para frenar la inflación, ¿quién controla realmente la economía?

Un sirio compra comida en un asador de Gaziantep. - Algunos se las arreglan, otros luchan, pero los millones de refugiados sirios en Turquía dicen que no se atreven a seguir sus sueños y regresar a casa mientras el presidente Bashar al Assad siga en el poder. [OZAN KOSE/AFP vía Getty Images]

Existe, se mire por donde se mire, un fenómeno aterrador al que nadie presta demasiada atención; ni siquiera los medios de comunicación nos hacen conscientes de sus consecuencias potencialmente terribles. Este fenómeno ha ido apareciendo poco a poco en muchos países, especialmente en el mundo árabe y en el llamado Tercer Mundo en general. Hablo de una inflación sin precedentes, incluso en el rico Occidente. Mientras que los salarios suelen ser fijos y limitados, la escalada de los precios parece no tener límite.

¿Qué está ocurriendo? ¿Qué quieren en realidad quienes manipulan las economías y la riqueza? ¿Y quiénes son?

Antes nos burlábamos de la teoría de la conspiración de los "mil millones de oro", pero para ser sinceros, si las condiciones de vida en todo el mundo siguen así, no podemos descartar que haya hambrunas en todas partes, incluido Occidente. Esto, por supuesto, reducirá considerablemente la población mundial. ¿Hasta mil millones, quizás?

Tomemos como ejemplo Siria, donde los salarios no suelen superar las 100.000 liras (40 dólares) al mes. Esto parece mucho comparado con el salario medio de hace unas décadas, cuando era de apenas 1.000 liras (4 dólares). La gran diferencia es que entonces con 1.000 liras se podía alojar y alimentar a toda una familia. Ahora, con 100.000 liras apenas se puede pagar una pequeña bombona de gas para cocinar. Un sirio corriente necesita hoy más de 1,5 millones de liras al mes para vivir. ¿Qué deben hacer?

Hace unos días, algunos conocidos actores sirios instaron al presidente Bashar Al-Assad a intervenir porque la situación se ha vuelto infernal y están pasando hambre. Si esta es la situación de los artistas y actores, ¿cómo es la de la clase trabajadora? Es increíblemente horrible. No hay solución. Incluso si el Estado pudiera aumentar los salarios a 1,5 millones de liras para que la gente pudiera vivir con lo justo -y no puede-, los precios simplemente se dispararían, metiendo a todo el mundo en una espiral descendente incontrolablemente viciosa.

LEER: Lo que debemos aprender de la COP27 y de la Cumbre del G20 

Por supuesto, Siria no es el ejemplo ideal para esto porque la guerra lo ha destruido todo y está sufriendo un desastre financiero, agrícola y económico. Es posible que pueda recuperarse y volver a una cierta normalidad, como ha ocurrido en otros países. Sin embargo, hay otros países árabes y no árabes que han empezado a mostrar el mismo tipo de síntomas económicos que Siria, aunque no se hayan visto envueltos en la guerra y no hayan sufrido como Siria.

En Egipto, por ejemplo, la moneda ha perdido valor de forma espectacular, y los egipcios no hablan de otra cosa que de mantenerse al día con la inflación. Algunos precios han aumentado un 100%; ¿cómo se supone que los empleados van a igualar esta cifra? ¿De dónde sacarán salarios capaces de asegurarles incluso las necesidades básicas de la vida? Como en Siria, si el Estado aumenta los salarios, los precios subirán a la par. Otra vez la espiral viciosa. No hay solución.

El pueblo tunecino sufre de la misma manera. Se enfrentan a subidas de precios demenciales, a una inflación sin precedentes y a unos niveles de ingresos limitados que no pueden aumentar porque el Estado es incapaz de conseguir dinero suficiente para cubrir la brecha.

¿Es diferente la situación en Sudán, Líbano, Jordania, Argelia, Marruecos o cualquier otro país árabe? Puede que algunos estén mejor que, por ejemplo, Yemen, Líbano y Sudán, pero nadie habla de ninguno de ellos. El valor de la moneda libanesa se ha desplomado mes a mes, hasta el punto de que muchos ciudadanos dependen de los paquetes de comida que dejan unos pocos ricos de forma puntual. Es difícil imaginar que el hambre sea un problema importante en Líbano. Antaño se le conocía como la "Suiza de Oriente Medio", ¿recuerdan?

En el Golfo, los Estados se benefician de la subida del precio del petróleo, pero también sufren una inflación galopante, con precios que se duplican mientras los salarios permanecen constantes. Incluso allí, mucha gente trabaja sólo para cubrir sus necesidades básicas, y la situación empeora cada día.

LEER: El FMI aprueba un préstamo de 3.000 millones de dólares para Egipto 

El problema no se limita a los países árabes. Turquía lleva años sufriendo una inflación masiva. Salarios que valían 2.000 dólares al mes tienen ahora el poder adquisitivo de unos doscientos o trescientos, porque la lira turca ha sufrido un duro golpe en los mercados internacionales. Cuando incluso la fruta y la verdura se ven afectadas por la inflación - antes un kilo de aceitunas costaba 15 liras en Turquía, hoy con eso se compran muy pocas - ¿cómo se espera que viva la gente?

En Occidente, a pesar de la riqueza, las ayudas públicas y el Estado del bienestar, la brecha entre los salarios y los altos precios se ha hecho enorme, lo que ha llevado a algunos a hablar de hambruna en Europa. Uno de los países supuestamente más ricos del mundo, el Reino Unido, tiene miles de bancos de alimentos de los que ahora dependen muchos trabajadores.La manipulación de la moneda y la inflación no son un desastre natural; nada de esto lo es. Entonces, ¿quién está detrás? ¿Quién controla realmente la riqueza mundial, los medios de vida, las economías y, en última instancia, a las personas, si nuestros gobiernos son impotentes para impedirlo? Hay muchas preguntas que necesitan respuesta, pero nadie se las plantea.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 16 de diciembre de 2022.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoJordaniaOriente MedioPalestinaRegiónSiriaSmall SlidesSudán
Show Comments

El Dr. Faisal Al-Qasim es presentador en Al-Jazeera TV.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines