Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La capitulación de Biden ante Bin Salman es un desastre para Palestina

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, es recibido por el príncipe heredero saudí, Mohammed bin Salman, en el Palacio Real de Alsalam en Yeda, Arabia Saudí, el 15 de julio de 2022 [Corte Real de Arabia Saudí - Anadolu Agency].

La monarquía de Arabia Saudí, bajo el liderazgo del príncipe heredero no electo Mohammed Bin Salman, siempre ha sido sospechosa de mantener estrechos vínculos con el Estado colonial que ocupa Palestina. A pesar de los intentos de ocultarlo en el pasado, el subterfugio saudí no ha tenido mucho éxito, tal vez por elección.

La última revelación de la que informa i24NEWS de Israel, que cita comentarios del ministro de Asuntos Exteriores saudí, Adel Al-Jubeir, a favor de la "normalización" con el Estado ocupante, no es, por tanto, una verdadera sorpresa. El medio de comunicación afirma que en una reciente reunión con altos dirigentes judíos estadounidenses, Al-Jubeir "garantizó que la normalización israelo-saudí se producirá en algún momento...". No hay peros que valgan; lo garantiza.

Esto se produce después de una reunión entre funcionarios estadounidenses y Bin Salman en Riad, facilitada por el Washington Institute. Las chocantes pero, de nuevo, poco sorprendentes condiciones o exigencias planteadas por el líder saudí de facto para "normalizarse" con el apartheid israelí no tenían nada que ver con Palestina.

Según el informe, Bin Salman enumeró tres exigencias principales que Estados Unidos debe cumplir como condiciones previas para que Arabia Saudí se adhiera a los Acuerdos de Abraham y normalice los lazos con Israel. Estas exigencias están totalmente relacionadas con la política saudí-estadounidense y no expresan ningún tipo de preocupación por Palestina y su pueblo. En otras palabras, considera conveniente obtener concesiones de Estados Unidos sólo en beneficio de Arabia Saudí; no hay nada en ello para Palestina.

Sin embargo, utilizando a Palestina simplemente como un peón, Bin Salman busca una afirmación de la alianza saudí-estadounidense; suministros de armas al reino; y permitir que Riad tenga un programa nuclear restringido para fines civiles.

LEER: Los orígenes violentos de las IDF y la impunidad de Israel 

Curiosamente, el acuerdo propuesto llega en un momento en el que se cree que las relaciones entre Washington y Riad son tensas. Biden, recordemos, tuvo que comer tarta de la humildad durante su controvertida visita al reino tras haberse comprometido a castigar a Arabia Saudí y a Bin Salman por el asesinato en 2018 de Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul. Un informe de la CIA concluyó que el asesinato de Khashoggi se llevó a cabo con la aprobación de Bin Salman.

Ahora, el gobierno de Biden ha capitulado y sucumbido a las exigencias del líder saudí -que no tienen nada que ver con el "chantaje de la normalización"- al concederle inmunidad judicial por el asesinato del periodista del Washington Post. Al hacerlo, Biden ha conseguido que se desestime una demanda contra Bin Salman en un tribunal estadounidense. Esto es extraño para un país que afirma defender la ley y el orden, porque demuestra que el poder judicial estadounidense se inclina por dictar sentencias políticamente influenciadas en línea con los deseos del presidente de turno. Que la sentencia es incompatible con la justicia lo confirma el hecho de que se concediera la inmunidad a pesar de las creíbles acusaciones de que Bin Salman estaba implicado en el espantoso asesinato.

Así, mientras Al-Jubeir "garantiza" públicamente que se producirá la normalización con Israel, y su jefe Bin Salman enumera sus exigencias para que Estados Unidos las cumpla, aparece un juez estadounidense para recompensar al príncipe heredero con inmunidad soberana. Esto sugiere claramente que Washington ha llegado a un acuerdo por la puerta de atrás para mantener a Riad dentro del eje Estados Unidos-Israel. Bin Salman ha regateado duramente para reposicionar al reino como aliado de Estados Unidos, y está dispuesto a normalizarse con la entidad sionista del apartheid a expensas de las preocupaciones de la comunidad musulmana en general sobre la mezquita de Al Aqsa, la Jerusalén ocupada y la horrenda persecución de los palestinos. La capitulación de Biden es un desastre para la Palestina ocupada y su pueblo oprimido.

Sobre el amor y el odio en la Copa del Mundo: Palestina es más que una causa árabe 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

Iqbal Jassat es investigador en el Media Review Center en Johanesburgo, Sudáfrica.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines