Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Alaa Abd El-Fattah, el disidente egipcio-británico encarcelado en huelga de hambre

Simpatizantes del activista de derechos humanos británico-egipcio encarcelado Alaa Abd el-Fattah participan en una vigilia con velas frente a Downing Street mientras comienza una huelga de hambre completa mientras los líderes mundiales llegan a la cumbre del clima COP27 en Sharm el-Sheikh en Londres, Reino Unido, el 06 de noviembre de 2022. [Wiktor Szymanowicz - Agencia Anadolu]

Alaa Abd El-Fattah, desarrollador de software egipcio-británico y bloguero de una familia activista que saltó a la fama en el levantamiento de la Primavera Árabe que derrocó a Hosni Mubarak, es ahora un símbolo del sufrimiento durante la represión posterior.

La revolución de 2011 dio esperanza a una generación de activistas en Egipto y más allá, pero Abd El-Fattah cayó rápidamente en las sucesivas medidas de seguridad. Desde entonces, ha pasado gran parte de la década entre rejas.

En protesta por su detención y el trato que recibe en prisión, Abd El-Fattah, de 40 años, inició el 2 de abril una huelga de hambre indefinida. Recientemente había obtenido la ciudadanía británica, una medida que su familia esperaba que ayudara a conseguir su liberación y a llamar la atención sobre la difícil situación de sus compañeros de prisión.

La hermana de Abd El-Fattah dijo que tenía previsto dejar de beber agua el 6 de noviembre, día de la inauguración de la COP27, una cumbre sobre el clima que ha puesto el foco mundial en Egipto. El primer ministro británico, Rishi Sunak, ha dicho que planteará el caso de Abd El-Fattah a los dirigentes egipcios durante la Cumbre, la reunión anual de líderes mundiales de las Naciones Unidas que cumple 27 años.

Sin agua, la salud de Abd El-Fattah podría deteriorarse rápidamente en los próximos días, mientras la Cumbre se celebra en el balneario de Sharm El-Sheikh.

Abd El-Fattah ya estuvo detenido bajo el mandato del ex presidente Mubarak y poco después del levantamiento. Su suerte se ensombreció cuando el ex jefe del Ejército, Abdel Fattah Al-Sisi, derrocó a Mohamed Mursi, de la Hermandad Musulmana, en 2013, y se impuso la represión, barriendo a islamistas, izquierdistas y liberales por igual.

En un libro con sus escritos, algunos sacados a escondidas de su celda, Abd El-Fattah dijo que nunca habría imaginado que "después de una revolución que derrocó a un tirano, volvería a sus prisiones."

Breve indulto

Fue encarcelado durante cinco años en 2014, el año en que Sisi ascendió a la Presidencia, por protestar sin permiso. Liberado en libertad condicional en 2019, se reunió con su hijo pequeño, pero tuvo que dormir cada noche en una comisaría.

El indulto parcial se interrumpió en septiembre de 2019, cuando fue detenido, una vez más, en medio de una ola de detenciones que siguió a las raras protestas contra Sisi.

En diciembre de 2021, Abd El-Fattah fue condenado a cinco años de prisión acusado de difundir noticias falsas, por compartir una publicación en las redes sociales sobre la muerte de un preso. Esta acusación es habitual contra los críticos del gobierno y los activistas que publican en las redes sociales.

Los grupos de derechos humanos afirman que decenas de miles de presos de conciencia han sido detenidos bajo el mandato de Sisi, a menudo sin el debido proceso, y que han sufrido toda una serie de abusos, incluida la tortura mientras estaban en la cárcel.

El Ministerio del Interior no respondió de inmediato a las llamadas en busca de declaraciones sobre el caso de Abd El-Fattah.

Las autoridades han dicho anteriormente que la represión de la disidencia y las libertades era necesaria para estabilizar el Estado y que el gobierno está promoviendo los derechos humanos trabajando para satisfacer las necesidades básicas, como el empleo y la vivienda. Los funcionarios han negado que haya presos políticos en Egipto o que se maltrate a los detenidos.

Frente a las críticas extranjeras, incluso sobre la condena de Abd El-Fattah, el gobierno egipcio ha dicho que las decisiones judiciales son justas, imparciales e independientes.

LEER: "¡Egipto está bien!"

Familia política

Abd El-Fattah creció en una familia intelectual muy politizada. Su madre, Laila Soueif, es activista y profesora de matemáticas, y su padre, Ahmed Seif, fallecido en 2014, fue abogado y activista de izquierdas encarcelado tanto bajo Mubarak como bajo su predecesor en la presidencia, Anwar Sadat.

La tía de Abd El-Fattah, Ahdaf Soueif, novelista, fue preseleccionada en 1999 para el Premio Booker.

Sus familiares más cercanos llevan mucho tiempo haciendo campaña por su liberación. Una de sus hermanas, Sanaa, fue encarcelada en 2020 después de que intentara denunciar una agresión contra ella y su madre mientras hacían campaña para comunicarse con Abd El-Fattah fuera de la tristemente célebre prisión de Tora, en El Cairo, donde estaba recluido.

En Tora, se le mantuvo en una celda sin luz solar, se le privó de libros, noticias y ejercicio, y sufrió abusos por parte de los guardias de la prisión, dijo su familia, tras ser condenado en un juicio que consideraron injusto.

"Mis condiciones no son más que una gota en un oscuro mar de injusticia", dijo en noviembre de 2019 en una declaración al fiscal, publicada en obras seleccionadas en 2021 con el título "Todavía no has sido derrotado".

Varios presos políticos con doble nacionalidad han sido liberados en Egipto y sacados inmediatamente del país, con la condición de renunciar a su ciudadanía egipcia.

"Resistimos"

El 18 de mayo, el Ministerio del Interior anunció que Abd El-Fattah había sido trasladado de la prisión de Tora a un centro penitenciario de Wadi El Natrun, al noroeste de la capital, a petición del Consejo Nacional de Derechos Humanos nombrado por el gobierno egipcio.

Allí lo metieron en una celda con otras tres personas, informando a su familia en junio de que le habían permitido salir de la celda para un descanso de 30 minutos. Se le permitieron libros y su familia recibió varias cartas entre las visitas mensuales.

Al principio sólo ingería agua y solución salina, pero Abd El-Fattah se permitía ingerir cantidades muy pequeñas de alimentos, hasta un máximo de 100 calorías diarias, para mantener su cuerpo y su protesta, según su familia.

En junio, su madre dijo a Reuters que se había vuelto demasiado débil para trepar y mirar por una ventana alta de la celda, o para lavarse por sí mismo. La semana pasada, eliminó el té y la miel de su dieta.

Durante una visita, su madre dijo que su hijo le había dicho: "'Deja de imaginar que me vas a sacar. Voy a morir en la cárcel. Asegúrate de que lo paguen".

LEER: La presencia del presidente electo de Brasil, Lula, es importante para la COP27

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines