Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel aumenta sus beneficios gracias a los contratos de armas que alimentan guerras y conflictos

Soldados israelíes disparan granadas antidisturbios para alejar a los palestinos que se reúnen para protestar contra el cierre de una carretera cerca del lugar de un ataque a un autobús israelí al este de la ciudad palestina de Tubas, en el norte de la Cisjordania ocupada, el 4 de septiembre de 2022 [Foto de JAAFAR ASHTIYEH/AFP vía Getty Images].

A medida que se acerca el final del año, queda claro que los fabricantes de armas israelíes han cerrado más acuerdos sin precedentes, lo que significa que tres de ellos son responsables del dos por ciento del total de acuerdos de armas en el mundo. Estas empresas - Elbit, Rafael y Aerospace Industries - se mantienen en la lista de los 100 mayores exportadores, registrando un crecimiento del tres por ciento en ventas valoradas en 592.000 millones de dólares. Se espera que la cifra haya aumentado drásticamente en 2022 debido a la guerra de Ucrania.

Según las estadísticas del Instituto Internacional de Estocolmo para la Investigación de la Paz (SIPRI, por sus siglas en inglés), se preveía que este año sería un año récord para las ventas de armas israelíes, ya que muchos países han aumentado sus presupuestos de adquisiciones de defensa.

Las ventas de armas israelíes alimentan guerras y conflictos armados en todo el mundo. El Estado ocupante ha aumentado sus beneficios a costa de las vidas de los civiles asesinados porque sus mortíferas armas suelen figurar en violaciones de los derechos humanos y crímenes de guerra. Israel vende armas a regímenes opresores violando flagrantemente las leyes internacionales que exigen el boicot a dichos regímenes.

Muy pocas personas del estamento militar israelí conocen los detalles de estos acuerdos debido a su carácter delicado y posiblemente al deseo de los compradores de no revelar los detalles por consideraciones internas. Sin embargo, los acuerdos implican a docenas, si no cientos, de personas dentro y fuera de Israel y están supervisados por oficiales militares con amplios contactos y cooperación con otros Estados, algunos de los cuales no tienen relaciones diplomáticas con el Estado de ocupación. No se trata de acuerdos de un día para otro, sino que requieren muchos meses de pacientes conversaciones.

OPINIÓN: Palestina gana el Mundial

Los tratos de armas son parte del negocio de construir alianzas militares. Por esta razón, a menudo se requiere la aprobación de los jefes de estado mayor del ejército, de los ministros de Asuntos Exteriores y posiblemente incluso de altos funcionarios jurídicos de los gobiernos. Se tienen en cuenta consideraciones diplomáticas y jurídicas.

Israel utiliza los acuerdos sobre armas para desarrollar diversos ejércitos en todo el mundo en nombre de "intereses mutuos", especialmente con países interesados en las últimas tecnologías a su disposición. En algunos lugares, especialmente en África, la cooperación militar allana el camino para obtener armas, conocimientos y formación para reprimir a los oponentes políticos y librar guerras con los Estados vecinos.

La industria armamentística israelí emplea a unas 250.000 personas, por lo que es un importante empleador. Se cree que sus clientes de armas se encuentran en 130 países, con acuerdos por valor de 9.000 millones de dólares al año. Según funcionarios militares israelíes, el 35% de los contratos de armas del Estado se realizan con países europeos y Norteamérica; el 2%, en Latinoamérica; y el 63%, en Asia, el Pacífico y África. Las armas en cuestión incluyen robots, aviones no tripulados, sistemas de mando y control, radares, equipos electrónicos, misiles y productos de defensa antiaérea, aviones tripulados y equipos de aviónica y vigilancia, así como sistemas de inteligencia y comunicación.

El ejército estadounidense ha adquirido el sistema de defensa antimisiles Iron Dome, mientras que Grecia ha firmado un enorme acuerdo con Israel para la creación y explotación de un centro de entrenamiento de vuelo para las fuerzas aéreas durante veinte años, con un coste de 1.680 millones de dólares. Se cree que India es el mayor cliente de Israel, con acuerdos armamentísticos valorados en 15.000 millones de dólares. De hecho, Israel es el segundo proveedor de armas de India, después de Rusia.

La Cúpula de Hierro, sistemas militares israelíes que interceptan misiles - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor].

Vietnam no sólo está comprando más armas a Israel, sino que también ha creado comités conjuntos para la cooperación en materia de seguridad y la transferencia de tecnología militar avanzada. El empresario israelí Sami Katsab ha establecido una fábrica en Vietnam para la producción de fusiles israelíes Tabor. Azerbaiyán es un importante destino de las exportaciones de armas israelíes, a pesar de que esto viola la normativa de la UE, y la UE es un importante socio comercial del Estado de ocupación.

Y lo que es más grave, Israel no duda en cerrar acuerdos armamentísticos con dictaduras que violan los derechos humanos y cometen crímenes de guerra. La reciente insistencia del primer ministro Yair Lapid en que nadie en el mundo puede dar lecciones de moral al ejército israelí claramente no se extiende a los fabricantes de armas. El hecho es que las armas israelíes desempeñan un papel importante y peligroso en los conflictos de todo el mundo -¿dónde está la moralidad en ello, señor Lapid? - y no existen controles aparentes sobre el mortífero comercio. Tales tratos deberían ser motivo de vergüenza y repugnancia para el pueblo de Israel, por la muerte y la destrucción que acarrean, pero parecen incapaces de sentir tales emociones. La brutal ocupación militar de Palestina es prueba de ello.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor del mismo y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines