Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel: en camino del aislamiento internacional con el ascenso de los fascistas

El ex primer ministro israelí y líder del partido Likud, Benjamin Netanyahu, asiste durante un acto de campaña en Tel Aviv, Israel, el 30 de octubre de 2022. [Mostafa Alkharouf - Anadolu Agency]

Mientras Benjamín Netanyahu, jefe del partido Likud que ganó las elecciones israelíes, se apresura a formar su nuevo gobierno, se han hecho advertencias sin precedentes a nivel internacional y de EE.UU. pidiendo a los miembros de la Knesset de derecha que no participen. Entre ellos están Itamar Ben-Gvir y Bezalel Smotrich, del partido Sionista Religioso, ya que su participación perjudicaría los valores compartidos entre Israel y EE.

EE.UU., Occidente y algunos árabes temen que la participación de ministros extremistas en el próximo gobierno pueda llevar a Israel a enemistarse con el régimen occidental. La etapa posterior a las elecciones puede ser testigo de la formación de una compleja alianza militar conservadora que depende de miembros extremistas que se comprometen públicamente a cambiar el sistema político con medidas arbitrarias.

Si el próximo gobierno adopta tales medidas, Israel puede alejarse de su identidad y de su asociación con los países occidentales y convertirse rápidamente en uno de los países hostiles, como Rusia y China. Esto pondría un obstáculo a los intereses de los grandes países occidentales en la región. Israel parecerá desafiar el régimen internacional creado por EE.UU., gracias al cual ha adquirido seguridad y modernización social y económica en las últimas décadas.

EE.UU., en particular, y los países occidentales, en general, no acostumbran a interferir públicamente en las elecciones israelíes, especialmente mencionando los nombres de ciertos candidatos al ministerio. Sin embargo, Washington y Europa han notado un cambio en las relaciones exteriores de Israel hacia la guerra de Ucrania. Temen que se produzca un golpe de estado si la extrema derecha israelí llega al poder debido a la fuerte relación de Netanyahu con Putin, su frialdad hacia el presidente estadounidense Joe Biden y su reconciliación con la derecha europea.

Los israelíes temen que la participación de figuras de extrema derecha en el próximo gobierno, que adopten la cruda retórica religiosa judía, pueda obligar a EE.UU. a abandonar gradualmente el mantenimiento de la seguridad nacional de Israel. Israel pasaría a estar a merced de un régimen tiránico represivo que está dispuesto a confabularse con otras potencias mundiales que muestran hostilidad hacia EE.UU. y buscan cambiar el régimen internacional para conseguir sus objetivos en primer lugar, como China y Rusia.

La preocupación por el creciente movimiento de racismo que impera en Israel no se limita a los palestinos; hay israelíes que también comparten esta preocupación, aunque desde otro ángulo. Este racismo puede llevar al país a una verdadera catástrofe, teniendo en cuenta los crecientes índices de extremismo judío hacia los palestinos y la oposición a las ideas seculares. La preocupación de los israelíes va en aumento y les aterra pensar, aunque sea por un momento, que estos extremistas formen parte importante del próximo gobierno.

LEER: El objetivo común de la ONU excluye a los palestinos

Entre estos candidatos se encuentran figuras religiosas que dirigen las incursiones de los colonos en la mezquita de Al-Aqsa y en el barrio de Sheikh Jarrah, organizando concentraciones de banderas y la matanza de sacrificios. Ya no sólo se representan a sí mismos, sino que lideran un amplio grupo de la derecha y son cada vez más populares. Esto es un indicador preocupante para el Estado, porque de un grupo así podría surgir un asesinato, como el de Yigal Amir, que asesinó al primer ministro israelí Yitzhak Rabin.

Al mismo tiempo, aumentan los temores de los israelíes ante la hipótesis de la formación de un gobierno totalmente de derechas, en el que Smotrich y Ben-Gvir pueden ser parte esencial de la estructura política, y pueden poner en la agenda ideas racistas sobre los palestinos, incluidos los palestinos de 1948. Por lo tanto, los israelíes dicen que el hecho de que estas personas formen parte principal del futuro gobierno sería una pesadilla y, en este caso, Israel no sólo experimentará una lucha política partidista interna, sino una lucha que amenazará el carácter del Estado, llevándolo hacia una oscuridad más destructiva y hacia el fascismo.

El temor de que esta gente se incorpore al gobierno no es por su tamaño, que les ha convertido en el tercer bloque de la Knesset, y puede convertirles en la próxima fuerza de cambio, sino porque se aprovecharán de la tendencia obsesiva de Netanyahu a mantener su posición, lo que puede legitimar el aumento de la retórica del apartheid. Es cierto que cometió muchas atrocidades en el pasado, pero esta vez nos enfrentamos a un tipo de amenaza diferente, que nos trae a la memoria lo que dijeron los ministros racistas Rehavam Ze'evi, Avi Eitam, Raphael Eitan, Geola Cohen y el rabino Meir Kahane.

Netanyahu y los líderes del Likud no expresaron verdaderas objeciones a los planes racistas de Ben-Gvir contra los palestinos de 1948; más bien, pueden apoyarlos. Esto significa que sus recientes declaraciones sobre la posibilidad de una nueva catástrofe conducirán efectivamente a una catástrofe real. Esto da legitimidad a la preocupación internacional por el aumento del poder del movimiento extremista kahanista en la próxima etapa, tras su creciente influencia en las elecciones y su conversión en la tercera fuerza en la Knesset, que puede debilitar a Israel a nivel internacional. Durante los últimos 75 años, Israel ha mantenido la aprobación de la comunidad internacional para establecer su Estado en la tierra de Palestina. Sin embargo, colocar a estos extremistas en los principales puestos del próximo gobierno bajo los auspicios de Netanyahu tendrá efectos negativos en su reputación en todo el mundo.

Los israelíes esperan que el ascenso de la extrema derecha aísle a los aliados de Israel y quizás ayude a sus enemigos, porque la comunidad internacional sabe que una vez que Netanyahu gane, restablecerá su plan de 2020, en el que quería anexionar el 30% de Cisjordania de forma unilateral. Hace tiempo que dejó de promover la solución de dos Estados con los palestinos y ya se ha enfrentado a la administración estadounidense por el acuerdo nuclear iraní.

El regreso de Netanyahu como primer ministro significará también la mejora y el fortalecimiento de su alianza con políticos extremistas decididos a impedir cualquier flexibilidad estratégica. Su objetivo es anexionar toda Cisjordania a Israel, animar a los palestinos de 1948 a abandonar su país y negarles el acceso a todo. Estos extremistas también pretenden destruir el sistema político israelí para preparar la conversión de Israel en una teocracia, con la promoción constante de las incursiones de los colonos en la mezquita de Al-Aqsa y la indulgencia en las instrucciones del ejército israelí para abrir fuego contra los palestinos.

El ascenso de este grupo kahanista perjudicará inevitablemente las relaciones de Israel con Estados Unidos, y planteará interrogantes sobre el destino de los acuerdos de normalización y las relaciones con Egipto y Jordania. Los planes públicos del grupo echarán más aceite al fuego del movimiento de Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS), y el apoyo público que Israel recibe de muchos foros internacionales, especialmente la ayuda militar, disminuirá porque el grupo busca continuamente exacerbar la situación con los palestinos e incitar contra ellos.

LEER: Tras otras elecciones israelíes, ¿se prepararán los palestinos para una nueva Nakba?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines