Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Necesitamos una guarida de leones política como la guarida militar

Las fuerzas israelíes intervienen en un grupo de palestinos reunidos en el puesto de control de Havvara para realizar una protesta contra el bloqueo de Israel en Nablus, Cisjordania, el 21 de octubre de 2022. [Nedal Eshtayah - Agencia Anadolu]

Fue una noche de eclipse solar palestino en la que se pusieron seis lunas en el cielo de la patria, pero ¿desde cuándo las lunas están ausentes para siempre? En cuanto las lunas se ponen, vuelven a salir, más brillantes y luminosas.

La Guarida de los Leones de Nablus no fue un caso pasajero en la historia de la lucha nacional palestina que ha continuado durante cien años. Es más bien un caso de redención, cuyos detalles presentan el amor a la patria y tocan la pasión en los corazones de nuestro pueblo. La rebelde juventud palestina, que descartó el partidismo en Nablus y se dispuso a luchar unida contra el enemigo, formuló una nueva ecuación que destruyó las teorías de seguridad del enemigo formuladas por las mentes de los expertos en seguridad estratégica. Estas teorías se basaban principalmente en la difusión de la discriminación entre los componentes del pueblo palestino. Esta guarida que se estableció en Jabal Al-Nar fue un caso inspirador que enseñó a los políticos palestinos una lección de resistencia y, antes de eso, una lección de unidad nacional que los políticos no han conseguido en los últimos 15 años.

La Guarida de los Leones creó la unidad con la sangre que se mezcló con el suelo de la patria y no pudo ser separada por las repulsivas tendencias facciosas que agotaron al pueblo palestino y desgarraron su tejido social. Los Lions' Den eran sólo jóvenes de veinte años, pero poseían el valor de la juventud y la sabiduría de los mayores. Les unía el más fuerte nivel de unidad que los políticos más viejos, que decían ser sabios e inteligentes, no lograron alcanzar. Fracasaron una y otra vez en lograr la unidad nacional hasta que la tragedia de los acuerdos de reconciliación se manifestó en su forma más fea en las mentes de los palestinos.

Los jóvenes de Nablus hicieron de la patria una guarida y se convirtieron en leones, y los leones sólo sirven para atacar. No evaden, ni negocian, ni se retiran, ni aceptan la derrota. Se lamen las heridas sangrantes y luego se mantienen firmes y orgullosos para acechar al enemigo y perseguirlo una vez más. No se dejan dividir por las tramas de los zorros. Por eso la Guarida de los Leones se ha convertido en la meca de los revolucionarios, donde el odioso faccionalismo se ha disuelto, y se ha ganado la aprobación, el aprecio, el respeto y el amor del pueblo palestino. Este creativo experimento juvenil es digno de ser seguido por los políticos, que se han dividido y a los que casi se les resbalan los pies después de estar firmes, por lo que es imperativo que sigan el camino de la Guarida de los Leones.

LEER: El rugido de la Guarida de los Leones

El país necesita urgentemente una guarida de leones políticos en la que no haya partidismo ni faccionalismo, y en la que se dé prioridad a los asuntos del país. Hago un llamamiento desde ahora para que las élites políticas y mediáticas, así como los intelectuales, los activistas y todo aquel que ame a Palestina, se reúnan bajo una sola bandera y una sola visión, lejos de las complejidades de la vida partidista y facciosa, para formar juntos una guarida política árabe que sea similar a la guarida militar. Creo que esta idea será bien recibida por todo nuestro pueblo, en sus diferentes grupos y creencias. Restablecerá el tejido nacional popular y la unidad que ha estado ausente desde el primer levantamiento popular, que fue un movimiento popular, y expresó la cohesión nacional palestina en su mejor forma.

Permítanme decir esto en voz alta y con orgullo: la juventud palestina ha superado a los mayores. La revolución palestina moderna comenzó con una generación de jóvenes que dirigió el trabajo nacional cuando los políticos que vivieron la Nakba no lograron dirigir al pueblo palestino para restaurar su libertad e independencia. En su lugar, se dividieron por el faccionalismo y el partidismo. Esta división jugó un papel de refuerzo para la conspiración colonial tejida por las principales fuerzas, y todavía se aferran a sus hilos. La juventud tomó la delantera en la Primera Intifada después de que el enemigo pensara que había eliminado la revolución palestina al expulsarla del Líbano. La juventud volvió a tener el mejor liderazgo en la Segunda Intifada cuando pensó que el enemigo se había equivocado al robarle al pueblo palestino su voluntad de lucha tras el desastre de los Acuerdos de Oslo. La juventud palestina vuelve ahora a tomar la delantera formando la Guarida de los Leones en Jabal Al-Nar y dice que la división de los políticos es una receta para permitir proyectos de liquidación de la causa palestina y por eso la guarida del país es un gran interés nacional que protege el sueño palestino de morir. Protege la esperanza que las generaciones han tenido durante muchos años al aferrarse a sus claves de retorno. Lo menos que se puede hacer por ellos es que los políticos sigan los pasos de los revolucionarios en el camino de la unidad por respeto a la sangre que se ha derramado y a las almas que pasaron unidas.

La nación está hoy unida detrás de los mártires de la Guarida de los Leones, así que no se dividan una vez más. Que el sol de la unidad brille para disipar las nubes de la división que cubren el cielo de la nación.

Este artículo apareció por primera vez en árabe en Felesteen el 26 de octubre de 2022

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines