Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Triunfo para el Día de la Nakba: la ONU corrige un error histórico

Varias personas participan en una manifestación con banderas palestinas en Ramala, Cisjordania, el 15 de mayo de 2022 [Issam Rimawi/Anadolu Agency].

El próximo Día de la Nakba será conmemorado oficialmente por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 15 de mayo de 2023. La decisión de la mayor institución democrática del mundo es significativa, si no un cambio de rumbo.

Durante casi 75 años, la Nakba palestina, la "Catástrofe" provocada por la limpieza étnica de Palestina a manos de las milicias sionistas en 1947-48, ha servido de epicentro de la tragedia palestina, así como de la lucha colectiva palestina por la libertad.

Hace tres décadas, concretamente tras la firma de los Acuerdos de Oslo entre Israel y los dirigentes palestinos en 1993, la Nakba prácticamente dejó de existir como variable política relevante. Se instó a los palestinos a dejar atrás esa fecha y a invertir sus energías y su capital político en un objetivo alternativo y más "práctico", la vuelta a las fronteras de 1967.

Día de la Nakba 1948 - Caricatura [Carlos Latuff/MiddleEastMonitor].

En junio de 1967, Israel ocupó el resto de la Palestina histórica -Jerusalén Este, Cisjordania y Gaza- desencadenando otra oleada de limpieza étnica.

Basándose en estas dos fechas, los animadores occidentales de Oslo dividieron a los palestinos en dos bandos: los "extremistas", que insistían en la centralidad de la Nakba de 1948, y los "moderados", que aceptaron desplazar el centro de gravedad de la historia y la política palestinas a 1967.

Este revisionismo histórico afectó a todos los aspectos de la lucha palestina: dividió ideológica y políticamente a los palestinos; relegó el derecho al retorno de los refugiados palestinos, consagrado en la Resolución 194 de la ONU; libró a Israel de la responsabilidad legal y moral de su violento establecimiento sobre las ruinas de Palestina, y mucho más.

El destacado historiador palestino de la Nakba, Salman Abu Sitta, explicó en una entrevista hace unos años la diferencia entre la llamada política pragmática de Oslo y la lucha colectiva de los palestinos como la diferencia entre "objetivos" y "derechos". Los palestinos "no tienen 'objetivos' ... (sino) derechos", dijo. "... Estos derechos son inalienables; representan la línea roja inferior más allá de la cual no es posible ninguna concesión. Porque hacerlo destruirá su vida".

De hecho, desplazar la centralidad histórica de la narrativa lejos de la Nakba equivale a la propia destrucción de la vida de los refugiados palestinos, como ha quedado trágicamente patente en Gaza, Líbano y Siria en los últimos años.

LEER: La agencia oficial de noticias de la AP trabaja en contra de los intereses palestinos

Mientras los políticos de todas las partes implicadas seguían lamentando el "estancamiento" o incluso la "muerte" del proceso de paz -a menudo culpándose mutuamente de esa supuesta calamidad-, se estaba produciendo un conflicto de otro tipo. Por un lado, los palestinos de a pie, junto con sus historiadores e intelectuales, luchaban por reafirmar la importancia de la Nakba, mientras que los israelíes seguían ignorando casi por completo este acontecimiento que sacudió la tierra, como si no tuviera ninguna importancia para el presente, igualmente trágico.

La "Gran Marcha del Retorno" de Gaza (2018-2019) fue posiblemente la acción palestina colectiva y sostenible más significativa que intentó reorientar a la nueva generación en torno a la fecha de inicio de la tragedia palestina.

Palestinos a lo largo de la frontera entre Gaza e Israel reafirman el 'Derecho al Retorno' y reciben disparos de las IOF - Caricatura [Sabaaneh/MiddleEastMonitor]

Más de 300 personas, en su mayoría de tercera o cuarta generación posterior a la Nakba, fueron asesinadas por francotiradores israelíes en la valla de Gaza por exigir su Derecho al Retorno. Los sangrientos sucesos de aquellos años bastaron para decirnos que los palestinos no han olvidado las raíces de su lucha, como también ilustraron el miedo de Israel a la memoria palestina.

El trabajo de Rosemary Sayigh sobre la exclusión de la Nakba del género del trauma, y también el de Samah Sabawi, demuestran no sólo la complejidad del impacto de la Nakba en la conciencia colectiva palestina, sino también la continua negación -cuando no borrado- de la Nakba de los discursos académicos e históricos.

LEER: Palestina gana el Mundial

"El acontecimiento traumático más significativo de la historia palestina está ausente del 'género del trauma'", escribió Sabawi en el volumen recientemente publicado Nuestra visión de la liberación.

Sayigh argumentó que "la pérdida de reconocimiento de los derechos (de los refugiados palestinos) a la población y al Estado creada por la Nakba ha conducido a una vulnerabilidad excepcional a la violencia", siendo Siria el último ejemplo.

Israel siempre fue consciente de ello. Cuando los dirigentes israelíes aceptaron el paradigma político de Oslo, comprendieron que eliminar la Nakba del discurso político de los dirigentes palestinos constituía una gran victoria para la narrativa israelí.

Gracias a los palestinos de a pie, aquellos que han conservado las llaves y escrituras de sus hogares y tierras originales en la Palestina histórica, la historia se está reescribiendo por fin, volviendo a su forma original y exacta.

Al aprobar la resolución A/77/L.24, que declara el 15 de mayo de 2023 "Día de la Nakba", la Asamblea General de las Naciones Unidas ha corregido un error histórico.

El embajador de Israel ante la ONU, Gilad Erdan, entendió acertadamente la decisión de la ONU como un gran paso hacia la deslegitimación de Israel como ocupante militar de Palestina. "Intenten imaginar a la comunidad internacional conmemorando el Día de la Independencia de su país calificándolo de desastre. Qué vergüenza", afirmó.

LEER: ¿Hasta dónde puede llegar la CPI en la persecución de Israel por sus crímenes en Palestina?

De las declaraciones de Erdan y de otras respuestas de los funcionarios israelíes está ausente el más mínimo indicio de responsabilidad política o incluso moral por la limpieza étnica de más de 530 ciudades y pueblos palestinos y la expulsión de más de 750.000 palestinos, cuyos descendientes se cuentan ahora por millones como refugiados.

Israel no sólo invirtió décadas en anular y borrar la Nakba, sino que también la criminalizó aprobando lo que ahora se conoce como la Ley de la Nakba de 2011.

Pero cuanto más se empeña Israel en esta forma de negacionismo histórico, más duro luchan los palestinos para reclamar sus derechos históricos.

El 15 de mayo de 2023, Día de la Nakba de la ONU, representa el triunfo de la narrativa palestina sobre la de los negacionistas israelíes. Esto significa que la sangre derramada durante la Marcha del Retorno de Gaza no fue en vano, ya que la Nakba y el Derecho al Retorno vuelven a estar ahora en el centro de la historia palestina.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor del mismo y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelPalestinaSmall SlidesUN
Show Comments
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines