Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Tendrá éxito el primer enviado africano de la ONU a Libia donde otros han fracasado?

Diplomático de la ONU, Abdoulaye Bathily [wikipedia]

Después de casi un año, el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, consiguió la aprobación del Consejo de Seguridad para nombrar a su elección de Enviado Especial a Libia. El nuevo Enviado es un antiguo ministro senegalés y experimentado diplomático de la ONU, Abdoulaye Bathily. También dirigirá la misión de la ONU en el país.

El pasado mes de noviembre, el anterior enviado, Jan Kubis, dimitió antes de una votación crucial prevista para el 24 de diciembre de 2021. Pero esa votación nunca llegó a celebrarse debido a los desacuerdos entre los protagonistas libios, que nunca encontraron un terreno común sobre una base constitucional para acudir a las urnas, después de que todos los esfuerzos para resolver el problema quedaran en nada.

Han sido once años en los que la ONU ha enviado ocho enviados para acabar con el problema de Libia, con poco éxito hasta ahora. Se han hecho progresos graduales, pero la solución final y completa ha eludido hasta ahora a todo el mundo, incluida la ONU.

El problema ahora, según la ONU, es el mismo de siempre: cómo ayudar a los libios a elegir, de forma libre y segura, su propio gobierno en unas elecciones transparentes, abiertas e inclusivas. La nación está ansiosa por emitir sus votos, como se puso de manifiesto en el registro, el año pasado, de unos 2,8 millones de libios. Pero ese entusiasmo ha dado paso, desde entonces, a la desesperación y la decepción, sobre todo después de que se cancelaran las elecciones previstas para el año pasado.

El Sr. Bathily conoce bien este hecho y es consciente de las dificultades a las que se enfrenta. En su primer informe al Consejo de Seguridad, el 24 de octubre, en el que establecía sus prioridades, las elecciones ocupaban el primer lugar de su agenda. Cuatro días más tarde, el Consejo le correspondió y mostró su apoyo adoptando la Resolución 2656, prorrogando la misión por un año e insistiendo en las elecciones como única forma de salir del estancamiento. Sin embargo, el apoyo efectivo es dudoso en comparación con las anteriores promesas del Consejo. El nuevo Enviado dejó claro que quiere que la "comunidad internacional" se "una tras el liderazgo de la ONU" y se abstenga de tomar cualquier medida que pueda "profundizar aún más las divisiones". Se trata de una referencia diplomática al hecho de que el conflicto en Libia, durante los últimos once años, se ha convertido en una guerra por poderes, convirtiendo al país en un campo de batalla político entre diferentes agendas impulsadas por actores regionales e internacionales mediante el apoyo a sus apoderados nacionales. ¿Podrá el Consejo de Seguridad de la ONU poner fin a esta situación? Es muy poco probable.

LEER: Europa debe dejar de culpar a los demás de sus propias crisis

Abdoulaye Bathily también dijo al CSNU que sus prioridades más urgentes son: facilitar las elecciones, garantizar que el alto el fuego en todo el país, firmado en octubre de 2020, se siga cumpliendo como hasta ahora, y asegurarse de que los Estados miembros de la ONU respeten las resoluciones anteriores de la ONU que prohíben toda forma de injerencia en los asuntos internos de Libia. Es poco probable que los países Turkiye, Egipto y Rusia, entre otros, hagan caso al llamamiento del Sr. Bathiliy. La intromisión extranjera en los asuntos de Libia ha sido el mayor obstáculo al que se ha enfrentado la misión de la ONU en ese país.

También quiere conocer los detalles del acuerdo, supuestamente alcanzado el 22 de octubre en Rabat (Marruecos), entre Aqila Saleh, de la Cámara de Representantes, y Khalid Al-Mishri, del Consejo Superior de Estado, para establecer un gobierno unificado antes de que termine el año. Ninguna de las dos partes ha explicado cómo van a hacerlo, ni si dicho gobierno estará realmente en marcha pronto.

Libia tiene dos gobiernos en competencia. En Trípoli, el primer ministro provisional, Abdul Hamid Dbeibeh, se ha negado a ceder el poder al primer ministro designado por el Parlamento, Fathi Bashaga. La lucha por el poder ha hecho estallar la violencia en la capital, Trípoli, al menos tres veces en los últimos nueve meses desde el nombramiento de Bashaga. La población civil ha pagado un alto precio, como siempre ocurre.

La pregunta que se plantea ahora es qué aporta la ONU que no haya estado ya allí, y qué tipo de habilidades posee el Sr. Bathiliy de las que carecían sus predecesores. Y lo que es más importante, ¿cuál es la seriedad del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a la hora de poner fin al conflicto libio?

Todas las posibles soluciones se han agotado y negociado ya muchas veces. Cada vez que se alcanza un avance, surge otro problema. Está claro que el problema está dentro de la propia Libia, como me dijo la ex asesora especial de la ONU, Stephanie Williams, en el verano de 2021 y, de nuevo, el pasado agosto. Ella cree que los líderes de Libia simplemente no quieren que se celebren elecciones a corto plazo porque eso amenazaría sus carreras políticas y les negaría los enormes privilegios de los que están disfrutando. Esto no ha cambiado.

El nombramiento de la ex ministra senegalesa como nueva enviada fue la respuesta del CSNU a la reiterada petición de la Unión Africana de que se diera a los africanos la oportunidad de ocuparse de Libia, que al fin y al cabo es un país africano. La UA fue la primera en intentar mediar en el conflicto libio ya en abril de 2011, en el momento más álgido de la guerra civil, pero sus esfuerzos no llegaron a ninguna parte porque Occidente, liderado por Francia y Estados Unidos en ese momento, estaba decidido a derrocar al gobierno de Muammer Gadafi sin tener en cuenta lo que iba a pasar con el país. La UA cuenta con su comité de alto nivel, encabezado por el presidente del Congo, Denis Sassou Nguesso, para encabezar su labor en el conflicto libio. La UA apoya a Abdoulaye Bathily, pero no está claro hasta qué punto es práctico ese apoyo.

Sin embargo, la crisis de Libia en los últimos 11 años ha pasado de ser un conflicto interno, cuando la UA intentó por primera vez ponerle fin, a un conflicto multipartidista instigado por potencias extranjeras. Ahora es un conflicto por delegación entre diferentes potencias regionales e internacionales. También se ha visto envuelto en el desacuerdo dentro del Consejo de Seguridad de la ONU entre Rusia y Occidente, por ejemplo, a causa de la guerra en Ucrania. Además, la UA y sus miembros no tienen ningún poder real en el Consejo que, efectivamente, decide lo que debe ocurrir en Libia.

La mejor oportunidad que tiene el Sr. Bathily, para marcar la diferencia, es su capacidad para que potencias extranjeras como Turquía y Rusia, entre otras, presionen a sus apoderados libios para que se sienten a la mesa con la intención de acordar los pocos detalles que han bloqueado las elecciones. Todos los demás asuntos conflictivos deben dejarse en manos del gobierno elegido para que los aborde. Incluso el éxito en este caso no garantiza el fin del conflicto.

LEER: Las razones por las que el Memorando de Entendimiento turco-libio ha enfurecido a los libios y a los países de la región

La tarea es más difícil de lo que parece, dado que Abdoulaye Bathily no cuenta con el firme respaldo del CSNU. El Consejo ya ha prometido su apoyo en repetidas ocasiones, pero no lo ha traducido en acciones para, por ejemplo, reforzar sus decisiones, como la prohibición del traslado de combatientes y armas a Libia o la prohibición de la injerencia extranjera en la política del país. Nada ha cambiado para indicar que el CSNU esté dispuesto a actuar de forma diferente.

Todos los enviados anteriores fracasaron y, por ello, el Sr. Bathily no es una excepción.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónSmall SlidesUnión Europea

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines