Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu vuelve con un nuevo look

Benjamin Netanyahu durante un acto de campaña en Tel Aviv, Israel, el 30 de octubre de 2022 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

La victoria de la extrema derecha en las elecciones israelíes no es sorprendente. El Estado de ocupación es racista y extremista en su fundación desde su usurpación de la tierra árabe de Palestina. Sólo fue una sorpresa y una gran conmoción para muchos laicos que temían el peligro de la dominación de las fuerzas de la extrema derecha religiosa y de llevar a la sociedad sionista a la era premoderna.

Algunos se detuvieron cuando el bando de Netanyahu ganó 64 escaños, y gritaron que el gobierno sería un gobierno de extrema derecha e ignoraron que la oposición también sería de la derecha radical. El poder de la derecha no se limita al campo de Netanyahu. De hecho, el poder de la derecha sionista va mucho más allá, ya que hay 12 diputados de extrema derecha más extremos que Netanyahu. El partido de extrema derecha "Yisrael Beitenu", dirigido por Avigdor Lieberman, antiguo aliado de Netanyahu y actual opositor, obtuvo seis escaños en las elecciones. Otros seis diputados de derechas pertenecen al partido "Hay un futuro" de Yair Lapid y al Partido de la Resistencia de Israel", dirigido por Benny Gantz. Por tanto, el número de diputados afiliados a la derecha es de 76, frente a los 36 de la izquierda y el centro fragmentado entre los miembros del nuevo Parlamento. Esto indica que el poder de la derecha en Israel supera los dos tercios.

Las elecciones israelíes y el regreso de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Así pues, Netanyahu volverá con un aspecto nuevo, más fuerte y sólido. La oposición que tiene enfrente también es del ala wight, y pueden enfrentarse para proponer ideas y posiciones más extremas y racistas. Esto no es extraño para Netanyahu, ya que fue educado en casa por su padre, el historiador sionista de derechas, Benzion Netanyahu, que se opuso a la política de Begin y al tratado de paz con Egipto que firmó con el difunto presidente Anwar Sadat, y a la retirada de la tierra del Sinaí, que considera tierra israelí donde Dios habló a Moisés desde el monte Sinaí.

Benjamin Netanyahu es ideológico hasta la médula y tiene una sólida ideología política. Cree que la tierra de Palestina es puramente israelí y que es un derecho del pueblo israelí. Cree que la existencia del Estado de ocupación está vinculada a su absoluta superioridad militar y que sus vecinos árabes deben temerlo. Adopta la teoría de Jabotinsky, que sugiere que los árabes no aceptarán a Israel hasta que se den cuenta de la imposibilidad de derrotarlo y eliminarlo. Esto se desprende de lo que dijo al firmar los acuerdos de paz con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, o lo que él llamó los Acuerdos de Abraham, que son "una paz basada en la lógica del poder".

LEER: La indignación por el ascenso del poder judío no detendrá la descarada deshonestidad sobre Israel

Netanyahu sueña con que su nombre se inscriba en lo alto del registro de los líderes sionistas históricos y, quizás sobre todo, de los nombres sionistas que contribuyeron a la realización y al éxito del proyecto sionista desde su fundación, es decir, por encima de Ben Gurion, el propio fundador del Estado sionista. Este es el caso de Netanyahu, sobre todo porque fue él quien promulgó la ley del Estado judío. Su estrategia se basa en una visión puramente sionista, como la de la mayoría de los dirigentes sionistas, y aspira a expandirse en toda la Palestina histórica y también en los países árabes vecinos; tenía la intención de presentar un proyecto de anexión de Cisjordania y del valle del Jordán a la Knesset el próximo mes de julio, antes de la caída de su gobierno, y me pregunté, en su momento, en un artículo anterior sobre esto, si Netanyahu sería capaz de lograr esta anexión, que Ben Gurión no pudo conseguir.

Cuando era primer ministro, Netanyahu consiguió logros -o más bien, ganancias- para Israel, como el cambio de la Constitución y de las leyes que afirman el nacionalismo judío en Israel, la legalización de los asentamientos, el reconocimiento por parte de Estados Unidos de Jerusalén como capital unificada del Estado de ocupación y el traslado de la embajada estadounidense a ella, su reconocimiento de la anexión de los Altos del Golán sirios durante su mandato, y su firma de acuerdos de normalización con algunos países árabes. Las enormes sumas de dinero que aportaron llenaron las arcas israelíes y pagaron el déficit presupuestario derivado de la pandemia mundial, a pesar de ser la única nación del mundo cuyo pueblo ha sido totalmente vacunado. Tampoco hay que olvidar que fue el primer Primer Ministro remitido a la justicia por cargos de corrupción y que se enfrenta a un juicio penal durante su mandato.

El escritor de Yedioth Ahronoth, Moran Azoulay, dice que, ante la euforia de la victoria en las elecciones, nadie ve las diferencias entre los partidos, pero los partidos "Sionista Religioso" y "Otzma Yehudit" son más de derechas que Netanyahu, y pueden desafiarle y causarle disputas a causa de los puestos de asentamiento. El propio Netanyahu prometió organizar el Movimiento de Jóvenes de la Colina que trabaja en Cisjordania y que está causando indignación internacional, por lo que aún no está claro el margen de maniobra que tiene Netanyahu con sus aliados de derechas. Sobre todo porque el gobierno debe formarse antes del 15 de noviembre, y también por las grandes exigencias de sus aliados en las carteras ministeriales, especialmente el Ministerio de Defensa, al que Netanyahu definitivamente no renunciará, es difícil anunciar el nuevo gobierno en este corto plazo.

LEER: ¿Quién va a detener la locura de los ministros extremistas del próximo gobierno israelí?

El escritor israelí Tal Lev afirma en el diario Maariv que la victoria de Netanyahu y del bloque de derechas en las elecciones le permite formar un gobierno de derechas sin necesidad de asociarse con los partidos del bloque de la oposición. Esto pone el foco en la cuestión del cargo de ministro de Defensa y es probable que Netanyahu se esfuerce por mantener la cartera de Defensa, pero se espera que el gran poder político que las fuerzas religiosas ganaron en las elecciones lo desafíe.

Por otra parte, si Netanyahu insiste en hacerse con la cartera de Defensa, hay una ley que establece que una persona no puede ser ministro con acusaciones públicas, y esto se aplica a Netanyahu.

Los próximos días mostrarán cómo Netanyahu logrará superar los obstáculos que le esperan como consecuencia de las diferencias en el reparto de las carteras ministeriales, no sólo dentro de su campo de la derecha, sino también dentro del propio partido Likud.

¿Será sólo la corrupción lo que haga caer a Netanyahu o habrá otros motivos?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines