Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Con el regreso de Netanyahu, crece la preocupación por su aliado de la extrema derecha

Benjamin Netanyahu se enfrenta a una nueva prueba al formar gobierno con un partido ultranacionalista cuyo repentino ascenso tiene a muchos en casa y a aliados en el extranjero alarmados por las posibles consecuencias para la democracia israelí.
El ex primer ministro israelí y líder del partido Likud, Benjamin Netanyahu, asiste durante un acto de campaña en Tel Aviv, Israel, el 30 de octubre de 2022 [Mostafa Alkharouf/Anadolu Agency].

Triunfante en las elecciones de esta semana, Benjamín Netanyahu se enfrenta a una nueva prueba al formar gobierno con un partido ultranacionalista cuyo repentino ascenso tiene a muchos en casa y a aliados en el extranjero alarmados por las posibles implicaciones para la democracia israelí.

Netanyahu, de 73 años, es el primer ministro que más tiempo lleva en el cargo y la figura política dominante de Israel, y está en vías de volver a la carga poco más de un año después de perder las elecciones en 2021 frente a una improbable coalición de partidos de derechas, liberales y árabes.

Esta vez, sin embargo, ha tenido que compartir el protagonismo con el líder de la extrema derecha, Itamar Ben-Gvir, de 46 años, que parece probable que asuma un papel importante en el gobierno después de que el bloque del Sionismo Religioso que codirige se convirtiera en el tercero más grande del Parlamento, con 14 escaños.

Mientras que los partidos religiosos han aparecido con regularidad en anteriores coaliciones de derecha, el Sionismo Religioso va camino de ejercer una influencia sin precedentes, dijo Assaf Shapira, Director de Reforma Política del Instituto de la Democracia de Israel.

"Este partido es un éxito enorme, ningún partido religioso en Israel ha logrado nunca una cifra semejante", dijo.

Apoyado por muchos fuera de la base normal de votantes religiosos, el ascenso de Ben-Gvir, un ardiente provocador que, hasta hace poco, pedía la expulsión de los palestinos, reflejaba el temor generalizado a la seguridad entre muchos israelíes.

Esto fue especialmente así tras la violencia que estalló en algunas ciudades mixtas árabes y judías el año pasado, causando una profunda conmoción en muchos residentes.

"La gente se ha despertado y ha visto que lo que ocurre en el país no puede ser ignorado", dijo Moria Sebbag, profesora de 29 años. "Esperemos que se restablezca la seguridad, eso es lo que me importa ahora mismo".

Ben-Gvir ha dicho que quiere ser ministro de policía, pero aún no está claro qué hará Netanyahu, enjuiciado por cargos de corrupción que él niega, una vez que esté de vuelta, ni qué puestos pueden ofrecer a Ben-Gvir y a su compañero Bezalel Smotrich.

Con el conflicto con los palestinos recrudeciéndose y provocando tensiones judeo-árabes dentro de Israel, Ben-Gvir tuiteó el jueves: "Ha llegado el momento de imponer el orden aquí. Ha llegado el momento de que haya un propietario". Han aumentado los temores, tanto en Israel como en el extranjero, de que algunas medidas de las que habla la ultraderecha -como expulsar a quien se considere "desleal" o imponer mayores restricciones a los tribunales, como ha propuesto Smotrich- puedan alterar el carácter de la democracia israelí, si es que llegan a aplicarse.

"Creo que es un cambio en las normas democráticas", dijo David Makovsky, miembro del Instituto de Washington para la Política de Oriente Próximo. "No creo que signifique que no sea una democracia, pero es un cambio para un país que siempre se ha enorgullecido de la independencia de su poder judicial".

LEER: Los árabes ven con preocupación a Netanyahu resucitado, pero como un equilibrio frente a Irán

Tolerancia y respeto para todos

Parte del acto de equilibrio al que se enfrenta Netanyahu será asegurarse de que estas preocupaciones no causen problemas con los aliados, incluido Estados Unidos, donde ha habido pocas señales de entusiasmo por su nuevo socio.

Preguntado por la preocupación de tratar con Ben-Gvir, que fue condenado en 2007 por incitación al racismo y apoyo a Kach, un grupo incluido en las listas negras de terroristas de Israel y Estados Unidos, un portavoz del Departamento de Estado declinó hacer declaraciones sobre "hipótesis".

Dijo que la administración esperaba que "todos los funcionarios del gobierno israelí sigan compartiendo los valores de una sociedad abierta y democrática, incluyendo la tolerancia y el respeto a todos en la sociedad civil, especialmente a los grupos minoritarios".

Mucho puede depender también del resultado de las elecciones al Congreso de la semana que viene en Estados Unidos, donde los candidatos republicanos, con los que Netanyahu se ha sentido más cómodo durante mucho tiempo, pueden ganar a costa de los aliados del Partido Demócrata del presidente Joe Biden.

Se espera que continúen algunas de las prioridades de Netanyahu desde hace tiempo, especialmente su postura inflexible contra Irán y su determinación de que Teherán no adquiera un arma nuclear.

También se espera que intente seguir aprovechando el logro histórico de su último periodo en el cargo, los Acuerdos de Abraham con los Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, un posible precursor de una normalización más amplia con el mundo árabe.

Sin embargo, no hay señales de progreso en el conflicto palestino después de que Yair Lapid, ahora primer ministro interino, reviviera brevemente este año las conversaciones sobre una solución de dos Estados; la reacción palestina a la victoria de Netanyahu ha sido casi uniformemente hostil.

En contra de su imagen de halcón, Netanyahu ha adoptado a menudo un enfoque más flexible y pragmático que algunos de sus predecesores. Pero se ha temido que sus problemas legales le empujen a hacer concesiones a la extrema derecha a cambio de su apoyo para cortar las alas a los tribunales.

"Netanyahu tiene ahora un interés personal en limitar el poder de las autoridades judiciales y del Tribunal Supremo a causa de su juicio", dijo Shapira.

Incluso mientras la campaña estaba en marcha, Smotrich propuso una serie de cambios legales que recortarían la autoridad judicial y aumentarían el control del gobierno sobre el poder judicial, al tiempo que podrían ayudar a Netanyahu en sus batallas legales.

Lapid se unió a un coro de críticos que denunciaron los cambios propuestos como un ataque al Estado de Derecho, y Netanyahu se ha esforzado por proyectar una imagen de estadista para disipar los temores de una revolución antidemocrática.

En un discurso a sus partidarios, Netanyahu dijo que evitaría "aventuras innecesarias" y el propio Ben-Gvir, que hace sólo unos días blandía una pistola contra manifestantes palestinos en el Jerusalén Este ocupado, ha prometido que "representamos a todos".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines