Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La visita de Xi y el futuro de Oriente Próximo: ¿qué quiere China de los árabes?

El presidente chino Xi Jinping. [Sefa Karacan/ Anadolu Agency].

El problema de la mayoría de los análisis políticos de los medios de comunicación occidentales es que, por lo general, tienden a ser miopes y se centran sobre todo en variables que interesan directamente a los gobiernos occidentales.

Este tipo de análisis se está aplicando ahora a la comprensión de las actitudes oficiales árabes hacia Rusia, China, la política mundial y los conflictos.

Mientras el presidente chino Xi Jinping se prepara para encabezar una gran delegación que se reunirá con líderes árabes en Arabia Saudí el 9 de diciembre, los medios de comunicación occidentales transmiten una sensación de temor.

La visita del líder chino "se produce con el telón de fondo" de las "tensas relaciones de la Administración Biden tanto con Pekín como con Riad" por diferencias, supuestamente relativas a "los derechos humanos y la invasión rusa de Ucrania", informó Reuters.

La misma línea de razonamiento fue repetida como loros, sin apenas cuestionarla, por muchas otras fuentes de los principales medios de comunicación occidentales, sugiriendo falsamente que los "derechos humanos", junto con otras razones justas, son la principal prioridad de la agenda de la política exterior estadounidense y occidental.

LEER: La "indignación" de la ONU fueron palabras vacías para describir una "cavidad" vacía en Gaza

Y, dado que estos análisis suelen estar moldeados por intereses occidentales, tienden a ser selectivos en la lectura del contexto más amplio. Si uno se basa exclusivamente o en gran medida en la comprensión occidental de los enormes cambios geopolíticos que se están produciendo en todo el mundo, es seguro que será engañado. Los medios de comunicación occidentales nos quieren hacer creer que las firmes posturas políticas adoptadas por los países árabes -neutralidad en caso de guerra, creciente acercamiento a China y Rusia, reducción de la producción de petróleo, etc.- se hacen únicamente para "enviar un mensaje" a Washington, o para castigar a Occidente por intervenir en los asuntos árabes.

Sin embargo, desde una perspectiva más amplia, estas suposiciones son verdades a medias o totalmente falsas. Por ejemplo, la decisión de la OPEP+ de reducir la producción de petróleo el 5 de octubre era la única estrategia razonable a aplicar cuando la demanda de energía del mercado mundial es baja. Además, la neutralidad árabe es un planteamiento igualmente razonable teniendo en cuenta que Washington y sus aliados occidentales no son las únicas fuerzas globales que importan a los árabes. Tampoco es cierto que la creciente afinidad de Oriente Medio con Asia se deba a acontecimientos dramáticos recientes, sino a un proceso que comenzó hace casi dos décadas, concretamente un año después de la invasión estadounidense de Irak.

En 2004, China y la Liga Árabe crearon el Foro de Cooperación China-Estados Árabes.

El CASCF representaba oficialmente al gobierno chino y a los 22 miembros de la Liga Árabe, convirtiéndose en la principal plataforma de coordinación entre China y los árabes. Esto ha dado a China la ventaja de invertir en una estrategia colectiva para desarrollar lazos comerciales, económicos y políticos con todo el mundo árabe. Por otro lado, los árabes también tenían la ventaja de negociar importantes acuerdos económicos con China que podrían beneficiar a varios Estados árabes simultáneamente.

Una advertencia extremadamente importante es que la CASCF se basaba en lo que se conoce como los "Cinco Principios de Coexistencia Pacífica". Basados en las normas westfalianas de la soberanía estatal, los cinco principios parecen fundarse en un paradigma de relaciones exteriores totalmente distinto, en comparación con el enfoque occidental de Oriente Medio y el Sur Global, en general, que se extiende desde los periodos coloniales hasta el neocolonialismo de después de la Segunda Guerra Mundial: respeto mutuo de la "integridad territorial y la soberanía", "no agresión", "no injerencia", etc.

Las relaciones chino-árabes siguen este modelo hasta hoy, con muy pocas desviaciones. Esto valida la afirmación de que las actitudes políticas árabes colectivas hacia China y la visita de Xi a Oriente Medio difícilmente son el resultado de un cambio repentino de políticas derivado de la guerra entre Rusia y Ucrania de los últimos meses.

Sobre el amor y el odio en la Copa del Mundo: Palestina es más que una causa árabe

Esto no quiere decir que las relaciones árabes y chinas con Estados Unidos y Occidente no hayan influido en la naturaleza de la rapidez de los vínculos chino-árabes. De hecho, el modelo chino de "coexistencia pacífica" parece desafiar el modus operandi vigente en Oriente Medio.

En 2021, China anunció proyectos para construir mil escuelas en Irak, una noticia que ocupó un espacio considerable en la cobertura mediática árabe. Lo mismo puede decirse de la creciente influencia económica -no sólo comercial- de China en los países árabes.

La lucrativa Iniciativa china de la Franja y la Ruta, anunciada en 2013, encaja a la perfección en la infraestructura política de los lazos árabe-chinos, construida en años anteriores. Según el diario Asharq Al-Awsat, Riad fue el mayor receptor de inversiones chinas dentro de la BRI durante el primer semestre de 2022.

A partir de marzo, Arabia Saudí acordó en principio vender su petróleo a China utilizando el yuan chino en lugar del dólar estadounidense. Cuando se aplique, esta decisión tendrá repercusiones irreversibles en el mercado mundial, pero también en la situación futura del dólar.

Suponer que estos enormes cambios en la geopolítica mundial son el resultado de la necesidad inmediata de los árabes de "enviar un mensaje" seguirá mermando la capacidad de Occidente de apreciar realmente que los cambios en curso, no sólo en Oriente Medio sino en todo el mundo, forman parte de cambios permanentes en el mapa político mundial. Cuanto antes se dé cuenta Occidente de ello, mejor.

Teniendo en cuenta todo esto, sería injusto -de hecho, erróneo- sugerir que grandes entidades políticas como China y los países árabes en su conjunto están configurando sus agendas de política exterior y, por tanto, jugándose su futuro, en función de reacciones políticas instintivas a la actitud de un único presidente o administración estadounidense.

LEER: En Israel no hay derecha ni izquierda; todos son extremistas

- Ramzy Baroud es periodista, escritor y director de The Palestine Chronicle. Es autor de seis libros. Su último libro, coeditado con Ilan Pappé, es "Our Vision for Liberation: Engaged Palestinian Leaders and Intellectuals Speak out". Otros de sus libros son "Mi padre fue un luchador por la libertad" y "La última tierra". Baroud es investigador senior no residente del Centro para el Islam y Asuntos Globales (CIGA). Su sitio web es www.ramzybaroud.net

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaOriente MedioRegiónSmall Slides
Show Comments
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines