Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La violencia de los ciudadanos es una muestra de la violencia colonial de Israel

Colonos judíos fanáticos irrumpieron en el recinto de la mezquita de Al-Aqsa acompañados por la policía antidisturbios israelí en el marco del Rosh Hashaná, el Año Nuevo judío en Jerusalén, el 26 de septiembre de 2022. [Jerusalem Islamic Waqf - Agencia Anadolu]

Hace una semana, la organización israelí de derechos humanos Yesh Din filmó la colaboración, cerca del pueblo de Burin, de un coordinador de seguridad israelí del asentamiento ilegal de Har Bracha y un colono implicado en actos de violencia contra civiles palestinos. Las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) suspendieron al coordinador y describieron la acción como "una excepción a lo que se espera de un funcionario de seguridad cualificado". Esto supuso una excusa para que Israel señalara selectivamente a las personas que encarnan el compromiso del Estado de ocupación con la violencia contra los palestinos.

El asentamiento de Har Bracha declaró su pleno apoyo "contra las noticias falsas y las afirmaciones de los árabes". Tal declaración fue más allá de la somera declaración de las Fuerzas de Defensa de Israel, aunque la cultura de la impunidad sigue sin alterarse.

Yesh Din pidió el procesamiento del coordinador de seguridad, que llevaba uniforme a pesar de ser un civil. El jefe del Consejo Regional de Samaria, Yossi Dagan, dijo que el hombre en cuestión "debe recibir el respaldo, al igual que todo soldado u oficial debe recibir el respaldo cuando cumple con su deber, incluso si hay un error profesional puntual".

Independientemente de lo que le ocurra (probablemente nada), las imágenes mostraron un ejemplo de la violencia diaria contra los palestinos que forma parte de una narrativa mucho más amplia. Israel se fundó sobre la base de la violencia terrorista; la limpieza étnica, las masacres y los desplazamientos forzados son una parte importante de la empresa colonial sionista tal y como la conocemos. Su mayor logro en términos de poder actuar con impunidad ha sido conseguir que la comunidad internacional cambie los parámetros de lo que constituye una violación de los derechos humanos y del derecho internacional. El alejamiento de Israel de las tácticas que los paramilitares sionistas utilizaron para establecer la entidad colonial le ha permitido normalizar sus propias violaciones dentro de la aceptación internacional de la narrativa colonial de "seguridad y autodefensa". No hay violencia israelí contra la que la ONU se levante, sobre todo cuando esas violaciones son recurrentes, ya sea a diario o según la temporada, como durante la cosecha de aceitunas en Palestina, por ejemplo.

LEER: La inutilidad de la guerra

En contra de lo que afirmó Dagan, la violencia filmada no fue "un error profesional puntual". Fue representativa de la violencia que Israel y sus instituciones avalan. Aunque las FDI prefieren destacar las acciones de un individuo como no representativas de su personal, la verdad es que esa táctica ha sido posible en parte porque no se han filmado todas las violaciones israelíes, por lo que no se puede identificar a todos los autores. E incluso cuando son identificados, poco o nada se hace con ellos. Así pues, no se puede escapar al hecho de que la violencia de Israel forma parte de la psique colonial de los colonos que exhiben el ejército y los colonos ilegales.

La suspensión del empleo no es una medida punitiva. El motivo de las FDI para tal "castigo" tiene más que ver con generar la ilusión de que una sola persona cometió una mala acción -aún con total impunidad- en lugar de exponer la inmoralidad del ejército y la de la violenta entidad colono-colonial que protege. La naturaleza burocrática de la violencia israelí, que está profundamente arraigada en las instituciones del Estado, también desvía la atención de las verdaderas cuestiones en juego: a saber, que las acciones de cada soldado y colono implicado en la violencia contra los palestinos están protegidas -y a menudo ayudadas e instigadas- por las mismas entidades que dependen de la violencia para su supervivencia. Muy parecido al propio Estado de Israel, de hecho.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines