Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El "viernes sangriento" pone de manifiesto la difícil situación de los baluchis en Irán

Protestas de ciudadanos baloch en Zahedan, Irán [Baloch Activists Campaign (BAC) @BalochcampaignE, Twitter].

Un mes después de una brutal masacre, continúan las protestas en la conflictiva región iraní de Baluchistán, hogar de la minoría étnico-religiosa baluchi. Según los informes, otras seis personas, entre ellas tres niños, murieron el viernes cuando las fuerzas de seguridad iraníes abrieron fuego contra los manifestantes en Zahedan, la capital de la provincia suroriental de Sistán y Baluchistán. Anteriormente, las fuerzas de seguridad habían matado al menos a 82 personas en la ciudad; 66 de ellas perdieron la vida en un único incidente el 30 de septiembre, conocido ya ampliamente como "Viernes Sangriento".

Ese fatídico día, la gente se había concentrado frente a una comisaría de Zahedan para exigir responsabilidades por la supuesta violación de una niña de 15 años por parte de un comandante de la policía iraní en la zona de Chabahar de la provincia. Frustradas por los días de protestas en todo el país desencadenadas por la muerte de Mahsa Amini bajo custodia tras ser detenida por la policía de la moralidad del país, y envalentonadas por las órdenes de sus mandos de "enfrentarse sin piedad" a los manifestantes, las fuerzas de seguridad consideraron oportuno demostrar su poder utilizando munición real contra los manifestantes baluchis desarmados.

Según los grupos de derechos, más de 90 personas murieron y otros cientos resultaron heridos o fueron detenidos durante este brutal incidente. Amnistía Internacional ha confirmado la matanza de al menos 82 personas, incluidos niños, en Zahedan. Según los informes, la mayoría de los muertos recibieron disparos en la cabeza o el torso, lo que indica el uso de francotiradores y la intención de matar. Esto también ha sido confirmado por Maulana Abdul Hamid, un influyente líder local, y por un neurocirujano de Zahedan.

El incidente recuerda a otra jornada sangrienta en el mismo lugar en 1994, cuando las fuerzas de seguridad atacaron a los manifestantes que se habían reunido frente a la mezquita Makki de Zahedan para protestar contra la demolición por parte del gobierno de la mezquita suní Shaikh Fayz en la ciudad de Mashhad, en la provincia de Khorasan. Decenas de personas murieron y resultaron heridas. Muy poco ha cambiado para las minorías en Irán en las décadas posteriores.

Como es habitual, Teherán ha calificado las protestas en curso como un complot extranjero contra Irán. Sin embargo, no dice si los atroces incidentes -la muerte de una niña y la violación de otra bajo custodia policial- que dieron lugar a la actual ola de protestas fueron perpetrados por agentes extranjeros. ¿Actuaba la policía bajo el mando de potencias extranjeras? ¿Las fuerzas de seguridad iraníes que avivan el fuego matando a los manifestantes lo hacían por orden de mandos extranjeros? La política del régimen clerical de Teherán ha sido tachar cualquier acción que le desagrade como parte de una "agenda extranjera" y "enemistad contra Dios". Del mismo modo, el gobierno confunde deliberadamente su brutal represión de los activistas baluchis con las operaciones contra el tráfico de drogas en la región fronteriza.

LEER: Irán planea juicios públicos para las 1.000 personas acusadas por los disturbios

El pueblo baluchi ha sufrido durante muchos años la discriminación, la represión y la marginación de los sucesivos regímenes iraníes. Sistán y Baluchistán es la segunda provincia más grande de Irán, pero la menos desarrollada y la más necesitada. Al este, la provincia limita con las regiones contiguas de Afganistán y Pakistán. A finales del siglo XIX (1871-96), esta parte de Baluchistán fue escindida del kanato baloch de Kalat por los británicos, que dividieron el país en "esferas de influencia" británicas y persas. Sin embargo, Persia no logró establecer su control sobre la zona, que siguió siendo gobernada por jefaturas locales baloch hasta su anexión por Persia en 1928 tras una brutal campaña militar. Desde entonces, esta región ha permanecido en conflicto con el centro dominado por los persas.

El conflicto entre Persia y los baloch no es un fenómeno nuevo, sino una lucha secular entre el deseo de hegemonía del primero y el desafío del segundo. Se puede calibrar por el deseo del emperador sasánida Khusrow I, narrado en la leyenda del Shahnameh, de borrar a los baloch de la faz de la tierra.

Del mismo modo, tanto la antigua monarquía Pahlavi como la actual teocracia chií-persa han sido culpadas de la explotación y persecución sistemática de las minorías en Irán. La región de Baluchistán ha sido oprimida por ambos regímenes. Sus políticas de asimilación étnico-religiosa han provocado un conflicto continuo entre la región y el centro. Ambos regímenes, decididos a lograr la asimilación de los baluchis a una identidad nacional iraní mayor, han seguido una política de persianización integral en Baluchistán. Los gobernantes pahlavi prohibieron el uso de la lengua baluchi en las escuelas y oficinas gubernamentales. La publicación y posesión de literatura baluchi fueron declaradas delitos. Incluso ahora, el uso de la lengua balochi se desaconseja en las esferas oficiales y públicas, con restricciones no declaradas sobre la lengua y la literatura.

Durante décadas, a través de una serie de divisiones, las zonas baluchas pasaron a formar parte de otras provincias adyacentes a Baluchistán. Los nombres históricos de varias ciudades y pueblos han sido sustituidos por nombres persas. Los balochíes se ven obligados a adoptar nombres persas. El propio nombre de Baluchistán se cambió primero por el de Baluchistán y Sistán, y luego por el de Sistán y Baluchistán. Existe un verdadero recelo ante los planes de Teherán de eliminar por completo el nombre de Baluchistán y dividir la región en varias provincias más pequeñas. Irán también está intentando llevar a cabo un cambio demográfico en la región, todo ello para debilitar y diluir la identidad baluchi.

LEER: Irán incauta un petrolero extranjero con 11 millones de litros de petróleo

El régimen iraní se niega a conceder la igualdad de derechos culturales, políticos y económicos a todos; tales demandas son calificadas de antirreligiosas y contrarrevolucionarias. El activismo y las campañas en este sentido se saldan con detenciones y acusaciones de "enemistad con Dios". El gobierno no permite ningún tipo de libertad política o de prensa en Baluchistán. Los casos de los blogueros Yaqub Mehrnahad y Sakhi Righi son ejemplos impactantes de ello: el primero fue ahorcado por su activismo, mientras que el segundo fue condenado a 20 años de prisión. Los informes de los grupos de derechos internacionales sugieren que los baluches sufren de forma desproporcionada las atrocidades del gobierno. Constituyen alrededor del cinco por ciento de la población de Irán, pero representan un porcentaje desproporcionado del número de ejecuciones, al menos el 26 por ciento durante 2022, un 19 por ciento el año pasado.

El viernes sangriento de Zahedan es un ejemplo de la actitud general del Estado iraní hacia los baluchis y de lo que significa ser una minoría en Irán. La situación en Baluchistán y la actual oleada de protestas en todo el país deberían ser un momento de rendición de cuentas para el régimen. Debería reconciliarse con el pueblo y renunciar al deseo de privar a las masas de sus derechos básicos y forzar la asimilación de las nacionalidades suprimiendo sus voces en esta era de la información.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIránOriente MedioRegiónSmall Slides

Samand Muhammad-Shahi es un investigador residente en Baluchistán. Tiene un máster en Gobierno y Políticas Públicas.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines