Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Por qué NOPEC no es una buena idea para afrontar la crisis energética mundial

Representantes de los países miembros de la OPEP asisten a una rueda de prensa tras el 45º Comité Ministerial Conjunto de Seguimiento en Viena, Austria, el 5 de octubre de 2022 [VLADIMIR SIMICEK/AFP vía Getty Images].

Probablemente haya oído hablar de la OPEP: Países Productores y Exportadores de Petróleo. Hoy en día, los titulares de las noticias hablan mucho de la OPEP+, que incluye a los miembros de la OPEP más Azerbaiyán, Bahrein, Brunei, Kazajistán, Malasia, México, Omán, Rusia, Sudán del Sur y Sudán. Estos países no son miembros de la OPEP, pero son países exportadores de petróleo que desempeñan un importante papel en los mercados energéticos internacionales. Su papel ha aumentado significativamente tras la invasión rusa de Ucrania el pasado mes de febrero.

La semana pasada, la OPEP+ decidió recortar la producción de petróleo en 2 millones de barriles/día, y esta decisión ha enfadado a muchos en Estados Unidos.

En el Congreso estadounidense se está intentando reducir tanto la OPEP como la OPEP+, con el fin de reducir los precios para los consumidores estadounidenses. Esta es la idea declarada de la OPEP: El proyecto de ley "No Oil Producing and Exporting Cartel" (NOPEC). Pero el otro objetivo importante es castigar a Rusia negándole miles de millones de dólares al obligar a la OPEP+ a aumentar la producción.

El 11 de octubre, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos, Bob Menéndez, pidió que se congelaran las relaciones con Arabia Saudí. ¿Por qué Arabia Saudí? El Sr. Menéndez cree que Riad está ayudando a Moscú al aceptar reducir la producción. Arabia Saudí, al igual que muchos países, no impuso sanciones a Rusia, lo que molestó a Estados Unidos y a los países occidentales, que aplicaron amplios paquetes de sanciones contra Rusia.

El aumento de los precios del petróleo es una mala noticia para la Administración de Biden, ya que Estados Unidos se dirige a las elecciones de mitad de mandato del mes que viene. Los demócratas estadounidenses quieren proteger su frágil mayoría en el Congreso, con la esperanza de ganar más escaños en la votación de mitad de mandato, y el aumento de los precios del petróleo no ayuda. Sin embargo, la idea de atacar a la OPEP no es nueva y los intentos de acabar con su casi monopolio mundial de producción de petróleo siempre han sido engorrosos para Estados Unidos y Occidente, en general.

OPINIÓN: Consecuencias geopolíticas del acuerdo OPEP+

Lo que el senador Menéndez, y muchos otros políticos estadounidenses, quieren va más allá de obligar a Riad, el segundo productor mundial de petróleo, a aumentar la producción. Se acusa a los saudíes de respaldar la guerra de Rusia en Ucrania, ya que las bajas producciones de petróleo podrían llevar a un aumento de los precios del petróleo. La idea es frenar a la OPEP y a la OPEP+ a largo plazo.

Muchos en EE.UU. creen que la mejor manera de hacerlo es utilizar las leyes federales antimonopolio de EE.UU. para perseguir a otras naciones bajo el tema de ser competidores desleales en el mercado del petróleo. En virtud de estas leyes, la primera de las cuales se aprobó en 1890, países como Arabia Saudí podrían ser responsabilizados bajo la jurisdicción de EE.UU., simplemente por tomar decisiones independientes sobre cómo gestionar sus propias economías, recursos naturales y la cantidad de petróleo que producen.

Los intentos anteriores de reducir la OPEP de muchas maneras diferentes han fracasado hasta ahora, pero han debilitado al grupo. Muchos en Estados Unidos, incluido el Instituto Americano del Petróleo, temen que estas medidas puedan volverse en contra. Argumentan que atacar a la OPEP+ podría exponer a las compañías petroleras estadounidenses a sanciones vengativas en todo el mundo y podría desestabilizar el mercado del petróleo durante mucho tiempo, con graves consecuencias para economías sedientas de petróleo como la estadounidense.

Sin embargo, las leyes estadounidenses no tienen ningún poder fuera de la jurisdicción estadounidense. Además, el uso de esas leyes fuera de la jurisdicción estadounidense, por ejemplo, contra otras naciones soberanas, significa que EE.UU. no sólo se está extralimitando en sus obligaciones internacionales, sino que también se está inmiscuyendo en los asuntos de otros países al obligarlos a adherirse a las leyes estadounidenses, cuando no es así: es decir, EE.UU. no está obligado a adherirse a las leyes de otras naciones cuando se trata de comercio. Ni siquiera respeta las leyes y normas internacionales en determinadas circunstancias, como la invasión de Irak en 2003.

Desde el punto de vista político, la idea de que la jurisdicción de Estados Unidos sea una referencia en los asuntos internacionales, incluido el comercio, es manipuladora, negativa y simplemente otro enfoque hegemónico de Estados Unidos, algo que molestará a China y Rusia.

LEER: ¿Qué es la NOPEC, el proyecto de ley estadounidense para presionar al grupo petrolero OPEP+?

Los conflictos en los mercados internacionales de materias primas, incluido el petróleo, deben resolverse a través de organizaciones reconocidas internacionalmente, basadas en el derecho internacional. La Organización Mundial del Comercio, por ejemplo, es el mejor lugar para resolver este tipo de desacuerdos, a nivel mundial, cuando las conversaciones bilaterales no producen el resultado deseado. En este caso, Estados Unidos no lo hace. En cambio, quiere imponer su voluntad a otras naciones soberanas simplemente porque no están de acuerdo con sus políticas.

EE.UU. y Occidente, en general, siempre se refieren a la OPEP como un "coto", al igual que se refieren a los traficantes de drogas y otras bandas de crimen organizado, con el objetivo de desacreditar a la organización legítima. Los analistas energéticos, cada vez que aparece una crisis del petróleo, no pueden evitar recordar el papel de la OPEP en los años 70, cuando Arabia Saudí y otros países dejaron de vender petróleo a los países que apoyaban a Israel por su ocupación de tierras árabes en Palestina y más allá. Nadie en Occidente quiere que nada de eso se repita. Pero esta vez, el objetivo es Rusia por su guerra contra Ucrania.

Incluso la visita del presidente Joe Biden a Arabia Saudí, el verano pasado, entra en esta categoría de política. El único otro objetivo de esa visita, descrita como "histórica" en los medios de comunicación estadounidenses, era ayudar a Israel en lo que parecía ser una campaña fallida de relaciones públicas, para hacer a Israel más aceptable en la región a pesar de sus prácticas de apartheid contra los palestinos.

LEER: Un senador estadounidense pide a Washington que "congele" la cooperación con Arabia Saudí tras el acuerdo de la OPEP+

Si la OPEP sigue adelante, es probable que perjudique a los productores de petróleo y gas de EE.UU., exponiéndolos a acciones de represalia por parte de otros países donde tienen intereses. Estados Unidos, como país, sería acusado de manipular el mercado internacional de la energía al liberar más de 165 millones de barriles de petróleo, con el fin de ayudar a bajar los precios para los consumidores estadounidenses. Aunque el petróleo liberado de la reserva estratégica estadounidense ayuda a los consumidores de ese país, su efecto no es, necesariamente, global cuando se trata de bajar los precios.

Ha sido una especie de política energética tácita de Estados Unidos para debilitar, si no destruir, a la OPEP, que ha estado dominando el mercado mundial de la energía, ya que el grupo establece las políticas de producción. La OPEP+ no habría existido sin la OPEP.

Todavía no está claro si el proyecto de ley de la OPEP se convertirá en ley pronto. Además, incluso si eso ocurre, es poco probable que tenga un efecto inmediato en la OPEP+ o en la OPEP.

Tampoco está claro hasta qué punto la OPEP podría ser útil para el mercado energético mundial, especialmente en la Unión Europea. El bloque aún no ha desarrollado su propia política energética para contener la crisis energética desencadenada por la guerra de Ucrania. Aunque adoptó una serie de medidas para liberarse de la dependencia del petróleo y el gas rusos, esto sigue siendo una reacción improvisada más que una política bien pensada a largo plazo.

Lo que es seguro es que la OPEP y la OPEP+ seguirán existiendo durante mucho tiempo, aunque un poco más débiles.

LEER: ¿Ha llegado por fin el día de la "Comunidad Política Europea"?

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

 

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEEUUOPEPOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegión

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines