Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arabia Saudí afronta el reto de captar fondos en el país mientras invierte en el extranjero

Un hombre cuenta billetes de rial saudí en un mercado de Riad, Arabia Saudí, el 3 de octubre de 2016 [Fayez Nurdeline /AFP/Getty Images].

Arabia Saudí anunció sus planes de invertir miles de millones de dólares en todo Oriente Medio, pero no avanzó mucho en un emblemático evento empresarial celebrado esta semana para atraer fondos con el fin de transformar su economía basada en los petrodólares en una potencia diversificada, informa Reuters.

En el foro Future Investment Initiative (FII), el fondo soberano del Reino dijo que había creado empresas en Jordania, Bahrein, Sudán, Irak y Omán, con el objetivo de invertir hasta 24.000 millones de dólares, tras una medida similar en Egipto.

Gracias al aumento de los ingresos procedentes del petróleo, que se espera que proporcionen a Arabia Saudí su primer superávit fiscal en casi una década, Riad también ha visto aumentar las inversiones en un 19% este año, según declaró el ministro de Finanzas, Mohammed Al-Jadaan, a la cadena de televisión Al Arabiya.

Aunque esta cifra puede animar a los funcionarios saudíes, la entrada de IED alcanzó algo menos de 4.100 millones de dólares en la primera mitad de 2022, una fracción del ambicioso objetivo de 100.000 millones de dólares fijado para el final de esta década por el príncipe heredero, Mohammed bin Salman, en su plan para remodelar la economía.

"En los próximos años (el gobierno) tendrá que impulsar más MdE en la inversión de capital, la transferencia de habilidades y la creación de empleo dentro de las fronteras del Reino", dijo Adel Hamaizia, director general de Highbridge Advisory.

"Demasiados de los principales actores asisten a la Cumbre buscando atraer capital del exterior. El santo grial es atraer IED de calidad en áreas del sector no relacionado con los hidrocarburos que aporten valor añadido", dijo Hamaizia, que no estuvo en el evento.

LEER: La cadena catarí beIN Sports elige a una empresa saudí como socio publicitario en exclusiva

El príncipe se mantiene al margen

El príncipe Mohammed, que ha dirigido eficazmente el país durante varios años en nombre de su anciano padre, el rey Salman, no asistió a la reunión anual de la FII en Riad.

Su ausencia reflejó el objetivo del gobierno de poner el foco en el sector privado, dijo una persona familiarizada con los planes.

El príncipe ha asistido a la mayoría de las ediciones anteriores y en la reunión de este año participaron el primer ministro de Pakistán, los ministros de finanzas de Bahréin y Turquía, y varios funcionarios saudíes.

Inaugurado en 2017 como el "Davos en el desierto", el FII ha estado plagado de contratiempos, como las consecuencias políticas del asesinato del periodista Jamal Khashoggi en 2018 a manos de agentes saudíes, una pandemia mundial y un progreso limitado en los planes económicos del príncipe.

El FII de este año se produjo tras un enfrentamiento público con Estados Unidos por la decisión de Arabia Saudí y sus socios de la OPEP+ de recortar los objetivos de producción de petróleo, desafiando los llamamientos de Washington para bombear más y aliviar los precios mundiales del crudo.

Jadaan afirmó el jueves que Riad "no debe ser culpada por proteger los intereses del Reino y de su pueblo", haciéndose eco de una respuesta del gobierno saudí a una ola de críticas de Estados Unidos.

Los organizadores afirmaron que, a pesar de la tensión política, esta semana asistieron 400 delegados estadounidenses. El jefe de JPMorgan, Jamie Dimon, y el director ejecutivo de Goldman Sachs, David Solomon, estuvieron entre los ponentes.

Masayoshi Son, director general de Softbank, en cuyo fondo Vision, centrado en la tecnología, los saudíes invirtieron 45.000 millones de dólares, ha sido un asiduo de la FII, pero este año estuvo ausente. El fondo ha registrado importantes pérdidas.

Entre las caras nuevas se encontraba el presidente del Banco Leumi de Israel, Samer Haj Leumi, cuya presencia fue la última señal de un deshielo en los lazos saudíes-israelíes. Arabia Saudí, cuna del Islam, no ha seguido a los aliados del Golfo en la normalización de las relaciones.

Aun así, Avraham Berkowitz, presidente de la consultora estadounidense AZ Advisors, dijo que se sentía cómodo poniéndose la kipá judía durante su estancia en Riad para la FII.

"Me siento muy acogido y cálido, y la idea de que ahora pueda ser públicamente un judío observador por invitación del Reino es una muestra para mis compañeros judíos de todo el mundo de que pueden venir... y sentirse cómodos y bienvenidos", dijo Berkowitz.

Categorías
Arabia SauditaNoticiasSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines