Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La guerra de Ucrania enciende la carrera armamentística en Oriente Medio

Los bomberos realizan trabajos en un edificio destruido después de que el ataque con misiles de las fuerzas rusas alcanzara un apartamento, donde 7 civiles perdieron la vida, en Mykolaiv, Ucrania, el 11 de noviembre de 2022. [Metin Aktaş - Anadolu News Agency]

La guerra de Ucrania ha ensombrecido la carrera armamentística en Oriente Medio y la ha encendido. Los suministros de armas iraníes a Rusia, las armas turcas e israelíes a Ucrania, y la petición de Alemania a Israel para que le proporcione un sistema de misiles estratégicos Arrow-3, muestran el comienzo de un cambio en el equilibrio de las industrias militares y el mercado del comercio de armas a favor de los países no árabes de Oriente Medio. La guerra de Ucrania ha proporcionado una gran y amplia oportunidad sobre el terreno para probar la eficacia de las nuevas armas, las más importantes de las cuales son los drones y los sistemas de defensa antimisiles.

Sin embargo, el acontecimiento reciente más importante, que podría provocar un cambio en el equilibrio del poder militar regional, lo representa el anuncio de Irán de su éxito en el desarrollo y la fabricación de un misil hipersónico. De ser cierto, sitúa a Irán en un nivel superior al de Israel, que aún se encuentra en la fase de desarrollo de prototipos de este tipo de misiles como parte del programa de cooperación estratégica con la Agencia de Defensa de Misiles de Estados Unidos. La declaración del militar iraní no mencionó la prueba real del misil, pero si Irán realmente fabricara y lanzara con éxito su misil hipersónico, se convertiría en el tercer país del mundo, después de China y Rusia, en hacerlo. El proceso de desarrollo, prueba y producción de misiles hipersónicos se enfrenta a enormes desafíos industriales y tecnológicos, el menor de los cuales es el éxito en la fabricación de un material resistente al calor para la fabricación del cuerpo del misil, que pueda romper los límites de la velocidad del sonido sin quemarse ni fundirse. Hay docenas de otros detalles que plantean retos en el diseño y las pruebas de los misiles hipersónicos, que otros países no han podido resolver, hasta ahora, incluyendo a Israel y Estados Unidos. El Comandante de la Fuerza Aeroespacial de la Guardia Revolucionaria Islámica, Amir Ali Hajizadeh, declaró el 10 de noviembre que el nuevo misil puede penetrar todos los sistemas de defensa aérea conocidos, y es poco probable que se desarrollen aún sistemas para interceptar y destruir estos misiles.

Los misiles hipersónicos son misiles de largo alcance que vuelan a una velocidad superior a cinco veces la del sonido. Pueden golpear y penetrar los sistemas avanzados de defensa aérea, y pueden maniobrar eficazmente dentro y fuera de la atmósfera terrestre. Se distinguen por el hecho de que no vuelan en línea recta y tienen la capacidad de cambiar de dirección hasta que alcanzan el objetivo, una característica que dificulta a los sistemas de defensa aérea existentes su vigilancia, seguimiento, interceptación y destrucción. El Comandante de la Fuerza Aeroespacial dijo que la producción se llevó a cabo utilizando tecnología local. Destacó que la producción de misiles hipersónicos es un gran salto para Irán en el desarrollo de una nueva generación de misiles. Este anuncio se produjo sólo cinco días después de que Irán anunciara su éxito en el lanzamiento de un misil capaz de transportar e impulsar satélites al espacio exterior. El 5 de noviembre, Irán anunció que había ensayado con éxito el lanzamiento suborbital de un lanzador de satélites denominado Ghaem-100, capaz de lanzar al espacio satélites de 80 kg cada uno y que puede orbitar a unos 500 km de la superficie terrestre. Estados Unidos calificó este desarrollo como "un factor de inestabilidad", ya que esta plataforma de lanzamiento móvil puede utilizarse para lanzar armas nucleares. El comandante de la Fuerza de Defensa Aérea del ejército, el general de brigada Ali Reza Sabahi, afirmó que Irán puede vigilar los movimientos en las bases militares de los países hostiles mediante radares con un alcance de miles de kilómetros. Irán también ha presentado un nuevo sistema de defensa aérea Bavar-373 que, según dijo, puede vigilar 100 objetivos simultáneamente, rastrear 60 objetivos y atacar 6 objetivos. Irán afirma que la nueva versión del sistema, desarrollada con tecnología local, es superior al sistema ruso S-400.

LEER: Irán se consolida como una superpotencia en cuestión de drones

Una amenaza para Arabia Saudí

Aunque el desarrollo del programa de misiles iraní puede establecer una especie de equilibrio estratégico de disuasión con Israel, especialmente con la posesión de la tecnología para fabricar armas nucleares, incluso sin iniciar su producción, también supone una amenaza para Arabia Saudí, que va más allá de la mera preocupación por la posibilidad de que Irán adquiera un arma nuclear. Esto se debe a que, con estos misiles, Irán puede alcanzar a su enemigo y golpearlo. Los dirigentes políticos de Teherán creen firmemente en la imposibilidad de establecer una ecuación de seguridad regional en la región, sin que Irán desempeñe un papel fundamental en ella. El presidente iraní, Ebrahim Raisi, dijo el 25 de octubre a los participantes en la 18ª asamblea de la Organización de Agencias de Noticias de Asia-Pacífico (OANA): "A pesar de todas las sanciones y amenazas, somos más fuertes que nunca y estamos en una posición de poder". Subrayó que la fase unipolar en el sistema internacional ha terminado, y que comienza un nuevo capítulo en la historia del mundo, con la aparición de nuevas potencias globales, y que el poder de EEUU en la región está disminuyendo.

Turquía e Israel

La producción de nuevas armas avanzadas, algunas de ellas poco costosas, como los drones, y otras más costosas, como los misiles balísticos, se ha convertido en una nueva característica del desarrollo del poder militar en Oriente Medio. Este desarrollo ha llegado a tal punto que ha convertido a la región en uno de los más importantes canales de suministro de armas en la guerra ruso-ucraniana, ya que Irán está proporcionando a Rusia varios tipos de aviones no tripulados de combate y Shahed, y Turquía está haciendo lo mismo con Ucrania. Tras ellos se encuentra Israel, que actualmente negocia tanto con Estados Unidos como con Alemania para obtener la aprobación estadounidense para suministrar a este país el sistema de misiles Arrow-3 para reforzar sus defensas aéreas, y permitir la liberación de parte de sus reservas de armas y municiones para enviarlas a Ucrania. Washington exige que algunos componentes de las baterías de misiles se fabriquen en Estados Unidos, pero las negociaciones aún no han llegado a buen puerto. El sistema de misiles Arrow-3 es el resultado de la cooperación conjunta entre las Industrias Aeroespaciales de Israel (IAI) y la Agencia de Defensa de Misiles de Estados Unidos (MDA). Se caracteriza por su capacidad de detectar, rastrear e interceptar misiles balísticos hostiles a una altitud de hasta 100 km y un alcance de 2.400 km. La gran ventaja de la que se han beneficiado Turkiye e Irán al suministrar armas a los dos bandos de la guerra de Ucrania, especialmente drones, es que pueden realizar modificaciones en ellos para aumentar sus capacidades tácticas y eliminar los puntos débiles que se descubren durante las operaciones militares, lo que lleva al desarrollo de una nueva generación de ellos. Podemos comprobarlo fácilmente en el caso de Turquía, que en los últimos meses ha hecho grandes progresos en la fabricación de drones, desarrollando sus misiones de combate y fabricando localmente motores avanzados. La empresa Turkish Aerospace Industries Inc. ha anunciado que está trabajando en el diseño de un modelo de dron que se aproxima a la velocidad del sonido (0,7 Mach) y que lo llamará Goksungur (procedente de la palabra turca "Gok" que significa "cielo") o Simsek (palabra turca que significa "trueno"). Espera lanzar su primer vuelo el próximo mes de febrero. Este modelo se especializará en operaciones de fotografía, reconocimiento y apoyo al combate. Además, la empresa que produce los drones Bayraktar también ha conseguido desarrollar una nueva versión del avión de ataque, el TB-3, que está diseñado para despegar desde pistas cortas o desde la cubierta de las embarcaciones. El buque de guerra Anadolu también ha sido diseñado para poder transportar y operar drones. El Anadolu servirá como portador de drones, lo que aumenta la flexibilidad de uso de estas aeronaves en diferentes operaciones. El nuevo buque turco puede transportar entre 30 y 50 drones TB-3 con alas plegables.

La nueva carrera armamentística se caracteriza por el uso de equipos y sistemas militares no tripulados o por control remoto, con poca dependencia de la fuerza humana, para sustituir a los equipos y sistemas pesados, de alto coste y baja tecnología, manejados por humanos. Esta tendencia significa que las compras militares convencionales disminuirán su valor estratégico, con el tiempo, y se convertirán en meras adiciones cuantitativas que son caras y tienen poco retorno. La misma conclusión se aplica a la inversión en industrias militares tradicionales. Después de la guerra de Ucrania, el futuro de las guerras tácticas se encamina hacia una mayor dependencia de los drones, en lugar de los aviones pesados de combate o de bombardeo, y de los pequeños portaaviones ligeros, en lugar de los grandes portaaviones pesados. También habrá una mayor dependencia de las armas térmicas (láseres y ondas electromagnéticas y electroquímicas).

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Al-Quds Al-Arabi el 15 de julio de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaOriente MedioRegiónSmall SlidesTurquíaUcrania

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines