Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los orígenes violentos de las IDF y la impunidad de Israel

Fuerzas de defensa israelíes en la casa de un prisionero palestino [Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) - Anadolu Agency].

La evaluación de las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF) realizada por el Primer Ministro israelí saliente, Yair Lapid, eliminó por completo sus orígenes paramilitares y la violencia anterior al establecimiento de la empresa colonial de Israel. Israel necesita un "ejército fuerte y disciplinado, con una cadena de mando clara que actúe sólo conforme a la ley", declaró Lapid, tras la evaluación situacional del pasado domingo, a la que asistieron altos mandos militares. "Este es el secreto de nuestra fuerza; esto es lo que forjó el poderío de las IDF", añadió, al tiempo que advertía de que ya no se toleraría el lanzamiento de cohetes desde Gaza.

Los recientes comentarios de Lapid reforzaron sus declaraciones de hace unas semanas, cuando advirtió de que no se permitiría a ninguna entidad extranjera investigar a los soldados implicados en el asesinato de la periodista palestino-estadounidense Shireen Abu Akleh, en referencia a la apertura de una investigación por parte de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos.

LEER: Qatar 2022 ha demostrado que Palestina sigue viva en el corazón de la gente 

La idea de que las FDI necesitan protección es absurda, si se tiene en cuenta que la existencia colonial de Israel depende de la violencia y ha creado una institución tan entrelazada con su sociedad de colonos. En cuanto a la afirmación de Lapid de que la fuerza de las IDF proviene de operar dentro del Estado de Derecho, es mucho más pertinente afirmar que Israel permitió a las IDF la misma impunidad sin precedentes que se permitió a sí mismo. Porque, ¿dónde estaría Israel sin los grupos paramilitares sionistas, entre ellos la Haganah, el Irgun y el Lehi que, tras la Nakba, se incorporaron a las recién creadas IDF en mayo de 1948?

Lo que forjó el poderío de las IDF es el hecho de que la nueva existencia colonial en Palestina necesitaba una institución violenta que la protegiera, y los grupos paramilitares incorporados a las IDF ya habían demostrado su letalidad con su historial de limpieza étnica, atentados terroristas, asesinatos y violencia de los que dan fe incluso los documentos desclasificados israelíes fuertemente redactados. Tras las atrocidades de la Nakba, algunos ministros israelíes pidieron que se establecieran la responsabilidad y la justicia que, dentro de un marco colonial, todavía apesta a recelo porque el colonialismo es una violación en sí mismo, pero la propuesta fue rechazada por el Primer Ministro israelí, David Ben Gurion. En cuanto al llamamiento del ministro para que se investigaran las atrocidades de los paramilitares, se hizo alarde de la fantasía de la moral y el Estado de Derecho de forma muy parecida a como lo está haciendo ahora Lapid.

LEER: En Israel no hay derecha ni izquierda; todos son extremistas 

Mientras la atención sigue centrándose en la violencia de las FDI en Cisjordania ocupada, la comunidad internacional no ha hecho más que expresar su supuesta preocupación y horror por los asesinatos de civiles palestinos a manos de soldados y policías israelíes. El jefe del Departamento de Investigación de Inteligencia Militar de las FDI, el general de brigada Amit Saar, culpó a los palestinos. "Veo a jóvenes que se levantan a las 4 de la mañana sólo para arrojar piedras a los vehículos blindados de las IDF que entran en el pueblo. Es alarmante pensar cuánta rabia se necesita para esto", declaró Saar. Por supuesto, los palestinos no se levantan simplemente para tirar piedras: el contexto colonial se elimina en su totalidad, mientras que a los palestinos se les presenta falsamente como escupidores de un odio que los militares son incapaces de afrontar.

Pero décadas de violencia colonial israelí, más recientemente en colaboración con la Autoridad Palestina, han provocado un cambio en la sociedad palestina. Si sus dirigentes están dispuestos a "esperar", como le gusta afirmar en ocasiones al ministro de Asuntos Exteriores de la AP, Riad Al-Maliki, los palestinos ya no esperan más y su resistencia anticolonial es legítima, incluso dentro de los parámetros del derecho internacional. Por el contrario, la violencia colonial respaldada por Israel a través de las FDI no tiene ningún fundamento moral que justifique su brutal enfoque.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments

MEMO Staff Writer

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines