Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El paso de Australia por Jerusalén no ayuda a las demandas políticas palestinas

Un grupo de activistas de la izquierda israelí se reúnen en el barrio de Sheikh Jarrah de la Jerusalén Este ocupada para manifestarse contra las políticas israelíes de asentamientos ilegales y la deportación de palestinos en la región, en el barrio de Sheikh Jarrah de Jerusalén Este, el 14 de octubre de 2022. [Mostafa Alkharouf - Anadolu Agency]

En diciembre de 2018, el ex primer ministro australiano Scott Morrison emuló a la administración Trump y reconoció a Jerusalén Oeste como capital de Israel, aunque mantuvo su embajada en Tel Aviv. Australia se mantuvo así en parte en línea con el consenso internacional, que en cualquier caso es intrínsecamente hipócrita, dado que los palestinos están sometidos a la diplomacia de los dos Estados y ahora a los Acuerdos de Abraham.

Esta semana, Israel se enfureció al enterarse de que el primer ministro australiano, Anthony Albanese, había eliminado las referencias a Jerusalén Occidental de la página web del Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio (DFAT), lo que provocó la indignación de los funcionarios y diplomáticos israelíes. Albanese se limitó a decir que "algunas cosas siempre se pueden hacer mejor", al tiempo que insistió en que el Partido Laborista australiano había aclarado su posición hace cuatro años.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Israel convocó al embajador australiano Paul Griffiths para una reprimenda, tras lo cual la medida de Albanese fue descrita en una declaración oficial como "una decisión miserable que ignora la profunda y eterna conexión entre Israel y su capital histórica [sic] y que va en contra de las buenas relaciones entre Israel y Australia".

En un comunicado oficial, la ministra de Asuntos Exteriores australiana, Penny Wong, reiteró que el país "siempre será un amigo inquebrantable de Israel", al tiempo que recordó que Australia fue uno de los primeros países en reconocer a Israel cuando se creó en la Palestina ocupada en 1948. "Somos igualmente partidarios inquebrantables del pueblo palestino, proporcionando ayuda humanitaria cada año desde 1951 y abogando por la reanudación de las negociaciones de paz", continuó Wong.

Por supuesto, el cambio de reconocimiento por parte de Australia ha provocado un revuelo diplomático, y es sin duda un día negro para Israel. Sin embargo, al igual que casi todo el mundo apoya la "solución" de los dos Estados, la decisión de Australia no altera el hecho de que sigue considerando a los palestinos como un proyecto humanitario, en lugar de un pueblo con derechos y aspiraciones políticas legítimas. La declaración de Wong deja claro que la revocación del reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel se hizo sólo para mantener la coherencia diplomática con el compromiso de los dos Estados.

El sitio web del Parlamento australiano, que ofrece una visión general de la diplomacia del país en relación con Palestina e Israel, ilustra los precedentes en los que se basan las políticas actuales. Al reconocer a Israel como Estado en enero de 1949, por ejemplo, el entonces ministro de Asuntos Exteriores, Herbert Vere Evatt, que influyó en la configuración de la política australiana al respecto, declaró que la decisión de "dar reconocimiento al Gobierno de Israel era tan inevitable como justa", ignorando el hecho de que Israel dependía de la limpieza étnica del pueblo palestino. Evatt también justificó el reconocimiento de Israel el mismo año afirmando que "Australia fue una de las primeras naciones en proporcionar ayuda práctica a los refugiados árabes cuando se le pidió que lo hiciera el año pasado".

Así que ahora que Australia vuelve a estar en el redil del consenso internacional, ¿qué es lo siguiente para su política exterior? Dar marcha atrás en la decisión de reconocer a Jerusalén como capital de Israel es un pequeño paso que conduce a un callejón sin salida. Todavía no hay ningún país en el mundo que pida la descolonización, y Australia no es un candidato probable para hacerlo, dada su propia historia colonial de colonos. Por lo tanto, aunque el gobierno albanés se atribuye a sí mismo el retroceso de Jerusalén, es mucho mejor preguntarse cómo ayudará su diplomacia, si es que lo hace, a las demandas políticas del pueblo palestino.

LEER: Palestina niega un acuerdo con Israel y Egipto sobre el campo de gas de Gaza

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines