Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El paradigma humanitario de Palestina sólo sirve a los intereses israelíes

Los palestinos piden a la UNRWA que deje de retrasar la reconstrucción de viviendas en Gaza [Mohammed Asad/Monitor de Oriente].

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, ha vuelto a poner de manifiesto cómo el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (OOPS) y los propios refugiados palestinos están sometidos a un ciclo de violencia explotadora que no sirve para el paradigma humanitario de la organización internacional. Durante una reunión al margen de la 77ª Asamblea General de la ONU, Guterres hizo un llamamiento para que se hagan más donaciones a la agencia, afirmando que ha habido una discrepancia constante en cuanto al apoyo retórico a la UNRWA y la financiación.

Describiendo la agencia como "una red de seguridad para los más vulnerables", Guterres añadió: "Sin embargo, seguimos teniendo a la UNRWA atrapada en el limbo financiero. Ya es hora de que el abrumador apoyo al mandato vaya acompañado de una financiación más sostenible y predecible para sus operaciones. Ayudemos a la UNRWA a ayudar a los refugiados palestinos. Invirtamos en paz, estabilidad y esperanza".

Si bien es cierto que la UNRWA ha prestado servicios esenciales a los refugiados palestinos desde 1949, su total dependencia de la financiación externa desde su creación no puede separarse del abandono de la ONU de la cuestión de los refugiados palestinos. Se suponía que el mandato del OOPS era temporal, hasta que se encontrara una solución para los refugiados palestinos. Sin embargo, incluso antes de su creación, la complicidad de la ONU en proporcionar a Israel el marco para la expulsión forzosa de los refugiados palestinos a través del Plan de Partición de 1947 contribuyó a la situación actual. Los refugiados palestinos no sólo dependen de la UNRWA, sino que la propia agencia depende casi por completo de la financiación externa a través de donaciones voluntarias de los Estados miembros de la ONU.

El sustento de la UNRWA disminuye por los recortes de la administración Trump - Caricatura [AlArabi21News/Twitter]

LEER: Embajada del Reino Unido en Israel: El Arzobispo de Canterbury preocupado por el posible traslado a Jerusalén

Los refugiados palestinos también han sido aislados de la política del derecho al retorno, que ahora se utiliza más para justificar la existencia de la UNRWA. Ese derecho legítimo nunca se ha podido ejercer debido a la negativa de Israel a aceptarlo, aunque la pertenencia del Estado de ocupación a la ONU estaba condicionada al retorno de los refugiados. De ahí que el OOPS se haya convertido en un elemento más o menos permanente. Ciertamente, para la comunidad internacional, la existencia de la UNRWA, sometida como está a condiciones de neutralidad que generan impunidad para el desplazamiento forzado de palestinos por parte de Israel, es una opción mejor que acordar colectivamente un proceso de descolonización que permita a los palestinos regresar a su tierra. La Resolución 194 de la ONU estipula las condiciones para el derecho al retorno de los palestinos, respalda tácitamente el colonialismo y absuelve a Israel de toda responsabilidad por crear refugiados palestinos en primer lugar para establecer una entidad colonial en Palestina.

El mes pasado, las organizaciones judías y sionistas de Australia citaron la habitual letanía de razones y alegaciones para justificar por qué el gobierno australiano no debería duplicar su donación financiera a la UNWRA de 10 a 20 millones de dólares. "La UNRWA ayuda a perpetuar el conflicto", afirmó el presidente de la Federación Sionista de Australia, Jeremy Leibler. El único conflicto, sin embargo, es el resultado directo del colonialismo de los colonos de Israel, y la financiación de la UNRWA es la forma más segura de que la comunidad internacional evite enfrentarse no sólo a Israel directamente, sino también a su propia complicidad.

Tal vez Guterres pueda hacer un llamamiento diferente. Podría, por ejemplo, pedir un proceso de descolonización junto con la financiación de la UNRWA, lo que permitiría a la agencia trabajar en su misión humanitaria con un objetivo final a la vista, en lugar del atolladero en el que la agencia y los refugiados palestinos han estado atrapados durante décadas. El paradigma humanitario sólo ha servido siempre a los intereses israelíes y sigue haciéndolo. Guterres no debería fingir lo contrario.

LEER: La crisis climática es una crisis de derechos humanos en todo el mundo

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines