Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Reino Unido y Francia discuten sobre quién debe rescatar el barco que se hunde mientras 27 personas se ahogan en el Canal de la Mancha

La embarcación Defender de la Fuerza de Fronteras escoltó a 60 migrantes de vuelta a Dover tras haber sido rescatados en el Canal de la Mancha el 24 de junio de 2022 [Stuart Brock/Anadolu Agency].

Los registros de llamadas hechos públicos por Francia han revelado que las autoridades francesas y británicas ignoraron varias veces las peticiones de ayuda cuando la embarcación que transportaba solicitantes de asilo tuvo dificultades al cruzar el Canal de la Mancha a finales del año pasado.

En la madrugada del 24 de noviembre de 2021, al menos 27 personas se ahogaron cuando Francia y el Reino Unido se repartieron la responsabilidad del rescate de la embarcación.

Los registros de llamadas se revelaron en The Crossing, un documental de la ITV sobre el peor desastre humanitario en 30 años en el Canal de la Mancha.

Según el documental, el gobierno británico se ha negado hasta ahora a dar información sobre lo ocurrido esa noche.

A la 1.48 de la madrugada empezó a entrar agua en el bote, se paró el motor y empezó a desinflarse. Tres minutos después, los pasajeros a bordo llamaron por primera vez a los guardacostas franceses. Les dijeron que la ayuda estaba en camino.

"Algunos llamaban continuamente a la policía francesa; otros llamaban sin parar al Reino Unido. La policía francesa les dijo que estaban en aguas del Reino Unido, por lo que no se les permitía ayudar", dijo un familiar de una de las víctimas.

"La policía del Reino Unido dijo que esperaran y que acudirían al lugar". Los pasajeros a bordo creían que alguien iba a por ellos, pero nadie acudió.

LEER: Sunak dice que su "prioridad más urgente" es impedir que las pateras crucen el Canal de la Mancha

A las 2.33 horas, tras varias llamadas de los pasajeros a las autoridades francesas e inglesas, Francia comunicó a las personas a bordo que estaban en aguas británicas y que debían llamar al 999.

Uno de los dos supervivientes, el refugiado somalí Issa Mohammed, declaró a ITV que no podían ver por dónde entraba el agua porque el barco estaba muy lleno.

"Pedimos a la gente que vaciara su agua potable y utilizara botellas para ayudar a vaciar el barco", dijo.

"La gente estaba llamando al número de emergencia desde ocho teléfonos diferentes. Les dijimos que teníamos niños y familias a bordo, y que necesitábamos ayuda para salvar nuestras vidas".

Migrantes irregulares rechazados - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Las autoridades francesas y británicas siguieron discutiendo entre ellas sobre de quién era la responsabilidad del barco, según los documentos filtrados en el programa, y los británicos dijeron en un momento dado que el tono de llamada de una de las llamadas de socorro indicaba que el barco estaba en aguas francesas.

En otra llamada, 12 minutos después de que se les dijera por primera vez que llamaran a los servicios de emergencia británicos, se volvió a decir a los pasajeros que llamaran al 999 y, a pesar del sonido de los gritos de fondo, se les dijo una vez más que llamaran al 999.

A las tres de la madrugada el barco volcó y algunos de los pasajeros comenzaron a ahogarse. "Sí, pero está usted en aguas inglesas, señor", dicen las autoridades francesas cuando uno de los pasajeros le dice que las personas a bordo están en el agua.

A las 4.16 horas, un pasajero vuelve a llamar y dice que "la gente está en el agua y se acabó" y pide un helicóptero porque la gente está muriendo.

Poco después de las 4.30 horas, los guardacostas franceses cierran su registro de llamadas de incidentes suponiendo que el Reino Unido se estaba ocupando del rescate, pero no es así.

Los pasajeros a bordo que no se habían ahogado murieron por exposición, uno a uno.

LEER: Miss Etiopía describe la "terrible experiencia" para llegar al Reino Unido

Doce horas después de esa primera llamada a los guardacostas franceses, un pescador francés informó de que había visto cadáveres flotando en el Canal de la Mancha y una pequeña embarcación inservible y desinflada en las cercanías, y las autoridades francesas finalmente emitieron una llamada de socorro.

Entre las 27 personas fallecidas se encuentra una estudiante kurda del norte de Irak de 24 años, Maryam Nuri Mohamed Amin, que intentaba reunirse con su prometido en el Reino Unido.

Al menos cuatro cadáveres siguen desaparecidos, entre ellos el de Twana Mohammed, de 18 años, también procedente de la región del Kurdistán, en el norte de Irak. Las víctimas conocidas son de Irak, Egipto, Irán, Afganistán, Etiopía y Somalia.

El experto marítimo Matthew Schanck, contratado por los abogados de las víctimas, dijo a The Crossing que durante la mayor parte del tiempo el barco estuvo en aguas del Reino Unido.

"El hecho es que más de 30 personas quedaron en medio de la vía marítima más transitada del mundo, pereciendo lentamente una a una, y no pasó casi nada", dijo Schanck.

Este año, más de 40.000 personas han cruzado el Canal de la Mancha en pateras, muchas de ellas procedentes de Afganistán, Irak e Irán.

Cada año desde 2018, el número de personas que cruzan el Canal de la Mancha en pateras casi se ha duplicado.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaRegiónReino UnidoSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines