Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los palestinos necesitan algo más que las palabras vacías de Blinken

El secretario estadounidense Anthony Blinken en California, Estados Unidos, el 17 de octubre de 2022 [Tayfun Coşkun/Anadolu Agency].

Con el regreso de Benjamin Netanyahu del Likud como primer ministro israelí, el secretario de Estado estadounidense Antony Blinken habló con el líder de la Autoridad Palestina Mahmoud Abbas, soltando otra ronda de retórica inútil sobre la mejora de la calidad de vida de los palestinos y, por supuesto, reafirmando la adhesión de Washington al -seguramente difunto- paradigma de los dos estados. Según el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price, la llamada de Blinken al primer ministro israelí saliente, Yair Lapid, fue muy similar a lo que se le dijo a Abbas en relación con la disminución de las "crecientes tensiones" en la Cisjordania ocupada. Por supuesto, a pesar de la redacción similar, la expectativa clara es que los palestinos reciban la culpa e Israel goce de impunidad. Es lo de siempre.

Se prevé que el gobierno de Netanyahu sea el más ultraderechista que haya tenido nunca Israel. Esto significa que los palestinos pueden esperar graves repercusiones con Itamar Ben-Gvir, líder del partido de extrema derecha Otzma Yehudit, propulsado a un probable nombramiento ministerial tras las elecciones generales de la semana pasada. En una llamada a Netanyahu, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, le aseguró el "incuestionable" compromiso de Estados Unidos con Israel y la esperanza de "más acuerdos de paz históricos", un guiño a la ampliación de los Acuerdos de Abraham.

Las elecciones israelíes y el regreso de Netanyahu - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Las rutinarias garantías de la administración Biden contrastan con las pérdidas que los palestinos siguen sufriendo como consecuencia de la inherente inclinación de la política exterior estadounidense hacia Israel. Si bien Estados Unidos parece hasta ahora receloso de la cooperación política con alguien tan extremista como Ben-Gvir, la influencia de este último no disminuirá solo por la probable marginación de Washington.

Netanyahu y el ex presidente estadounidense Donald Trump dejaron un legado que ha sido normalizado por la comunidad internacional. Los acuerdos de normalización con algunos Estados árabes son el nuevo barniz de respetabilidad tras el que Israel puede perfeccionar su capacidad de actuar con impunidad. Mientras tanto, la conexión entre el Estado y la violencia de los colonos -un elemento permanente del colonialismo israelí- se ampliará en el próximo gobierno. La comunidad internacional, por supuesto, hará la vista gorda, como ha hecho a lo largo de las décadas. La anexión, que la administración Trump advirtió en repetidas ocasiones que estaba simplemente suspendida y no cancelada del todo, posiblemente volverá con más fuerza con las incursiones políticas que ha hecho la extrema derecha en Israel.

OPINIÓN: La cumbre de "unidad" de la Liga Árabe sólo acentuó las divisiones árabes

Con la victoria de Netanyahu, los colonos esperan una aceleración de la expansión colonial del Estado del apartheid. Aunque los Acuerdos de Abraham se han atribuido erróneamente a la prevención de la anexión, es más probable que los acuerdos proporcionen suficientes incentivos económicos para que los gobiernos hagan la vista gorda a la anexión de facto que surge de los asentamientos ilegales y coloniales de Israel y de la infraestructura de ocupación que los sustenta. El compromiso de dos Estados, alabado por Abbas a pesar de estar obsoleto, ya no forma parte de la retórica oficial israelí. El guiño de Lapid hacia el paradigma en la Asamblea General de la ONU este año no tenía ningún valor entonces, y tiene mucho menos ahora, no sólo porque la comunidad internacional no tiene ninguna intención de cumplir con sus movimientos diplomáticos, sino también porque Netanyahu se aseguró durante sus anteriores mandatos de que Palestina es una consideración secundaria en cualquier acuerdo con los países árabes.

Las garantías de Blinken a Abbas son, como mínimo, inútiles; palabras vacías. Los palestinos se enfrentarán a un gobierno que, con toda probabilidad, se mostrará más proclive a marginarlos y eliminarlos, pero Blinken sólo es capaz de hablar de mejorar la seguridad y la libertad de los palestinos. Es un círculo que nunca podrá cuadrarse. Los palestinos no tienen ni seguridad ni libertad como resultado de la existencia colonial de Israel. Me pregunto cuánto tiempo tardará Estados Unidos en renegar de su retórica en beneficio de la falsa narrativa de seguridad de Israel bajo el nuevo régimen de extrema derecha de Netanyahu.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines