Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Las razones por las que el Memorando de Entendimiento turco-libio ha enfurecido a los libios y a los países de la región

El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, celebra una rueda de prensa conjunta con su homóloga libia, Najla El Mangoush, en Trípoli, Libia, el 3 de octubre de 2022 [Fatih Aktaş/Anadolu Agency].

El lunes 3 de octubre, Trípoli recibió a una nutrida delegación turca de alto nivel, encabezada por el ministro de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, e integrada por los ministros de Energía, Defensa y Comercio de Turquía. En una conferencia de prensa posterior a las conversaciones, se anunció que ambas partes han firmado un Memorando de Entendimiento (MOU) sobre hidrocarburos entre los dos países. Cavusoglu describió el acuerdo como un "win-win" para ambas partes.

El MOU otorga a Ankara el derecho a buscar petróleo y gas en las aguas territoriales de Libia en el Mar Mediterráneo. La ministra de Asuntos Exteriores de Libia, Najala El-Mangoush, junto a su homólogo turco, Cavusoglu, explicó que el Memorando de Entendimiento no es un "acuerdo" jurídicamente vinculante y que puede cancelarse en un plazo de tres meses si alguna de las partes decide retirarse del mismo por cualquier motivo. Pero eso no ha calmado a los suspicaces libios.

El mero hecho de que se haya firmado un documento de este tipo ha suscitado un intenso debate entre los ciudadanos, que acudieron a las redes sociales para expresar su enfado y frustración. La mayoría de la gente acusó al Gobierno de Unidad Nacional de venderse a Ankara y de que el Memorando de Entendimiento se firmó de forma encubierta, sin el conocimiento del Ministro del Petróleo, Mohammed Aoun, que se encontraba en un viaje de negocios en Sudáfrica en ese momento. Alegan que, en una ocasión anterior, se había negado a firmar el acuerdo, lo que llevó al primer ministro, Abdul Hamid Dbeibeh, a nombrar al ministro de Economía y Comercio, Mohammed Al-Huweij, como ministro de Petróleo en funciones, específicamente para firmar el acuerdo. Pocos días después, Al-Huweij se vio obligado a aparecer en la televisión, defendiendo el Memorando de Entendimiento como un documento no vinculante y que no perjudicaba a Libia de ninguna manera. Pidió a los políticos en conflicto que evitaran mezclar la economía en sus luchas políticas, envenenando aún más la política interna. Su jefe, Dbeibeh, también salió en su defensa afirmando que el acuerdo está en el derecho de Libia y que ya se han firmado cientos de memorandos de entendimiento de este tipo para "promover la cooperación con otros Estados".

LEER: El ministro de Economía turco asegura que su país tiene capacidad para convertirse en potencia energética

También se acusó al gobierno de incumplir su compromiso, tal y como se recoge en el acuerdo político que le llevó al poder en febrero de 2021, tras las largas conversaciones auspiciadas por Naciones Unidas en Ginebra. De hecho, la hoja de ruta política fue elaborada por el Foro de Diálogo Político de Libia, un grupo de 75 personas que representan a la mayoría de las facciones. La hoja de ruta prohíbe al gobierno interino firmar ningún acuerdo de este tipo con otros países. De hecho, la cláusula 10 del artículo seis de ese documento dice "durante la fase preparatoria, la autoridad ejecutiva no considerará ningún acuerdo o decisión nueva o anterior que perjudique la estabilidad de las relaciones exteriores del Estado libio o le imponga obligaciones a largo plazo". La idea aquí es asegurarse de que los políticos locales, que en su mayoría son apoderados de potencias extranjeras, no carguen a Libia con ninguna obligación a largo plazo hasta que se elija un nuevo gobierno, que tenga plena legitimidad y capacidad legal para firmar acuerdos bilaterales con otros Estados.

Muchos comentaristas también señalaron que el memorando de entendimiento está dando a Ankara un estatus económico favorable, perjudicando cualquier competencia futura por la exploración de petróleo. Turquía no es la mejor opción cuando se trata de la explotación de petróleo y gas. No se encuentra entre los principales productores de petróleo del mundo que cuentan con la experiencia, la tecnología y los conocimientos técnicos en la industria petrolera. Otras críticas incluyeron preguntas sobre por qué no se consultó a la Corporación Nacional de Petróleo de Libia antes de firmar el acuerdo con Ankara.

¿Quién se benefició de la conferencia sobre Libia en Berlín? - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Fuera de Libia, la reacción al memorando de entendimiento ha sido de rechazo y condena. Grecia, Francia y Egipto han calificado el acuerdo de "ilegal". El ministro de Asuntos Exteriores de Grecia, Nikos Dendias, tras mantener conversaciones urgentes con su homólogo egipcio, Sameh Shoukry, dijo que el acuerdo es "una amenaza para la estabilidad regional". Atenas y Ankara llevan años enzarzadas en una disputa sobre quién tiene derecho a perforar en busca de petróleo y gas en el Mediterráneo oriental, que se considera rico en hidrocarburos. París, que apoya a Nicosia y Atenas en su disputa con Turquía, emitió un comunicado el 8 de octubre en el que afirmaba que el Memorando de Entendimiento "no se ajusta al derecho internacional del mar", reiterando su posición de 2019, cuando Libia y Turquía firmaron un acuerdo marítimo y de seguridad que otorgaba a esta última los derechos de exploración de petróleo y gas en los territorios de Libia, tanto en alta mar como en tierra firme.

El Parlamento Europeo también intervino con una advertencia a Trípoli y Ankara para que "no apliquen ninguna cláusula" sobre hidrocarburos, incluido el último acuerdo bilateral. También dijo que el Memorando de Entendimiento del 3 de octubre "prevé actividades ilegales de perforación en las zonas económicas exclusivas de otros países, incluidas las de Chipre y Grecia". La reciente polémica tiene su origen en otro acuerdo firmado tres años antes. En 2019, Trípoli y Ankara firmaron acuerdos marítimos y de seguridad por los que Ankara proporcionó apoyo militar para rechazar el ataque del general Haftar a Trípoli. En junio de 2020, Haftar fue derrotado gracias a la ayuda militar turca. Ese acuerdo, firmado por el entonces Gobierno de Acuerdo Nacional de Trípoli, dio a Ankara el derecho a establecer bases militares en el oeste de Libia. Miles de mercenarios sirios y cientos de tropas turcas siguen en Libia, a pesar de los llamamientos nacionales e internacionales, incluso de las Naciones Unidas, para que se retiren todas las tropas extranjeras de Libia como forma de ayudar a la reconciliación nacional que, se espera, conduzca a las elecciones. Pero esto nunca ha ocurrido. La ONU calcula que unos 20.000 soldados y combatientes extranjeros, incluidos mercenarios rusos, siguen en suelo libio.

LEER: Una empresa turca insta a los inversores a aprovechar las oportunidades en Libia

Dbeibeh, el actual primer ministro interino de Libia, ha sido acusado de ser leal a Turquía y de contar con su ayuda militar y política para mantenerse en el poder, a pesar de que fue destituido por el Parlamento y sustituido por Fathi Bashaga el pasado febrero. Ha prometido, en repetidas ocasiones, no entregar el poder sino a un nuevo gobierno elegido. Hay muy pocas perspectivas de que esas elecciones se celebren pronto, después de que se archivaran los comicios del 24 de diciembre de 2021, sin que se anunciara ninguna nueva fecha.

Turquía está interesada en mantener y aplicar los acuerdos alcanzados con Libia, dado su potencial. El país es rico en petróleo y gas, tiene un gran potencial para otros minerales y está estratégicamente situado en la ribera sur del Mediterráneo, con un litoral muy extenso y una gran Zona Económica Exclusiva, mucho mayor que la de Turquía. De hecho, Ankara nunca renunciará a su influencia en Libia, donde ya goza de un peso considerable, lo que la convierte en un actor principal a la hora de decidir el futuro de Libia.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaRegiónSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines