Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

A medida que se acerca la COP27, Egipto oculta los abusos de derechos y los problemas medioambientales en el Sinaí

Camellos y beduinos en el sur del Sinaí [Celestino Arce/NurPhoto via Getty Images].

Imagine que está en casa con su familia y sus cinco hijos. Cocinando, viendo la televisión, ayudando a los niños con los deberes. Entonces imagine que las fuerzas de seguridad egipcias irrumpen en su casa, detienen a su marido y vuelven un día después a por su hijo de 14 años.

Esto es Arish, la capital del norte del Sinaí, y es una historia que Um Ibrahim me contó en una entrevista hace cuatro años. Desde entonces, Um Ibrahim ha descubierto que su marido ha sido torturado hasta la muerte y, cuando volví a hablar con ella la semana pasada, me dijo que no tiene ni idea de dónde está su hijo, que ahora tiene 18 años.

Esta es una historia devastadora, pero no es un incidente aislado. Es sólo uno de los muchos ejemplos de graves violaciones de los derechos humanos que se están produciendo en el Sinaí, donde el domingo se celebrará la cumbre del clima de la ONU COP27.

Egipto será el próximo anfitrión de la COP27 mientras es una de las naciones más contaminantes - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Sin embargo, a pesar de estar en la misma península donde se celebrará la conferencia mundial, el Sinaí apenas aparece en las noticias, ya que el gobierno egipcio ha impuesto un implacable bloqueo mediático en la zona.

En nombre de la guerra contra el terrorismo, el ejército ha desplazado por la fuerza a entre 70.000 y 100.000 personas de la ciudad de Rafah, en el lado egipcio de la frontera que comparte con Gaza.

Las casas y las tierras de cultivo han sido arrasadas; los civiles desarmados han sido ejecutados extrajudicialmente por los militares. Y los niños, como Ibrahim, han sido apartados de sus familias, desaparecidos a la fuerza y torturados.

¿Hablará alguien por Ibrahim y otros niños como él en la COP27? ¿Estarán siquiera en el orden del día las violaciones de los derechos humanos que tienen lugar en el Sinaí?

Por desgracia, probablemente no.

Al igual que su historial de derechos humanos en el Sinaí, el gobierno también está tratando de ocultar su historial medioambiental. A medida que se aproxima la COP27, se ha incrementado el escrutinio y los focos se han centrado en cuestiones como el borrado de espacios verdes y la construcción de autopistas a través de barrios históricos.

Los residentes del sur del Sinaí me han dicho que están especialmente preocupados por el destino del Protectorado de Santa Catalina, un parque nacional egipcio en el Sinaí que abarca el monasterio de Santa Catalina, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y el Monte Sinaí, donde se dice que Moisés recibió los 10 mandamientos.

El Sinaí es famoso por su espectacular cordillera y, por supuesto, por su población beduina, muchos de los cuales actúan como guías de montaña en los alrededores de Santa Catalina. Es un lugar tranquilo y atrae a un tipo de turista muy diferente al que va a Sharm El-Sheikh, donde el atractivo es la vida nocturna y el desarrollo.

Todo esto está a punto de cambiar. En el Protectorado de Santa Catalina se está construyendo un megaproyecto gubernamental, el Gran Proyecto de Transfiguración. El centro turístico incluirá cinco hoteles, un teatro, un salón de convenciones, un museo y un centro juvenil.

Cuando esté terminado, las mujeres beduinas atenderán a sus cabras y harán fuego para preparar el té, frente a las villas de lujo para los turistas ricos. ¿Qué parte de los ingresos de este proyecto se destinará a la población local? Ya ha amenazado su modo de vida.

LEER: Egipto detiene a cientos de personas antes de la COP27

Por los 197 millones de dólares que ha costado la primera fase del proyecto, muchos creen que el gobierno debería haber invertido en escuelas y hospitales, que se necesitan desesperadamente.

La urbanización amenaza a la rara fauna silvestre, y ha alterado completamente el paisaje y marcado el pueblo. Los edificios se construían tradicionalmente con rocas locales y pequeñas cantidades de cemento. Ahora se construyen predominantemente con cemento y rocas traídas de otras zonas, que no coinciden con el color de las montañas.

El gobierno ha cortado árboles, construido carreteras a través de los pueblos y destruido jardines y un cementerio, sólo para construir el proyecto. El aumento de la población y la llegada del turismo generarán contaminación y residuos.

La gente se pregunta de dónde saldrá el agua para el proyecto, ya que hay una grave escasez en el Sinaí. En Santa Catalina, los residentes dependen completamente de la lluvia y la nieve para obtener agua y apenas tienen agua suficiente para regar sus jardines, beber y lavarse.

Pero se ha construido un lago artificial y la gente quiere saber cómo se llenará. Ya han muerto muchos de los árboles plantados para el proyecto, presumiblemente porque no se han regado.

"Por lo general, lo que ocurre aquí es que la gente que trabaja en el proyecto de desarrollo recibe el agua primero", me dijo una persona. "O los militares o la policía. Y si sobra, se la llevan a los beduinos".

A sólo 80 kilómetros del centro de conferencias, los asistentes a la COP27 tienen previsto visitar Santa Catalina. Pero los grupos de derechos han dicho que no hay pruebas de que se haya invitado a representantes de los residentes del Sinaí y de los beduinos a participar en la cumbre de forma significativa, y no hay ninguna ONG egipcia con sede en el Sinaí, o centrada en el Sinaí, que asista.

Es poco probable que se informe a la delegación de lo que ocurre en Santa Catalina. Como me dijo un residente: "Si los activistas del clima vieran lo que realmente está ocurriendo en el Sinaí, se reirían. No es coherente con ningún tipo de política. Y no preserva en absoluto el medio ambiente".

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines