Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Cómo un libio secuestrado en Trípoli acabó siendo juzgado bajo custodia estadounidense?

Parte de los restos del vuelo 103 de Pan Am tras estrellarse en la localidad escocesa de Lockerbie el 21 de diciembre de 1988. [Foto de Bryn Colton/Getty Images].

El 12 de diciembre, el ciudadano libio Abu Agila Muhammad Mas'ud Kheir Al-Marimi, de 74 años, compareció ante un tribunal federal de Washington D.C., acusado de ayudar a volar el vuelo 103 de Pan Am sobre Lockerbie, Escocia, el 21 de diciembre de 1988, matando a 270 personas de 21 nacionalidades.

La historia de Mas'ud comenzó cuando, poco después de la medianoche del 16 de noviembre, cuatro coches sin matrícula llegaron a su casa en el barrio de Abu Salim, al sur de la capital, Trípoli. Media docena de hombres armados y enmascarados salieron de la casa y la rodearon, mientras dos de ellos entraban por la fuerza. Una mujer que se encontraba en el interior de la casa empezó a lamentarse en voz alta, y todo el vecindario salió a ver qué ocurría, según declararon a MEMO su sobrino Abdel Moneim Al-Maryami y el portavoz de la familia. Sacaron al enfermo Mas'ud de la cama y lo metieron en uno de los coches. Mientras la multitud crecía en el exterior, algunos hombres intentaron detener el secuestro, pero fueron amenazados por los hombres armados, que les dijeron: "No os mováis o dispararemos", según Essam, hijo de Mas'ud. Abdel Moneim contó que los familiares dijeron a la pequeña multitud: "Hajj Mas'ud estará a salvo y pronto en casa".

Mas'ud, un ex oficial de inteligencia libio experto en explosivos, se enfrenta a décadas en una cárcel estadounidense si es condenado por su presunta participación en el atentado de Lockerbie. Fue acusado por primera vez en 2020, cuando el entonces Fiscal General de Estados Unidos, William Barr, anunció la acusación contra Mas'ud. Barr declaró que este "gran avance" después de tres décadas se produjo cuando las fuerzas de seguridad estadounidenses recibieron información de las milicias libias en 2016 de que Mas'ud había dicho a un agente de la ley libio en septiembre de 2012 que había construido la bomba que destruyó el vuelo condenado.

LEER: Así ataca Israel a la sociedad palestina mediante la separación familiar

En septiembre de 2011, cuando Trípoli cayó en manos de los rebeldes apoyados por la OTAN, Mas'ud fue secuestrado y encarcelado. Cuando el gobierno de Muamar Gadafi se derrumbó en octubre de 2011, sumiendo a Libia en el caos, Masud tuvo que hacer malabarismos entre tres lugares antes de ser llevado a una cárcel en Misrata, al este de Trípoli, en 2012. En octubre de 2014 fue trasladado de nuevo a la prisión de Al-Hadba, al sur de Trípoli. Más tarde fue condenado por fabricar coches bomba utilizados por el gobierno de Gadafi contra los rebeldes. Cumplió una condena de diez años y fue puesto en libertad el año pasado.

La prisión de Al-Hadba, que albergaba a decenas de altos cargos de la era de Gadafi, estaba dirigida por Jaled Sharif, antiguo líder del Grupo Islámico Combatiente Libio, designado por muchos países como organización terrorista. En 2017, la prisión fue atacada por otra milicia llamada Brigada de Revolucionarios de Trípoli, lo que obligó a Sharif y a sus partidarios a huir. Gran parte del edificio quedó destruido y todos los presos, incluido Mas'ud, fueron trasladados a distintos lugares, mientras que Sharif huyó a Turkiye, donde vive actualmente.

En la mañana del 17 de noviembre, al día siguiente del secuestro de Mas'ud, sus hijos y otros familiares iniciaron una campaña para dar con su paradero. Acudieron a la oficina del primer ministro, que ya había prometido reunirse, compartió Abdel Moneim. Pasaron horas hasta que uno de los ayudantes de Abdul Hamid Dbeibeh les dijo que su jefe estaba ocupado y no podía reunirse, pero que "haría lo que fuera" para traer de vuelta a Mas'ud. "Nunca nos dijeron quién lo secuestró ni por qué", añadió Abdel Moneim.

También visitaron distintos lugares de Trípoli, incluida una prisión al sur de la capital, intentando en vano encontrar a Mas'ud. Un par de días después, Essam y los demás se reunieron con uno de los ayudantes del fiscal general de Libia, que negó tener conocimiento de lo ocurrido, pero aceptó su declaración jurada prometiendo averiguarlo, pero nunca se puso en contacto con ellos. La familia, desesperada, continuó su búsqueda en Trípoli, donde suele ser difícil averiguar dónde está retenida una persona.

LEER: Esperanza y expectación ante la cumbre árabe-china

Diez días después, Hisham recibió una llamada anónima en la que se le informaba de que su padre se encontraba en Misrata, en manos de otra notoria milicia conocida como la Fuerza Conjunta, supuestamente leal al primer ministro Dbeibeh. El 24 de noviembre, la familia visitó a Mas'ud y lo encontró "en su estado habitual", relató Essam. Su padre dijo a sus dos hijas, sus dos hijos y su esposa que gozaba de buena salud y que nadie le había interrogado en la cárcel de la calle Trípoli de Misrata. Essam dijo más tarde a MEMO que a su padre le habían dicho que lo mantenían allí por su propia seguridad. Essam también contó que su padre era consciente de la posibilidad de ser entregado a Estados Unidos. Sin embargo, nadie explicó a la familia por qué retenían a su padre ni quién ordenó su secuestro.

Exactamente a las 11:31 del 11 de diciembre de 2022, algunas familias del vuelo 103 de Pan Am recibieron un correo electrónico de "actualización urgente" de las autoridades escocesas: "Les escribimos para proporcionarles una actualización de nuestros esfuerzos para procesar a Abu Agila Mohammad Mas'ud Kheir Al-Marimi". El mensaje también decía: "Estados Unidos ha obtenido la custodia de Mas'ud".

El 11 de diciembre me avisaron de que llegarían noticias sobre Mas'ud. Poco después, se supo que había sido secuestrado de nuevo, pero esta vez en un secuestro "concertado". Abdel Moneim estaba conmocionado cuando le di la noticia. Me dijo que toda la familia aún no se había enterado.

El hecho de que las fuerzas de seguridad y el Departamento de Estado estadounidenses organizaran este secuestro sin el debido proceso legal es escandaloso para un país que nunca deja de "predicar sobre el Estado de derecho", según un experto jurídico anónimo. Y añadió: "La víctima (Mas'ud) debería haber sido presentada ante un tribunal libio para que decidiera sobre su extradición". Pero los secuestradores sabían que cualquier tribunal bloquearía su extradición porque es ilegal, y Estados Unidos y Libia no tienen ningún acuerdo sobre extradición de sospechosos o condenados, por lo que los secuestradores tomaron la vía rápida del secuestro.

Tras su primer secuestro, el Ministerio de Justicia y el Alto Consejo de los Estados emitieron declaraciones separadas sobre el secuestro de Mas'ud y advirtieron contra su entrega a Estados Unidos.

Es probable que Dbeibeh supiera del secuestro, pero sólo después de que éste hubiera concluido. Parecía estar de acuerdo con la idea de entregar a Masud, pero se le ocultaron los detalles. Sin embargo, su ministra de Asuntos Exteriores, la estadounidense Najla Mangoush, parecía dispuesta a extraditarlo el año pasado. El Consejo de la Presidencia la suspendió, y la enorme indignación pública la obligó a dar marcha atrás, negando haber discutido nunca con nadie el destino de Mas'ud.

Masud deberá comparecer ante el tribunal el 27 de diciembre, fecha en la que se presentarán oficialmente sus cargos contra él. Mientras tanto, la opinión pública libia está enfurecida y expresa su ira en las redes sociales. Dbeibeh y su gobierno aún no han comentado lo sucedido. Un notable empresario ya ha anunciado en Facebook que se hará cargo de todos los gastos relacionados con la defensa de Mas'ud. La familia de Mas'ud está recibiendo un abrumador apoyo público en toda Libia mientras intenta adaptarse a su situación.

En las últimas dos semanas se ha pedido a todas las autoridades libias, estadounidenses y escocesas pertinentes que hagan comentarios, pero ninguna lo ha hecho.

LEER: La ONU pisotea los derechos humanos en beneficio de Israel

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor del mismo y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónLibiaSmall SlidesUS
Show Comments

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines