Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es Uday Al-Tamimi el icono de la tercera intifada?

Uday Al-Tamimi [@kbra_gocer/Twitter]

El último testamento del joven mártir Uday Al-Tamimi, escrito a mano después de haber conseguido burlar el sistema de seguridad de un país que se precia de ser un gran Estado con un ejército invencible, era notablemente maduro. "Mi operación [de resistencia] en el puesto de control de Shuafat fue una gota en el tormentoso mar de la lucha. Sé que seré martirizado tarde o temprano, y sé que no liberé Palestina con esta operación, pero la llevé a cabo con un objetivo: que la operación movilizara a cientos de jóvenes para que llevaran las armas después de mí."

Las hazañas de este héroe pasarán a la leyenda. Consiguió atravesar un puesto de control en Shuafat, al norte de Jerusalén, burlar a los guardias israelíes que torturan a los palestinos haciéndoles hacer colas durante horas para pasar, y darles una dosis de humillación y vergüenza. Su dignidad no le permitía seguir viviendo bajo la humillación de una brutal ocupación militar, así que apuntó con su arma a los soldados, matando a uno e hiriendo a otros tres. Sorprendentemente, pudo escapar.

Las autoridades de ocupación se volvieron locas y pasaron 12 días buscando a un joven con la cabeza rapada que atacó por su cuenta a un grupo considerable de soldados israelíes. Se impuso un férreo asedio al campo de refugiados de Shuafat y sus alrededores. Los jóvenes palestinos se afeitaron la cabeza en solidaridad, por lo que los barberos se negaron a aceptar el pago. También quemaron las cámaras de vigilancia y utilizaron el nombre de Al-Tamimi en mensajes y llamadas telefónicas para tratar de engañar a los agentes de inteligencia israelíes.

Uday Al-Tamimi no se quedó quieto, sino que persiguió a los israelíes y los atacó de nuevo cerca del asentamiento ilegal de Ma'ale Adumim, al este de Jerusalén. Hirió a un guardia de seguridad israelí antes de enfrentarse a soldados fuertemente armados y luchó con un valor poco común hasta su última bala y su último aliento.

LEER: De cachorros a leones: hacia una nueva Intifada palestina

Los vídeos publicados en Internet después de su martirio le mostraban disparando mientras las balas le llovían desde todas las direcciones. Cuando su arma estaba vacía, recargó, y fue entonces cuando le dispararon en la cara. Con su último aliento se unió a las filas de los heroicos mártires palestinos que se negaron a aceptar más humillaciones por parte de los ocupantes que les arrebataron sus tierras. Las filas crecen cada día, un registro humano de la gran historia de la lucha, una lucha totalmente legítima por la libertad. El mundo olvida esta legitimidad y ve los acontecimientos a través de la odiosa lente sionista que convierte a los opresores en víctimas y a las verdaderas víctimas en villanos. Este es un mundo hipócrita sin conciencia ni brújula moral.

Miles de palestinos acudieron a la casa de la familia de Al-Tamimi para presentar sus respetos; el orgullo se mezclaba con la tristeza. Renovaron su intención de resistir a la ocupación siguiendo los pasos de Uday y de los otros mártires que le precedieron, hasta que Palestina sea liberada.

La ex primera ministra israelí Golda Meir dijo una vez que los viejos [palestinos] morirán y los jóvenes olvidarán. Se equivocó. Ni Uday ni los demás jóvenes que hoy defienden sus derechos conocieron la Palestina anterior a la Nakba; son todos demasiado jóvenes para haber vivido las conversaciones que condujeron a los desastrosos Acuerdos de Oslo, aunque han tenido que vivir con las consecuencias aún más desastrosas. Los ancianos guardaron las llaves de los hogares de los que fueron expulsados por el naciente Estado sionista, y las han entregado a los jóvenes, junto con sus recuerdos para que los jóvenes nunca olviden. El proceso continuará hasta que Palestina sea libre desde el río hasta el mar. Los sionistas se engañan si creen que estarán a salvo en la tierra robada a los palestinos.

Uday Al-Tamimi no estaba afiliado a ninguna facción de la resistencia palestina; tampoco lo estaban los cinco guerrilleros que, hace unos meses, llevaron a cabo sus operaciones en las principales ciudades de Israel, incluida la capital, Tel Aviv. Los guerrilleros mataron a 14 israelíes e hirieron al menos a otros 20. Se infiltraron en el Estado de ocupación, frustrando la tan aclamada seguridad israelí, precisamente porque no formaban parte de ningún grupo o movimiento de resistencia mayor. Eran iniciativas individuales que recordaban a la primera intifada palestina, atacando objetivos en los territorios palestinos ocupados en 1948 que Israel considera dentro de sus fronteras estatales seguras (aunque nunca declaradas).

LEER: Al revocar su postura sobre Jerusalén, Australia aísla a Israel, no a los palestinos

Es significativo que estos combatientes utilizaran armas automáticas y no chalecos explosivos como en el pasado. No fueron ataques "suicidas" indiscriminados. Los objetivos eran soldados en activo, policías y guardias fronterizos, aunque casi todos los israelíes tienen armas y están en la reserva como parte de su servicio militar obligatorio.

En la oscuridad del mundo árabe, hay una luz que emana de Palestina, de Jerusalén y Cisjordania, de Shuafat a Jenin y Nablus, que

¿Cuál es el futuro de Palestina? - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Las fuerzas israelíes siguen asediando en busca de la Guarida del León, cuyos miembros son responsables de muchas operaciones. Estamos asistiendo a un nuevo tipo de facción de la resistencia sin un liderazgo declarado; cuyos jóvenes cuelgan cintas rojas en los cañones de sus armas para simbolizar la unidad en las filas palestinas. Estos jóvenes palestinos han recuperado la lucha de liberación nacional; no les interesa la causa perdida del regateo político en interminables negociaciones.

El corazón palestino sigue vivo, latiendo con libertad; no ha envejecido, como los "dirigentes", y se ha rendido al enemigo sionista. En cambio, los jóvenes están decididos a luchar para liberar su tierra; el suyo es un camino diferente. Están avergonzando a organizaciones como Fatah y los Frentes Popular y Democrático, que se han desvanecido en el fondo tras la firma de acuerdos políticos y de seguridad que ven a las fuerzas de seguridad palestinas empleadas únicamente para defender a Israel y sus intereses de ocupación.

Es evidente, por tanto, que los jóvenes palestinos están dispuestos a cumplir los deseos de la última voluntad de Uday Al-Tamimi; y que la lucha continuará. Parece que se ha convertido, sin quererlo quizás, en el icono de lo que bien puede ser la tercera intifada.

Los sionistas de Israel y de otros países temen esto; saben lo que significa. Los soldados y la policía desplegados en la Cisjordania ocupada no les protegerán. Los altos mandos militares lo han admitido, y el 55% de las fuerzas terrestres israelíes han sido enviadas a los territorios ocupados para enfrentarse a los jóvenes palestinos en previsión de una nueva intifada.

LEER: Israel se enfrenta a problemas diplomáticos en todas las direcciones

Además, los colaboradores de Ramallah no les protegerán, porque lo que estamos viendo es una intifada juvenil espontánea sin un liderazgo claro que pueda doblegarse bajo la presión de los intermediarios militares y financieros dentro y fuera de la Palestina ocupada. Siguen los pasos de las facciones de la resistencia explosiva y encarnan la honorable unidad nacional que se centra en el legado de la resistencia, no en el de los malditos Acuerdos de Oslo, que han dejado una marca de desgracia en la historia del decidido pueblo palestino.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines