Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Qatar ofreció el mejor Mundial que se recuerda

Lionel Messi de Argentina, Sheikh Tamim bin Hamad Al Thani, Emir de Qatar y Gianni Infantino, Presidente de la FIFA son vistos en la presentación del trofeo después del partido final de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022 entre Argentina y Francia en el Estadio Lusail el 18 de diciembre de 2022 en la ciudad de Lusail, Qatar [Ashraf Amra/Anadolu Agency].

La Copa Mundial de la FIFA 2022 celebrada en Qatar ha sido un éxito, a pesar de las críticas y los llamamientos al boicot sin precedentes a los que se ha enfrentado el certamen, meses antes de que se echara a rodar un balón. El torneo, de un mes de duración, concluyó ayer en una final dramática, ampliamente elogiada como la mejor que muchos expertos y comentaristas habían presenciado jamás: el argentino Lionel Messi, ataviado con una capa tradicional árabe o bisht, estuvo por fin a la altura de las expectativas de la nación sudamericana después de Maradona y levantó el trofeo de la Copa Mundial, zanjando de una vez por todas el debate sobre el "GOAT". A nivel personal, Qatar 2022 fue también el mejor Mundial que recuerdo, después de haber visto con avidez todos los anteriores desde Francia 98 y con vagos recuerdos de Estados Unidos 94.

Como era de esperar, las críticas a la nación árabe de mayoría musulmana anfitriona del prestigioso evento procedieron en gran medida de los medios de comunicación y los políticos occidentales, movidos por el habitual doble rasero y la indignación moral selectiva respecto a cuestiones de derechos humanos unida a la intolerancia antimusulmana. Desde el primer día de la Copa Mundial, hace un mes, la BBC tomó la extraordinaria decisión de no retransmitir la ceremonia inaugural por televisión terrestre, sometiendo en su lugar a la audiencia a un tedioso segmento de señalización de virtudes, algo que nunca se había hecho antes y que probablemente no ocurrirá dentro de cuatro años, cuando Estados Unidos organice conjuntamente la próxima Copa Mundial con Canadá y México.

Sin embargo, el programa en sí se enfrentó a una reacción de los auténticos aficionados al fútbol de todo el mundo, que se hizo demasiado obvia como para ignorarla, además de que las siete selecciones europeas que defendían los derechos pro-LGBT fueron expulsadas de la Copa Mundial antes de pasar a semifinales. Entre ellos se encontraban Inglaterra, que fracasó ante Francia, posiblemente su primer rival realmente desafiante, y Alemania, que fue incapaz de clasificarse más allá de la fase de grupos. En cambio, se convirtieron en un meme de Internet por su "protesta" previa al partido contra Japón, sugiriendo que estaban siendo "silenciados" por no permitírseles llevar el llamado brazalete OneLove. A su salida del Mundial, el equipo se enfrentó a una burla generalizada, tanto en Internet como en la televisión qatarí, por sus prioridades.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que las señales de virtud y la falsa preocupación pasaran a un segundo plano, y el torneo, a pesar de los detractores, se convirtió rápidamente en un espectáculo memorable, con partidos fantásticos, polémicas y varias sorpresas, como la victoria por 2-1 de Arabia Saudí sobre Argentina, a la postre campeona. Por no hablar de la hazaña de Marruecos, que se convirtió en el único país árabe en la Copa Mundial e hizo historia al ser el primer país africano en alcanzar las semifinales antes de su desgarradora eliminación.

LEER: Abbas agradece a Qatar su apoyo a la causa palestina a través de la Copa del Mundo de la FIFA 

Dejando a un lado las cuestiones de derechos humanos, existía un gran escepticismo sobre si el pequeño, aunque rico, Estado del Golfo podría organizar un acontecimiento deportivo tan ambicioso y difícil desde el punto de vista logístico, y sobre cómo los cientos de miles de aficionados que viajarían se adaptarían a las restricciones y normas sociales del país anfitrión musulmán, incluida la prohibición de consumir alcohol en los estadios.

Sin embargo, fuera del campo, Qatar 2022 sobresalió. Las aficionadas y sus familias acogieron con satisfacción la prohibición del alcohol, afirmando que contribuía a una experiencia más segura y libre de acoso, algo inaudito en torneos anteriores. Además, por primera vez en la historia, la policía británica elogió el "comportamiento ejemplar" de los hinchas ingleses, que no fueron detenidos, aunque probablemente el mérito se deba más a las estrictas leyes del país contra el comportamiento antisocial y el gamberrismo.

Desde el punto de vista político, la Copa Mundial de este año también elevó la conciencia de la causa palestina a nuevas cotas, arraigándose aún más en la cultura del fútbol, con aficionados árabes y no árabes por igual expresando su apoyo y solidaridad con Palestina, además de jugadores marroquíes y tunecinos. También ilustró al mundo que, a pesar de las decisiones de algunos gobiernos árabes de normalizar las relaciones con Israel, la población sigue oponiéndose firmemente al sionismo y a la ocupación continuada de Palestina.

Al tratarse de la primera Copa Mundial celebrada en Oriente Próximo, el torneo también expuso a numerosos extranjeros la cultura y las tradiciones de la región, especialmente las que están impregnadas de valores familiares y hospitalidad. Otros se familiarizaron con la religión islámica; para algunos fue su primer contacto con ella, lo que disipó muchos conceptos erróneos que podían haber tenido anteriormente. Otro beneficio para los occidentales fue su exposición a las "duchas musulmanas", bidés manuales habituales en los hogares musulmanes debido a prácticas higiénicas religiosamente prohibidas. En un tuit viral, el YouTuber británico de origen croata David Vujanic contaba que llevaba un mes usando "eso de las duchas de culos de váter" en Qatar y que le "horrorizaba" que la mayoría de los europeos "solo usaran papel higiénico"

Volviendo al fútbol, Qatar 2022 estuvo a la altura de sus promesas y podría decirse que superó las expectativas a la hora de albergar la Copa Mundial, organizando un torneo de fútbol que pasará a la historia como un torneo generacional definitorio, con un épico enfrentamiento en la final que enfrentó al actual mejor jugador del mundo, el francés Kylian Mbappé, contra el GOAT, Messi, que terminó en una tanda de penaltis tras el empate de Mbappé en los últimos minutos.

LEER: Beckham elogia la experiencia de la Copa del Mundo en Qatar 

Por desgracia, la cobertura occidental, y en particular la de la BBC, volvió a defraudar, pese a retransmitir la ceremonia de clausura. Antes de levantar la copa, el Emir de Qatar, el jeque Tamim Bin Hamad Al-Thani, propietario del París Saint-Germain, club en el que juegan Messi y Mbappé, regaló personalmente a Messi un manto tradicional árabe.

Sin embargo, el incidente suscitó el disgusto de varios expertos occidentales, entre ellos Gary Linekar, de la BBC, quien calificó de "vergüenza" que se cubriera la camiseta de Messi, a pesar de ser transparente, y añadió: "Ahora se ha quitado la bata" al abandonar el podio. Su invitado al estudio y ex internacional argentino Pablo Zabaleta coincidió con él diciendo que no había "ninguna razón para hacerlo". En Twitter, el redactor jefe de ESPN, Mark Ogden, también se pronunció al respecto: "No era el momento de Qatar de cubrir la camiseta de Argentina de Messi con su propia prenda de vestir". Por desgracia, estas opiniones revelan una ignorancia subyacente sobre la cultura y las costumbres de la nación anfitriona de este acontecimiento mundial.

LEER: Marruecos ganó un premio mayor que el trofeo de la Copa del Mundo 

Conocido como bisht en árabe moderno, es originalmente una palabra persa para la misma prenda de vestir, mientras que en persa se denomina irónicamente con el nombre tradicional árabe 'aba. El gesto es habitual como símbolo de honor y agradecimiento en la cultura árabe, especialmente a dignatarios, y varios futbolistas legendarios lo han recibido anteriormente, como han señalado varios usuarios de las redes sociales. Otros han señalado que Messi parecía orgulloso de ponerse la capa y que se ha visto a seguidores argentinos y admiradores de Messi comprando el bisht en los mercados para imitar a su héroe. También cabe mencionar que la leyenda brasileña Pelé recibió un sombrero tras ganar su tercera Copa Mundial en México 70.

Qatar se ha asegurado un lugar en la historia del fútbol al albergar un torneo memorable del "deporte rey", que alcanzó su punto álgido con Messi completando su carrera al ganar todo lo que hay que ganar antes de la retirada, dando así el cierre a millones de aficionados. Con ello, el país del Golfo también allanó el camino para que más países de la región aspiren a organizar la Copa Mundial. Si su candidatura prospera, Arabia Saudí y Egipto, junto con Grecia, organizarán conjuntamente la Copa Mundial de 2030.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónFIFAOrganizaciones InternacionalesOriente MedioQatarRegión
Show Comments

Omar tiene un máster en Seguridad Internacional y Gobernanza Global por la Universidad de Londres, Birkbeck. Ha viajado por todo Oriente Próximo, incluso estudiando árabe en Egipto como parte de su licenciatura. Sus intereses incluyen la política, la historia y la religión de la región MENA.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines