Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos son nativos americanos, no "pieles rojas"

Un niño sostiene banderas palestinas durante un evento en Rafah, Gaza, el 09 de agosto de 2022. [Abed Rahim Khatib - Anadolu Agency]

En una reciente conferencia en Estambul que reunió a muchos académicos y activistas palestinos para debatir la búsqueda de una narrativa común, un miembro del público declaró al final de una breve pero ardiente intervención: "no somos pieles rojas".

La referencia era relativamente antigua. Se atribuyó al ex líder palestino Yasser Arafat durante una entrevista en su oficina de Ramallah, donde fue confinado a la fuerza y rodeado por los militares israelíes que habían vuelto a invadir la populosa ciudad palestina. El jefe de la OLP y presidente de la Autoridad Palestina dijo que, a pesar del intento de Israel de erradicar al pueblo palestino, éste se mantiene firme. "[Israel ha] fracasado en su intento de aniquilarnos", dijo Arafat. "No somos pieles rojas".

Aunque la intención de Arafat no era degradar o insultar a las comunidades nativas americanas, la declaración, a menudo sacada de contexto, apenas refleja la profunda solidaridad entre los palestinos y las luchas de liberación nacional, incluidas las luchas indígenas de todo el mundo. Irónicamente, Arafat, más que ningún otro líder palestino, forjó vínculos con numerosas comunidades del Sur Global y de todo el mundo. Una generación de activistas vinculó a Arafat con su conciencia inicial, y luego con su participación en los movimientos de solidaridad con Palestina.

Lo que me sorprendió es que el comentario de que los palestinos no eran "pieles rojas" en Estambul se citó repetidamente y, de vez en cuando, provocó el aplauso del público. Esto sólo cesó cuando el convocante de la conferencia, un reputado profesor palestino, declaró frustrado: "No son ni 'rojos' ni indios". Efectivamente, no lo son. En realidad, son los aliados naturales del pueblo palestino, como numerosas comunidades indígenas, que han apoyado activamente su lucha por la libertad.

LEER: El rugido de la Guarida de los Leones

El aparentemente simple incidente o la mala elección de las palabras, sin embargo, representa un desafío mucho mayor al que se enfrentan los palestinos en su intento de reanimar un nuevo discurso sobre la liberación palestina que ya no sea rehén del lenguaje autocomplaciente de las élites de la AP en Ramala.

Durante varios años, una nueva generación de palestinos ha estado luchando en dos frentes diferentes: contra la ocupación militar y el apartheid de Israel, por un lado, y la represión de la AP, por otro. Para que esta generación logre recuperar la lucha por la justicia, también debe reclamar un discurso unificador, no sólo para volver a conectar a sus propias comunidades fragmentadas a lo largo de la Palestina histórica, sino también para restablecer líneas de comunicación solidaria en todo el mundo.

Digo "restablecer", porque Palestina fue un denominador común entre muchas luchas nacionales e indígenas del Sur Global. Esto no fue un resultado aleatorio. A lo largo de los años 50, 60 y 70 se libraron feroces guerras de liberación en todos los continentes, que en la mayoría de los casos condujeron a la derrota de las potencias coloniales tradicionales y, en casos como los de Cuba, Vietnam y Argelia, a una verdadera descolonización. Siendo Palestina un caso agravado por el imperialismo occidental y el colonialismo sionista, la causa palestina fue abrazada por numerosas luchas nacionales. Fue, y sigue siendo, un ejemplo crudo de limpieza étnica, genocidio, apartheid e hipocresía apoyados por Occidente, así como de una resistencia indígena impresionante.

Las facciones, intelectuales y activistas de la OLP eran conocidos y respetados en todo el mundo como embajadores de la causa palestina. Tres años después de su asesinato a manos de la agencia de espionaje israelí Mossad en un atentado con coche bomba en Beirut, el novelista palestino Ghassan Kanafani fue galardonado a título póstumo con el Premio Anual de Literatura Lotus de la Unión de Escritores de Asia y África, como muestra de la lucha común entre los pueblos de ambos continentes. Palestina no sólo ha servido de conexión física entre Asia y África, sino también de conexión intelectual y solidaria.

Los países árabes, que también lucharon en sus propias y dolorosas pero heroicas guerras de liberación nacional, desempeñaron un papel importante en la centralidad de Palestina en los discursos políticos de los países africanos y asiáticos. Muchos países no árabes apoyaron las causas colectivas árabes, especialmente la de Palestina, en la ONU; impulsaron el aislamiento de Israel y apoyaron los boicots árabes; e incluso acogieron oficinas y combatientes de la OLP. Cuando los gobiernos árabes empezaron a cambiar sus prioridades políticas, estas naciones, lamentablemente pero sin sorpresa, siguieron su ejemplo.

LEER: Los palestinos necesitan equilibrio en sus alianzas internacionales

Los enormes cambios geopolíticos que se produjeron tras la Guerra Fría, a favor del campo occidental liderado por Estados Unidos, tuvieron un impacto profundo y negativo en las relaciones de Palestina con los Estados árabes y el resto del mundo. También dividió a los palestinos, localizando la lucha palestina en un proceso que parecía estar determinado y definido principalmente por Israel. Gaza fue sometida a un asedio aparentemente permanente; Cisjordania fue dividida por numerosos asentamientos judíos ilegales, el muro del apartheid y los puestos de control militares; Jerusalén fue engullida en su totalidad; y los palestinos en Israel se convirtieron en víctimas de un estado policial que se define principalmente por motivos raciales.

Abandonados por el mundo y por sus propios dirigentes, oprimidos por Israel y desconcertados por acontecimientos notables que escapaban a su control, algunos palestinos se volvieron unos contra otros. Esta fue la época del faccionalismo. Sin embargo, el faccionalismo palestino es más grande que Fatah y Hamás, Ramallah y Gaza. Igualmente peligrosos para la política interesada son los numerosos discursos provisionales que propugnaba, no regidos por ninguna estrategia colectiva ni por una narrativa nacional inclusiva.

Cuando la OLP fue expulsada del Líbano tras la invasión israelí y la mortífera guerra de la década de 1980, la naturaleza de la lucha palestina se transformó. Con sede en Túnez, la OLP ya no podía presentarse como líder de un movimiento de liberación en ningún sentido práctico. Los Acuerdos de Oslo de 1993 fueron el resultado de este exilio político y de la posterior marginación. También acentuaron una tendencia existente en la que una verdadera guerra de liberación se convirtió en una forma corporativa de liberación, en un hambre de fondos, en un falso estatus y, lo que es peor, en una rendición negociada.

Todo esto es ya conocido y reconocido por muchos palestinos. Sin embargo, es menos discutido que casi cuarenta años de este proceso han dejado a los palestinos con un discurso político diferente al que existía durante décadas antes de Oslo.

Sin duda, los palestinos son conscientes de la necesidad de un nuevo lenguaje de liberación -y liberado-. No es una tarea fácil, ni un proceso generado al azar. El adoctrinamiento resultante de la cultura de Oslo, el lenguaje faccioso, el discurso político provinciano de varias comunidades palestinas, dejó a los palestinos con herramientas limitadas para expresar las prioridades de la nueva era. La unidad no es un documento político. Tampoco lo es la solidaridad internacional. Es un proceso que se plasma en un lenguaje que debe hablarse de forma colectiva, implacable y audaz. En este nuevo lenguaje, los palestinos son nativos americanos, no "indios rojos"; no por su supuesta propensión a ser "aniquilados", sino por su orgullo, su resistencia y su continua búsqueda de igualdad y justicia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall SlidesTurquía
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines