Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mohamed Aboul Gheit: una historia de esperanza, talento y libertad periodística

Mohamed Aboul Gheit [arahmanyusuf/Twitter]

El lunes pasado llegó una noticia estremecedora para la mayoría de los periodistas y activistas egipcios: Mohamed Aboul Gheit falleció. El escritor, periodista de investigación y figura simbólica de la revolución del 25 de Enero de 2011, de 34 años, sufría desde hacía unos dos años un virulento cáncer de estómago.

Aboul Gheit nació en 1988 en Assiut, en el sur de Egipto. La escritura y el periodismo representaban el amor absoluto de Aboul Gheit, aunque se licenció en la facultad de Medicina.

Fue detenido durante el levantamiento egipcio de 2011 y, tras su liberación, creó un blog web llamado "Gedaria (Fresco)", donde brilló su talento. Un artículo titulado "Los pobres primero, hijos de perro", publicado en su blog en junio de 2011, llamó la atención sobre su talento. Criticaba a la élite por entrar en conflicto por cuestiones culturales e ideológicas, olvidando las reivindicaciones de los pobres que se sacrificaron durante la revolución sin obtener crédito.

Su escritura erudita le permitió entrar en los periódicos liberales privados egipcios, comenzando su carrera en Al Masry Al Youm y luego en Al Shorouk. Pronto, sus artículos brillaron, ganando el Premio Moustafa Al-Husseiny al mejor artículo de un joven escritor árabe en 2013 por su artículo "Como si nada", sobre las violaciones de la policía egipcia y la necesidad de una reforma.

Un año después, recibió el premio Samir Al-Kasir a la libertad de prensa, otorgado por la Unión Europea, por su artículo "Temporada de muertos vivientes", en el que criticaba la violencia entre los Hermanos Musulmanes y otros opositores egipcios.

Aunque Aboul Gheit no se opuso al golpe militar de 2013, fue perseguido por el nuevo autoritarismo militar que eliminó la libertad de prensa en Egipto. Además, su suegro, el profesor Sayed Ali Shehab, fue detenido y condenado a muerte por unirse a los Hermanos Musulmanes, y Aboul Gheit denunció el autoritarismo y la violencia de Estado.

La nueva autoridad militar de Egipto sucumbió entonces a la fantasía pseudocientífica de un dispositivo para tratar virus, incluidos el VIH y el VHC, inventado por un experto militar. Aboul Gheit investigó la historia, desvelando que el supuesto experto, Ibrahim Abdel Aaty, carece de cualificaciones científicas y fue procesado por pretender ser un profesional médico.

LEER: Un miembro del Parlamento Europeo y un Estado del Golfo son investigados por presuntos sobornos

Meses después, Aboul Gheit huyó a Londres y se incorporó a Al Araby TV. En Londres se convirtió en un notable periodista de investigación internacional, tras años de estudio y formación.

Su documental de investigación "El usuario final", emitido por DW en noviembre de 2018, fue galardonado con el premio Ricardo Ortega, otorgado por la Asociación de Corresponsales de la ONU. La investigación reveló que 10 países occidentales incumplieron la prohibición de armamento en Yemen proporcionando armas a las partes enfrentadas.

Otra recompensa para Aboul Gheit fue el premio Fetisov en 2020, que recibió por su destacada contribución a la paz a través de su investigación en 2019 que cubrió las redes financieras de las Fuerzas de Apoyo Rápido, una milicia formada por el derrocado sudanés Omar Bashir que cometió crímenes de guerra en Darfur y agredió a los manifestantes durante el levantamiento sudanés en 2019.

Aboul Gheit nunca olvidó Egipto, a pesar de las amenazas de persecución de su familia allí, especialmente de su suegro, al que mantuvieron en la cárcel incluso después de que el Tribunal de Casación lo absolviera. Aboul Gheit fundó en los últimos años varias plataformas de verificación de hechos y periodismo de soluciones, como "Matsadaksh" (No creas), que constituyen una rara ventana para una prensa libre en el Egipto de Sisi.

Aboul Gheit fue una figura inspiradora para la intelectualidad egipcia por su compromiso con la libertad y la justicia y su alineamiento con los pobres. Echó una mano a docenas de periodistas egipcios para que encontraran oportunidades de formación y trabajo para desarrollar sus habilidades y establecer una carrera. Mantuvo las mismas distancias con los distintos partidos, pero se ganó el respeto de todos por su profesionalidad, neutralidad y racionalidad.

Aboul Gheit tenía la última esperanza antes de morir, que su suegro saliera de la cárcel en Egipto para estar con su hija, la mujer de Aboul Gheit, que ahora está sola con su hijo huérfano, en el extranjero.

Dos días después de su muerte, el periódico egipcio Dar Al-Shorouk anunció la publicación de su primer libro, titulado "Ya voy, luz".

En su libro, Aboul Gheit relataba su padecimiento de cáncer y su adhesión a la esperanza hasta el último día, y transmitía sus historias de búsqueda de una luz al final del oscuro túnel.

Hoy, sus amigos celebran su primer libro. Sienten el espíritu de Aboul Gheit y su encantadora sonrisa en sus bellas palabras. Su único consuelo es que su amigo, Mohamed Aboul Gheit, ha ido hacia la luz y una vida mejor.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEgipto
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines