Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué significa la pérdida de Bolsonaro para Israel?

Jair Bolsonaro, presidente brasileño y candidato a la reelección en Sao Paulo, Brasil, el 23 de agosto de 2022 [Paulo Lopes/Anadolu News Agency].

En 2019, el presidente brasileño Jair Bolsonaro aterrizó en el aeropuerto israelí Ben Gurion recitando la frase hebrea "Ani ohev et Israel" - "Amo a Israel". Durante sus cuatro años de mandato, Bolsonaro pudo expresar su amor por Israel de muchas maneras. El ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu tenía razón cuando dijo en diciembre de 2018 que el gobierno de Jair Bolsonaro traerá "una nueva era" en las relaciones entre Israel y "la gran potencia" Brasil. Esto es exactamente lo que ocurrió. La presidencia de Bolsonaro exhibió un enfoque diferente hacia las relaciones con Israel, alejándose de las políticas de los gobiernos de izquierda anteriores. Desde las promesas de trasladar la embajada brasileña a la Jerusalén ocupada; pedir la ayuda de Israel para salir de la crisis del coronavirus; e izar la bandera israelí y ondearla públicamente, el ultraderechista Bolsonaro convirtió a Brasil en el nuevo mejor amigo de Israel.

Por ello, se enfrentó a una crisis cuando perdió la primera vuelta de las elecciones presidenciales recientemente. La elección en la nación más poderosa y poblada de la región irá ahora a una segunda vuelta el 30 de octubre entre Bolsonaro y Lula da Silva, quien recibió el 48,4% de los votos emitidos, frente al 43,23% del titular. Las encuestas y los analistas dan casi por seguro que Lula ganará la segunda vuelta. Si esto sucede, y Lula vuelve a ser el último presidente de Brasil, ¿qué hará Israel sin su mejor amigo? ¿Qué significa la pérdida de Bolsonaro para el Estado ocupante

Desde el principio de su presidencia, Bolsonaro fue visto por Israel como un nuevo aliado. "Lo felicité por su victoria", tuiteó Netanyahu con entusiasmo. Unas semanas después, el líder israelí voló a Brasil para asistir a la toma de posesión de Bolsonaro. Las promesas de trasladar la embajada de Brasil de Tel Aviv a Jerusalén pretendían que Bolsonaro se acercara a EE UU e Israel. Visitó el estado de ocupación en marzo de 2019 y se esperaba que anunciara el traslado de la embajada mientras estaba allí. En cambio, anunció que Brasil abriría una oficina comercial en Jerusalén.

Desde entonces ha enarbolado muchas consignas sin darse cuenta de la imposibilidad de cumplirlas debido a la relación histórica de Brasil con el pueblo palestino y su legítima causa. Bolsonaro se enfrentó a la oposición a sus planes pro-Israel por parte de muchas figuras políticas de Brasil, incluso de sus compañeros políticos de la extrema derecha. Además, no podía permitirse ignorar a sus principales socios comerciales árabes. Los 24.300 millones de dólares anuales en exportaciones a los países árabes demuestran que lo que Brasil gana de los países árabes supera con creces los beneficios que podría obtener de Israel.

Según el Dr. Adnan Abu Amer, especialista en asuntos israelíes, Brasil tiene unas dimensiones políticas y geográficas que lo hacen atractivo para los israelíes. Como resultado, el Estado ocupante ha hecho esfuerzos concertados para fortalecer sus relaciones a lo largo del tiempo de Bolsonaro en el cargo.

"No hay duda de que Bolsonaro y Netanyahu trabajaron juntos para unificar sus políticas en el ámbito político, militar y económico, lo que resultó en beneficios sin precedentes para Israel", explicó Abu Amer. "Durante la era Bolsonaro, Brasil se convirtió en un abierto partidario público de la ocupación en una notable transgresión de la tradicional política brasileña de apoyo a la causa palestina." Israel no puede ocultar su temor por el regreso de la izquierda en América Latina, añadió. "Este es un gran revés para el gobierno de Israel en términos de su política exterior en todo el continente, particularmente en Brasil."

LEER: La ocupación utiliza los aviones de guerra como elemento disuasorio debido a la pérdida de control en Cisjordania

En medio del colapso del sector sanitario de Brasil debido a Covid-19 el año pasado, el anterior gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, celebró una subasta para adquirir armas de Israel con un coste de 2 millones de reales. El gobernador hizo la vista gorda ante la crisis sanitaria y no compró tubos de oxígeno para salvar miles de vidas. En cambio, compró armas israelíes.

Con Bolsonaro, Brasil abrió conversaciones con Israel para adquirir e intercambiar tecnologías científicas y de defensa. Se han firmado seis acuerdos de tecnología de defensa, como misiles, radares y cámaras de vigilancia de alta tecnología, que podrían ayudar a modernizar los organismos militares y policiales de Brasil. A nivel mundial, Brasil es uno de los mayores compradores de tecnologías bélicas israelíes, con adquisiciones de armas realizadas a través de empresas privadas en acuerdos cerrados.

"Cuando era ministro de Defensa, siempre aconsejé a nuestra gente en las fuerzas armadas que tuvieran cuidado", dijo el ex ministro brasileño de Relaciones Exteriores Celso Amorim en una entrevista anterior para MEMO. "No estoy en contra de Israel per se, pero el problema es que podemos enfrentarnos a restricciones a causa de nuestras posiciones en relación con Palestina". Para Amorim, existe una excesiva dependencia del gobierno brasileño de la tecnología militar israelí, principalmente en la aviónica utilizada en los aviones, los satélites y los drones, por ejemplo.

La relación de Bolsonaro con Israel no es algo espontáneo; es muy profunda. Mientras el Senado brasileño estaba preocupado por la votación del impeachment contra la presidenta izquierdista Dilma Rousseff el 12 de mayo de 2016, el entonces diputado federal Bolsonaro expresó su alegría por su situación durante un viaje a Israel. "Desde el Mar de Galilea Israel, Bolsonaro felicita a todos los brasileños que lucharon por este momento", dijo. Claramente se sintió como en casa en el estado de ocupación.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBrasilIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

Eman Abusidu is MEMO’s correspondent in Brazil.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines