Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

No hay alternativa a la lucha palestina

El miembro de la Knesset de la derecha israelí Itamar ben Gvir y Bezalel Smotrich en la Knesset (parlamento israelí) en Jerusalén, el 15 de noviembre de 2022 [ABIR SULTAN/POOL/AFP via Getty Images].

El primer ministro electo de Israel, Benjamín Netanyahu, no va a permitir que sus aliados de coalición del partido de extrema derecha Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich e Itamar Ben-Gvir, le pongan en aprietos o le superen en cuanto a mostrar su lealtad al proyecto colonial expansionista.

No dejará que se muestren más israelíes que él en cuanto a la expansión, el crecimiento de los asentamientos y la incrustación de la ocupación aún más; o al afirmar que la Cisjordania palestina no es palestina, ni árabe, ni está ocupada, sino que es "Judea y Samaria" y forma parte del Estado colonial sionista de Israel, que tiene una Jerusalén unida como capital colonial. Además, no dejará que sigan adelante con ninguna acción extrema que sugiera que están haciendo algo que él no quiere.

Netanyahu es el "rey de Israel" a los ojos de la comunidad internacional; ha sido primer ministro durante más tiempo que cualquiera de sus predecesores. Quiere poder desempeñar sus funciones sin que Smotrich y Ben-Gvir, o cualquier otro, le pongan en evidencia ante los estadounidenses, los europeos y los Estados árabes que han normalizado sus relaciones con el Estado de ocupación mediante los Acuerdos de Abraham. Él tiene que ser el jefe, no ellos.

LEER: Abbas ya se somete a Netanyahu en silencio

Ha retrasado la formación de su nuevo gobierno para reforzar su posición negociadora con los partidos religiosos de extrema derecha, enviando mensajes al primer ministro saliente, Yair Lapid, líder de Yesh Atid, con 24 escaños en el Parlamento; a Benny Gantz, líder de la lista Campamento del Estado, que cuenta con 14 MK en el Parlamento; y a Avigdor Lieberman, jefe de Yisrael Beiteinu, con seis escaños en la Knesset. El propósito es hacer saber a los líderes del Sionismo Religioso que tiene alternativas si no responden adecuadamente a los intereses comunes que les unen. Sin embargo, lo que es seguro es que no se toma en serio la idea de aliar a su partido Likud con ningún otro, excepto con los que estuvieron con él en la extrema derecha durante la campaña electoral, entre ellos el Sionismo Religioso, el Shas encabezado por Aryeh Deri y el Judaísmo Unido de la Torá, encabezado por Moshe Gafni. Son sus aliados extremistas.

El propio Netanyahu es el epítome del extremismo. Bajo su mandato se han construido y ampliado asentamientos ilegales, se han confiscado tierras palestinas y ha continuado la limpieza étnica con expulsiones, asesinatos, hambre e inestabilidad. La estructura de la Autoridad Palestina se ha ido debilitando gradualmente, de modo que pierde su valor, influencia y cohesión, y refuerza la división política dentro de la sociedad palestina.

Fue Netanyahu quien dijo en la conferencia del Likud, cuando se le criticó por permitir el envío de dinero a Hamás, que "quien esté en contra de un Estado palestino debería estar a favor de transferir fondos a Gaza, porque mantener una separación entre la AP en Cisjordania y Hamás en Gaza ayuda a impedir el establecimiento de un Estado palestino". Nada le gustaría más que ver una Autoridad Palestina en Ramala prisionera de la coordinación de seguridad, y otra autoridad de facto en Gaza, prisionera de la tregua de seguridad.

LEER: La indignación por el ascenso del poder judío no detendrá la descarada deshonestidad sobre Israel

No importa realmente quién dirija el Estado colonial: Netanyahu, Lapid, Gantz, Smotrich o incluso Ben-Gvir; al fin y al cabo son todos iguales. Sólo hay una forma de responder a ellos: la lucha palestina, para la que no hay alternativa.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Addustour el 16 de noviembre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines