Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Esperanza y expectación ante la cumbre árabe-china

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammad bin Salman al-Saud (C), el emir de Qatar, jeque Tamim bin Hamad Al-Thani (I-2), y el presidente chino, Xi Jinping (I-4), el secretario general del CCG, Nayef Falah M. Al-Hajraf (dcha.), el príncipe heredero de Kuwait, jeque Mishaal Al-Ahmad Al-Jaber Al-Sabah (izq.), el rey de Bahréin, Hamad bin Isa Al Khalifa (dcha. 3), y el viceprimer ministro de Omán, Sayyid Fahd bin Mahmoud Al-Said (izq. 3), posan para una foto de familia antes de la 43ª Cumbre del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) en Riad, Arabia Saudí, el 9 de diciembre de 2022 [Amiri Diwan of the State of Qatar/Anadolu Agency via Getty Images].

La cumbre árabe-china celebrada el fin de semana en Arabia Saudí concluyó con la Declaración de Riad. Consta de 24 artículos, lo que la convierte en un documento estratégico para la cooperación y el desarrollo entre los firmantes del propio reino más Qatar, EAU, Omán, Bahréin, Kuwait, Irak, Líbano, Jordania, Egipto, Túnez, Sudán, Argelia y Mauritania en la mesa con el presidente de China, Xi Jinping. Fue similar a la cumbre árabe-estadounidense celebrada en Jeddah en julio.

Washington debe preguntarse qué parte de la declaración entrará en vigor primero, entre otras cosas porque Estados Unidos es un importante socio comercial de China y un fuerte competidor de los Estados del Golfo en términos energéticos, el centro de atención tanto de China como del Golfo. Las exportaciones estadounidenses a China ascienden a 184.920 millones de dólares en forma de soja y microchips, pero la mayoría de los pagos se destinan a gas licuado, petróleo y combustible de coque. Sólo Arabia Saudí exporta a China petróleo por valor de 44.000 millones de dólares. El año pasado, China garantizó gas natural de Qatar por un periodo de 27 años en un acuerdo a largo plazo como parte del proyecto North Field East, con unos 4 millones de toneladas a través de la empresa china Sinopec. Esto significa que Estados Unidos, que anticipa desde lejos los resultados de la cumbre árabe-china, está ahora preocupado por la suave infiltración de Pekín en Oriente Próximo y la suave rebelión de los árabes frente a la influencia estadounidense.

OPINIÓN: La capitulación de Biden ante Bin Salman es un desastre para Palestina

La amenaza desde el punto de vista estadounidense es que la Declaración de Riad permite que el comercio entre el mundo árabe y China se pague en monedas locales, y no en el dólar estadounidense, que domina el intercambio comercial a nivel mundial. Esta decisión parece haber sido planeada después de que los países petroleros decidieran no aumentar la producción a raíz de las sanciones estadounidenses y occidentales contra Rusia por su invasión de Ucrania. La excusa fue la falta de capacidad de almacenamiento para absorber más producción. Esto fue duro para el presidente estadounidense Joe Biden, que involucró a Occidente, y luego al resto del mundo, en Ucrania, y después privó a todo el mundo del petróleo ruso debido a las sanciones estadounidenses.

Ese no fue el único error de Biden; no tuvo en cuenta la asociación estratégica entre Estados Unidos y los Estados del Golfo, en los que Estados Unidos ha confiado durante mucho tiempo como reserva de energía y factor importante en Occidente. Washington creía que tenía el monopolio de la región y sus recursos, una opinión reforzada por la cooperación en materia de seguridad y militar, pero su postura sobre Irán cambió gran parte de esta relación. En un momento en que la administración Biden adula al régimen de Teherán sin ninguna justificación lógica, hizo que los árabes decidieran buscar una carta que pudieran jugar para hacer que Washington reconsiderara sus políticas. China era la opción porque no impone condiciones imposibles como hacen Estados Unidos y Europa, ni desprecia a los árabes con un sentimiento de superioridad como hacen los estadounidenses. Arabia Saudí y los árabes nunca olvidarán a Donald Trump y sus visitas explotadoras. Además, Pekín no es como Washington, que se centra en lo que los árabes consideran su preocupación menos importante, los derechos humanos, por lo que China es un socio cómodo para ellos. Esto es una ventaja a pesar de los objetivos estratégicos de control, pero los árabes, que se supone que lo entienden bien, dicen que se liberarán de la arrogancia del vaquero y verán lo que pasa.

Al firmar la Declaración de Riad, el presidente chino prometió desarrollo para quienes lo necesiten y tecnología para quienes la deseen. Subrayó la soberanía de los Estados firmantes y se abstuvo de utilizar la fuerza o las amenazas contra naciones que ya sufren bombardeos diarios, haciendo hincapié en la centralidad de la causa palestina y exigiendo el fin de las violaciones israelíes. Xi también hizo referencia al papel histórico de la custodia hachemí sobre los santuarios islámicos y cristianos de Jerusalén después de que la bandera palestina ocupara un lugar destacado en la Copa Mundial de la FIFA celebrada en Qatar.

OPINIÓN: ¿Cancelará Bin Salman el acuerdo de su abuelo con Roosevelt?

En cuanto a los derechos humanos, subrayó el rechazo de China a politizar estas cuestiones y a utilizarlas como medio para presionar a los Estados e interferir en sus asuntos internos. Esto convierte a los uigures en China en un asunto interno, junto con todos los presos de conciencia y las minorías marginadas de los países árabes. En cuanto al medio ambiente y el Acuerdo de París, que los árabes consideran un quebradero de cabeza de Occidente contra sus recursos, China hizo hincapié en el crecimiento económico mundial, que está vinculado a la seguridad y disponibilidad de energía. Esto significa que no hay temor para ellos ni preocupación mientras China disponga del veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Todo ello se prometió para alcanzar un objetivo que conducirá a muchas metas. La declaración hacía hincapié en la cooperación mutua para lograr el desarrollo sostenible, la reducción y erradicación de la pobreza y la participación en la Iniciativa china "Belt and Road", que algunos consideran un proyecto de ocupación blanda puesto en marcha por Pekín desde hace aproximadamente una década.

Se trata de un proyecto a largo plazo cuyas esperanzas dependen de las aspiraciones de los firmantes. Existe cierto grado de expectación sobre si la declaración alterará las políticas estadounidenses y occidentales hacia los árabes. Incluso si lo hace, con la posibilidad de que Trump vuelva a la Casa Blanca dentro de un par de años, las cosas podrían cambiar considerablemente a peor.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Arabi21 el 12 de diciembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor del mismo y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónBahréinChinaIrakKuwaitQatarSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines