Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Conoce al fotógrafo egipcio que se siente como en casa entre la fauna salvaje de Kenia

El fotógrafo egipcio de naturaleza Abdelrahman Hassanein

Durante casi 300 días al año, los compañeros de trabajo de Abdelrahman Hassanein son leones, guepardos, búfalos y elefantes. Para él no hay un escritorio, un ordenador y colegas dedicados a un trabajo mundano. En su lugar, este naturalista y fotógrafo egipcio de 39 años es el director de los safaris en el Talek Bush Camp de Kenia, y suele hacer compañía a los animales que observa.

"Me cautivó la vida salvaje mucho antes de la era de Internet", me dijo Hassanein. "Desde muy pequeño, veía documentales y dibujos animados relacionados con la fauna y África en cintas de vídeo VHS que mi padre traía a casa". Ahora su trabajo aparece en National Geographic, la BBC, Lonely Planet y Forbes, entre otros. Dice que siempre prefiere la compañía de los animales a la de los seres humanos.

Con sede en la Reserva Nacional de Masai Mara, de 579 kilómetros cuadrados, que conecta con el Serengeti al otro lado de la frontera en Tanzania, el Talek Bush Camp fue fundado en 2017 por un amigo cercano. Se unió al equipo para organizar los safaris y el alojamiento de los visitantes.

El fotógrafo egipcio de fauna salvaje Abdelrahman Hassanein dedica su tiempo a capturar imágenes de búfalos africanos en Kenia [Abdelrahman Hassanein].

"El campamento está situado cerca del río Talek, uno de los principales de la reserva", dice Hassanein, "aunque es como un arroyo durante la mayor parte del año, lo que permite que todo tipo de animales merodeen".

No tiene un papel fijo porque hay mucho que hacer. "A veces soy gestor o guía turístico, o incluso conductor a veces. Al estar rodeado de tanta fauna emocionante, es imposible aburrirse aquí o no tener nada que hacer".

Al pasar tanto tiempo en la naturaleza, aprende algo nuevo cada día. "Los leones macho son mis favoritos por sus características únicas. Siempre pensé que eran perezosos en comparación con las hembras, pero desde que empecé a trabajar aquí me he dado cuenta de que pasan mucho tiempo patrullando por la noche para defender su territorio". La pérdida de una leona podría reducir las posibilidades de éxito en la caza, añadió, pero la pérdida de un macho dominante podría destruir la manada.

Primer plano de un león [Abdelrahman Hassanein].

Nacido y criado en Fayoum, un oasis situado a unos 100 kilómetros al suroeste de El Cairo, Hassanein se enriqueció con la biodiversidad y el entorno paisajístico, especialmente con las aves migratorias que llegan de Europa y Asia para anidar. "Fayoum es un refugio para las aves. Emigran al oasis por la exuberante vegetación y las aguas del lago Quarun, el mayor lago de agua salada de Egipto. Es hermoso observarlo".

Inspirado por la vida salvaje que ha observado desde que era un niño, su pasión por capturar su belleza comenzó con bocetos. Luego se hizo con una cámara y empezó a documentar digitalmente las criaturas que veía.

Tras licenciarse en Literatura Inglesa en la Universidad de El Cairo, Hassanein se estableció en un trabajo de oficina en Qatar con un buen sueldo que le permitía viajar. "Mis primeras vacaciones fueron en el Serengeti, en Tanzania. Cumplí un sueño de la infancia. No pasó mucho tiempo hasta que decidí dejar mi trabajo de oficina y estar en la naturaleza a tiempo completo. Un mes al año no era suficiente para mí".

Un leopardo lleva a su bebé en Kenia [Abdelrahman Hassanein].

Lleva cinco años instalado en Kenia, y poco a poco se ha convertido en una especie de superhombre de la vida salvaje. Desde agacharse junto a los ríos para fotografiar a los cocodrilos hasta ver a los guepardos cazando y dándose un festín con las gacelas a pocos pasos, pasando por observar en silencio cómo las cebras se pelean entre sí, su carrera ha sido una serie de aventuras, algunas de las cuales, inevitablemente, han supuesto un riesgo para la vida y la integridad física.

"Una noche oscura y lluviosa, volvía a mi tienda sin mi linterna y me topé con algo que empezó a morderme", cuenta. "Sentí la pierna como si estuviera en llamas. Cuando me giré para ver qué era, un hipopótamo corrió exactamente hacia el mismo lugar por el que yo debía pasar. Fue una noche aterradora". Las picaduras, añadió, eran de hormigas africanas. "Los hipopótamos, por cierto, son los responsables de más muertes humanas en África que cualquier otro animal salvaje".

A pesar de un estilo de vida tan emocionante, Hassanein aprecia unos minutos de paz y tranquilidad. Su momento favorito del día es cuando puede ir a una parte aislada del campamento, lejos de los lugares turísticos, para recuperar el aliento y dejar que la belleza del lugar se hunda. Es entonces, dice, cuando se acuerda de las maravillas que hay en la naturaleza. "La gente debería empezar a dar prioridad a estos momentos".

LEER: Una popular modelo francesa se convierte al Islam

Y la naturaleza sigue siendo capaz de ofrecer algunas experiencias asombrosas, incluso para alguien que pasa la mayor parte de su vida en el monte. "Ver parir a una jirafa fue magnífico. También lo fue seguir las aventuras diarias de una leopardo llamada Luluka y su hija Jilime. Vi nacer a Jilime en septiembre de 2020, y seguí a madre e hija hasta su separación el mes pasado".

Como alguien que ha seguido sus sueños durante la mayor parte de su vida, Abdelrahman Hassanein tiene algunos consejos sencillos para cualquiera que quiera dedicarse a la fotografía de la vida salvaje: "Invierte en buenos objetivos, aprende todo lo posible sobre el tema que quieres fotografiar -no puedes disparar a ciegas- y ten mucha paciencia". Y luego, a por ello.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines