Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

EE.UU. necesita despertar si quiere mantener su estatus de única superpotencia

Vista general de la entrada a la Cumbre de Hong Kong sobre la Franja y la Ruta el 31 de agosto de 2022 en Hong Kong, China [Vernon Yuen/NurPhoto via Getty Images].

Las superpotencias compiten entre sí por la hegemonía política, económica y militar. Desde la desaparición de la Unión Soviética, hace más de tres décadas, Estados Unidos ocupa el primer puesto. Ahora se enfrenta a la dura competencia de la República Popular China. Washington quiere mantener el statu quo como líder mundial, mientras que China quiere usurpar el título, o al menos compartirlo en un mundo bipolar hasta que pueda hacerse con su propio monopolio de poder.

El combustible de este conflicto parece ser el mundo árabe, especialmente los Estados del Golfo, y África. Hace poco se celebró en Arabia Saudí la cumbre entre Estados Unidos y los países árabes del Golfo, a la que siguió la cumbre entre China y los países árabes del Golfo, también en Arabia Saudí. A continuación, Estados Unidos celebró una importante cumbre con países africanos en Washington, a la que asistieron unos cincuenta líderes africanos.

Esta cumbre estadounidense-africana no fue la primera; el presidente Barack Obama organizó otra cumbre importante en 2014, en la que invitó a Washington a todos los jefes de Estado africanos. Esto se produjo después de que el presidente chino, Xi Jinping, anunciara en 2013 la "Iniciativa del Cinturón y la Ruta", que se extiende desde las fronteras de China en Asia Central, a través de Oriente Medio hasta África y sus fronteras marítimas con Europa.

China ha tentado a los países de la zona abarcada por la iniciativa -más de 60- y sus productos y mercancías han inundado la zona. Pekín firmó muchos tratos y acuerdos económicos y militares, y estableció muchos proyectos de infraestructuras con préstamos blandos. Lo hicieron sin tener en cuenta el sistema de gobierno de los países de la Franja y la Ruta. No se habló de democracia, libertades y derechos humanos, para no dar quebraderos de cabeza a los gobernantes dictatoriales de la región y sobre los que Estados Unidos habla pero rara vez hace cumplir si no es en interés de Washington. Estos países no democráticos son como China, tienen en común la tiranía y la opresión de sus pueblos. No hay elecciones multipartidistas ni parlamentos que pidan cuentas a los dirigentes, ni medios de comunicación libres que denuncien su corrupción, ni nada parecido.

LEER: La actitud crítica de Israel pone al descubierto su violencia colonial

A Pekín siempre le interesa confirmar que es un socio estratégico y un amigo leal, y que no interfiere en las políticas internas de sus aliados árabes y africanos. China no condenó el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi a manos del régimen saudí, por ejemplo, y no ha dicho ni una palabra sobre las decenas de miles de presos políticos en Oriente Próximo y África; tiene decenas de miles de los suyos que sufren torturas a diario. A cambio, el Custodio de las Dos Mezquitas Sagradas, que pretende liderar el mundo islámico y se supone que es el protector y defensor de los musulmanes, no condenó el brutal genocidio de los musulmanes uigures por parte de China. En cambio, Arabia Saudí fue uno de los 37 países que enviaron un mensaje a la ONU apoyando a Pekín y felicitándola por sus notables logros en materia de derechos humanos. Así pues, era obvio que el asunto de los musulmanes uigures no figuraría en el orden del día de la cumbre chino-árabe-golfo.

China ha encontrado en sus socios de la Franja y la Ruta un entorno fértil para extender su influencia por todo el mundo. Ha inyectado decenas de miles de millones de dólares en proyectos energéticos, infraestructuras y otros proyectos africanos que refuerzan sus intereses geopolíticos y comerciales. Estados Unidos ve en ello un desafío al orden internacional basado en normas, que socava la transparencia y la apertura, debilitando así sus relaciones en toda África.

LEER: ¿Cancelará Bin Salman el acuerdo de su abuelo con Roosevelt?

En realidad, Estados Unidos lleva tiempo ausente de África, y es ilusorio pensar que las llaves de sus preciados recursos naturales sólo las tiene Washington; que Estados Unidos decide quién tiene acceso. Se ha visto sorprendido por China y Rusia, que pretenden hacerse con el control de las llaves, y está tratando de minimizar sus pérdidas en la medida de lo posible, con el Presidente Joe Biden recurriendo a una política pragmática para atraer a los africanos a mirar de nuevo al otro lado del Atlántico y reparar la relación. Tiene mucho trabajo por hacer tras la destrucción de las relaciones entre Estados Unidos y África por parte de su predecesor Donald Trump, que mostró una visión arrogante y racista de los africanos y los menospreció. Biden ha hecho lo mismo que Obama, y ha hecho la vista gorda ante los abusos de la democracia y los derechos humanos, y ha priorizado los intereses estadounidenses para no dejar África en manos de chinos y rusos.

Biden ha prometido a África 55.000 millones de dólares de ayuda en los próximos tres años. La cumbre de Washington se centró en cuatro temas principales: la energía, el compromiso con la seguridad alimentaria, el fomento de la agricultura y la inversión en la mejora de las comunicaciones. Esta oferta estadounidense era limitada y no, como pensaban algunos comentaristas, una tentación para África de tirar de la manta bajo los pies de China y Rusia. Si esto indica algo, es que los cambios en la política estadounidense hacia África no son importantes, y que sigue comprometida con los mismos niveles que los predecesores de Biden. Quizá lo explique lo que dijo al final de su discurso en la cumbre, al subrayar que el objetivo de la asociación "no es crear una obligación política ni fomentar la dependencia, sino espolear el éxito compartido".

Si comparamos lo que Estados Unidos aporta a África con lo que hace China, veremos una gran diferencia. Baste decir que el presupuesto asignado por China hasta 2027, en términos de carreteras y puertos para la nueva Ruta de la Seda para hacer llegar sus mercancías a Europa, y la inversión de materias primas para el transporte y la tecnología de la comunicación en África, ronda los 1,25 billones de dólares. La diferencia es que Estados Unidos proporcionará ayuda económica y subvenciones, y no préstamos "blandos" como China, cuyos reembolsos suponen una carga financiera para las naciones africanas.

LEER: Lo que debemos aprender de la COP27 y de la Cumbre del G20

Washington ha jugado la carta de apoyar la petición de la Unión Africana de convertirse en miembro permanente del G20, de forma similar a la Unión Europea. Es un sueño africano que ya incluye a Sudáfrica. Estados Unidos también ha prometido mediar ante el Banco Mundial para reducir y reprogramar la deuda africana.

Estados Unidos es consciente de que África desempeñará un papel decisivo en los retos mundiales del futuro, por lo que quiere conquistarla y evitar un monopolio chino y/o ruso. Sin embargo, ¿ha proporcionado Estados Unidos lo suficiente a África para que ésta se desvincule de China y Rusia? La mayoría de los países africanos no confían en las promesas estadounidenses y no han visto resultados positivos en los ocho años posteriores al mandato de Barack Obama, ni el consiguiente dinamismo diplomático. Washington necesita despertar si quiere mantener su estatus de única superpotencia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaEEUUEuropa y RusiaRegiónRusia
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines