Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A Washington sólo le preocupa la ciudadanía estadounidense de Abu Akleh

Shireen Abu Akleh en Jerusalén [Shireennasri:Twitter]

Israel vuelve a estar, aunque temporalmente, en el punto de mira por el asesinato selectivo en mayo de la periodista palestina estadounidense Shireen Abu Akleh. Esto se debe a la revelación de que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos está llevando a cabo una investigación sobre el crimen. En septiembre, tras muchos desmentidos, Israel admitió que había una "alta posibilidad" de que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) hubieran matado a Abu Akleh "accidentalmente". Los testigos han dicho lo contrario, e insisten en que las FDI habían atacado específicamente a los periodistas que informaban desde Jenin, en la Cisjordania ocupada. Las investigaciones de las organizaciones de derechos humanos y los medios de comunicación respetados han corroborado las declaraciones de los testigos.

La responsabilidad penal es algo que Israel quiere eludir, de ahí su reacción a la noticia de que el FBI ha abierto una investigación sobre el crimen de las FDI. Cuando Israel llevó a cabo su propia "investigación", EE.UU. apoyó los resultados y adoptó la narrativa israelí de que Abu Akleh era simplemente una víctima de circunstancias trágicas, en lugar de ser un objetivo deliberado de asesinato.

LEER: Israel no cooperará con el FBI sobre el asesinato de la periodista palestina, declara Gantz

El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó a Israel de que el FBI está llevando a cabo una investigación. Abu Akleh tenía doble nacionalidad, por lo que la legislación estadounidense lo hacía inevitable. Como era de esperar, los funcionarios israelíes han dicho que no cooperarán con el FBI. El ministro de Defensa israelí saliente, Benny Gantz, tuvo el descaro de calificar la investigación de "error", al tiempo que recordaba a Washington que las FDI "han llevado a cabo una investigación profesional e independiente". El hecho de que las FDI investiguen a sus propios soldados es, obviamente, cualquier cosa menos "independiente", aunque para Israel "independencia" significa simplemente que ninguna otra entidad debe interferir en su capacidad de actuar con impunidad.

Israel mata a tiros a la periodista de Al Jazeera, Shireen Abu Akleh, durante la invasión de Yenín - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

El primer ministro Yair Lapid repitió los mismos argumentos erróneos sobre que las FDI son un "ejército basado en la moral y los valores", al tiempo que insistió en que la institución investiga a fondo los "incidentes aberrantes". Lapid defendió la versión israelí de que el soldado de las FDI que mató a Abu Akleh se estaba defendiendo de supuestos disparos terroristas. "No abandonaremos a los soldados de las FDI a las investigaciones extranjeras, y nuestra enérgica protesta se ha transmitido a los estadounidenses a los niveles adecuados", insistió.

Abu Akleh era ciudadano estadounidense, lo que da a Washington la posibilidad de abrir una investigación sobre el asesinato. Sin embargo, la investigación penal está contaminada por la alianza política entre Estados Unidos e Israel. Para Estados Unidos, la investigación sólo se lleva a cabo por la nacionalidad de Abu Akleh; otros palestinos asesinados por Israel no atraen la atención de Estados Unidos. Por tanto, dentro del marco político más amplio, hay que reconocer que la identidad palestina de Abu Akleh no preocupa a Washington. Según Axios, la Casa Blanca y el Departamento de Estado de EE.UU. no estaban detrás de la decisión del FBI de abrir una investigación, lo que indicaría que el gobierno de EE.UU. busca dejar intacta la violencia colonial de Israel como estrategia política.

LEER: El asesinato selectivo de palestinos es el próximo crimen israelí a normalizar

La negativa de Israel a cooperar no es nada nuevo, pero hay que destacar que EE.UU. ha optado por centrarse en la responsabilidad penal mientras elimina la política colonial que dio lugar al asesinato de Abu Akleh. La investigación se basa en la ciudadanía estadounidense, no en la palestina, lo que significa que Abu Akleh habría sido sólo otro nombre olvidado si no fuera porque tiene doble nacionalidad. Está claro que EE.UU. establecerá sus límites en lo que respecta a la investigación del asesinato selectivo de Abu Akleh por parte de las FDI, y otros palestinos quedarán fuera de los parámetros establecidos, dejando a la empresa colono-colonial libre para seguir expandiéndose por la tierra de la Palestina ocupada y matando palestinos con impunidad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEEUUIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines