Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Hasta dónde puede llegar la CPI en la persecución de Israel por sus crímenes en Palestina?

Vista exterior de la Corte Penal Internacional (CPI) el 20 de julio de 2018 en La Haya, Países Bajos [Ant Palmer/Getty Images].

El pasado mes de febrero, la Corte Penal Internacional (CPI) declaró que tiene jurisdicción sobre Gaza, la Cisjordania palestina ocupada y Jerusalén Oriental. La oficina del Fiscal, decía el anuncio, el "Gobierno de Palestina" ha aceptado el Estatuto de Roma, que estableció la Corte más de dos décadas antes. Esto significa que el Gobierno de Palestina es ahora miembro de la CPI y acepta, en principio, su jurisdicción.

Este importante avance se produce siete años después de que la Autoridad Palestina pidiera por primera vez a la Corte que investigara los crímenes "en el territorio palestino ocupado, incluido Jerusalén Oriental, desde el 13 de junio de 2014″. En comparación, el mismo Tribunal tardó sólo seis días en empezar a investigar a Rusia por los presuntos crímenes cometidos durante la invasión de Ucrania. La comparación aquí plantea la pregunta: "¿Hasta dónde está dispuesta a llegar la CPI y cuánto tiempo tardará en producir algún resultado sobre Palestina?".

Sincera y pragmáticamente se espera muy poco de cualquier investigación y es probable que la CPI se enfrente a presiones para archivar cualquier acusación penal contra cualquier funcionario militar y político israelí. Es casi seguro que cualquier investigación sobre cualquier brutalidad israelí específica en Palestina, como la última guerra contra Gaza en 2014, conducirá a altos funcionarios israelíes, ya que sigue la cadena de mando.

Dado que Israel y su protector, Estados Unidos, no son miembros de la CPI y ambos se niegan a aceptar o incluso reconocer su jurisdicción, cualquier investigación -por no hablar de acusación- no será fácil. Israel tiene un largo historial de desacato e incumplimiento del derecho internacional, y volver a hacerlo no supone ningún problema.

Los palestinos, como desvalidos, lo saben muy bien, pero han resistido todas las presiones y amenazas de Israel y Estados Unidos para que no sigan adelante con su solicitud de adhesión a la CPI. Y, a pesar de los obstáculos y retrasos, la mera idea de que la CPI investigue a Israel es realmente una gran victoria para los palestinos y sus partidarios.

LEER: La "indignación" de la ONU fueron palabras vacías para describir una "cavidad" vacía en Gaza 

Es la primera vez en las últimas siete décadas que Israel se encuentra, jurídica, moral y políticamente, acorralado. Desde su creación, como Estado independiente en 1948, Israel nunca se ha visto obligado a responder, y mucho menos a pagar el precio de sus prácticas de apartheid y de la matanza diaria de palestinos.

Esto explica la furia israelí a todos los niveles y las presiones y amenazas aplicadas por su financiador, Estados Unidos, a la parte palestina para que se olvide de la CPI. Sin ir más lejos, el mes pasado, el primer ministro israelí saliente, Yair Lapid, afirmó que Israel "no permitirá investigaciones de partes extranjeras" sobre la conducta de su ejército y fuerzas de seguridad acusados de cometer crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. Israel, furioso, ya desairó a su aliado estadounidense cuando Washington anunció que su Departamento de Justicia había abierto investigaciones sobre el asesinato de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, el pasado mes de mayo. El ministro de Defensa israelí calificó la decisión de "grave error". El pasado septiembre, cuatro meses después del asesinato de Shireen, el ejército israelí admitió que uno de sus soldados disparó la bala mortal. Ayer mismo, la cadena Al Yazira, empleadora de Abu Akleh, presentó un expediente solicitando a la CPI que investigue el asesinato.

Es probable que cualquier investigación de la CPI incluya los denominados "asentamientos" israelíes, en constante expansión, que se están convirtiendo en colonias avanzadas destinadas a robar más tierras palestinas, para acabar anexionándolas e incorporándolas a Israel. Todos los asentamientos son ilegales según el derecho internacional e Israel lo sabe, pero sigue construyendo más cada año.

Si Israel es rescatado de la CPI, lo que es difícil pero no imposible, será más difícil para Tel Aviv escapar de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), o Corte Mundial, como se la conoce. En otro golpe jurídico y político a Israel y, con el apoyo de la mayoría de los Estados miembros de la ONU, Palestina se ha anotado otra importante victoria en el ámbito jurídico internacional. 98 países apoyaron la resolución del Comité de Descolonización de la Asamblea General de la ONU, también conocido como Cuarta Comisión, en la que se pedía a la CIJ que se pronunciara sobre la cuestión de la ocupación. Sólo 17 Estados votaron en contra de la Resolución cuando llegó a la Asamblea. Dicha Resolución, aprobada el 10 de noviembre, pregunta al Tribunal Mundial si la ocupación israelí continuada de Cisjordania y Jerusalén Este es efectivamente, dada su larga duración, una anexión, en lugar de una ocupación temporal. Sería escandaloso que la CIJ dijera lo contrario.

LEER: Lo siento, señor Lapid, pero usted y sus soldados necesitan lecciones de moralidad 

De hecho, la CIJ es impotente a la hora de hacer cumplir sus decisiones, al igual que la CPI. Independientemente de lo que decida el Tribunal Mundial, y de cuándo lo haga, la idea de pedir su opinión pone de relieve en última instancia toda la ocupación israelí desde el punto de vista jurídico. No sólo eso, sino que es probable que cualquier sentencia toque cuestiones relacionadas con la Ocupación, como el trato inhumano que sufren los palestinos a manos del ejército israelí, las confiscaciones de tierras y las prácticas de demolición de viviendas. Sin duda, Israel rechazará y condenará cualquier decisión de la CIJ, como ya ha hecho anteriormente. La Corte, en su sentencia de 2014, consideró que el muro israelí, construido en tierra palestina, y todo su "régimen asociado crean un 'hecho consumado' sobre el terreno que bien podría convertirse en permanente", es decir, ¡ilegal!

Cualquier decisión de la CPI y del Tribunal Mundial puede tener pocos beneficios para los palestinos; sin embargo, ganar la batalla legal y de relaciones públicas contra Israel es muy importante. Estas decisiones también ponen al descubierto la mentira de Israel, que lleva décadas diciendo que su ejército, que refuerza la Ocupación, actúa con los más altos niveles de profesionalidad, mientras que la realidad es exactamente la contraria.

A lo largo de los años, todo el ejército y las fuerzas de seguridad israelíes han violado todas las leyes y normas internacionales, incluida la Convención de Ginebra relativa a la protección de las personas bajo ocupación. Nunca ha respetado ninguna resolución del Consejo de Seguridad de la ONU y normalmente no cumple sus obligaciones como potencia ocupante de respetar los derechos humanos, preservar la topografía y la demografía de la tierra bajo su Ocupación. Incluso cambiar los nombres de las calles es una violación de esas obligaciones.

Aunque los crímenes cometidos por Israel, sus soldados y su ejército de colonos están probados más allá de toda duda razonable, el hecho de que organizaciones jurídicas internacionales como la CIJ y la CPI se pronuncien al respecto tiene el efecto de centrar a la comunidad jurídica internacional en el asunto, tras décadas de olvido.

Además, para centrar la opinión pública en Palestina, Argelia está liderando nuevos esfuerzos para que Palestina se convierta en miembro de pleno derecho de la ONU, tal y como se decidió en la cumbre árabe celebrada en Argel el mes pasado. En la actualidad, Palestina es miembro de la ONU sin derecho a voto.

No se espera que ni la CIJ ni la CPI exijan responsabilidades a Israel en un futuro próximo. Sin embargo, la lucha palestina es un largo y doloroso proceso gradual, en el que cada pequeño paso cuenta en un mundo injusto. Plantear cuestiones jurídicas sobre la legitimidad de la ocupación israelí es algo que debería haberse hecho hace tiempo, y ahora es el momento de que el mundo lo haga.

Sobre el amor y el odio en la Copa del Mundo: Palestina es más que una causa árabe 

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónCPIIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines