Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Grupo jurídico palestino: el traslado de la embajada del Reino Unido a Jerusalén va en contra de los compromisos con el derecho internacional

La primera ministra británica Liz Truss y el primer ministro israelí Yair Lapid durante una reunión bilateral en la 77ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU) en el Salón de la Asamblea General de las Naciones Unidas el 21 de septiembre de 2022 [ Toby Melville - WPA Pool/Getty Images].

Una organización jurídica palestina ha condenado la consideración del gobierno británico de trasladar su embajada en Israel de la capital, Tel Aviv, a Jerusalén, afirmando que contradice directamente el reconocimiento del Reino Unido de Jerusalén Este como territorio ocupado y sus compromisos con el derecho internacional.

En una declaración, el Centro Internacional de Justicia para los Palestinos (CIJP), con sede en el Reino Unido, se refirió a la garantía que la primera ministra británica, Liz Truss, dio el mes pasado a su homólogo israelí, Yair Lapid, de que su oficina revisaría la ubicación de la embajada británica, lo que abría la posibilidad de trasladarla a Jerusalén.

Calificándolo de "cambio radical en la posición del Gobierno británico sobre Jerusalén", el CIPJ expresó su preocupación por la legalidad del traslado y "las implicaciones que esto puede tener en cualquier negociación sobre el estatus permanente entre Israel y Palestina".

Al insistir en que el "estatus de Israel como potencia ocupante conlleva la responsabilidad de mantener ese estatus... según el derecho internacional", afirmó que las "acciones de destrucción y confiscación de la tierra por parte de Tel Aviv violan directamente sus obligaciones", una de las cuales es el intento de anexión de Jerusalén Este.

"El deseo de Israel de que el Gobierno de Su Majestad (HMG) traslade la embajada del Reino Unido a Jerusalén debe considerarse como un paso más hacia los intentos ilegales y constantemente condenados de Israel de transformar el estatus de Jerusalén por parte de los organismos internacionales y de la comunidad internacional", declaró el ICJP.

LEER: Líbano da un ultimatum al acuerdo marítimo después de que Israel rechazara su petición de cambios

Cualquier traslado de la embajada británica a la ciudad santa, dijo, contradeciría directamente la posición actual y mantenida por el Reino Unido de que "ningún Estado tiene soberanía sobre Jerusalén". La declaración destacaba el hecho de que Londres ha confirmado numerosas declaraciones sobre ese estatus, como la Declaración de Venecia, la Declaración de Principios y el Acuerdo Interino que fue "firmado por Israel y la OLP [Organización para la Liberación de Palestina] el 13 de septiembre de 1993 y el 28 de septiembre de 1995, respectivamente, dejando la cuestión del estatus de Jerusalén para que se decida en las negociaciones sobre el "estatus permanente" entre las dos partes".

El CIJP también citó al coordinador político del Reino Unido en la ONU, Fergus Eckersley, diciendo en un discurso en la Asamblea General de la ONU (AGNU) el 1 de diciembre de 2021, que el país "se opone a la acción unilateral en Jerusalén, en ausencia de un acuerdo sobre el estatus final y sigue apoyando el statu quo histórico".

Desde que la administración del expresidente estadounidense Donald Trump reconoció la ciudad como capital de Israel en 2017 y anunció que trasladaría allí su embajada, solo Guatemala, Kosovo y Honduras le han seguido.

Mientras que "todos los demás Estados miembros de la ONU han optado por abstenerse de trasladar sus embajadas a Jerusalén para no prejuzgar las negociaciones sobre el estatus final entre Israel y Palestina", según el comunicado de la CIJP, el "traslado de la embajada de Gran Bretaña haría precisamente eso, revirtiendo su posición de política exterior más prolongada sobre Israel y Palestina, socavando así la solución de dos Estados."

El traslado de la embajada sería un "reconocimiento tácito de la anexión ilegal de Jerusalén por parte de Israel y, por tanto, la comunidad internacional consideraría que Gran Bretaña apoya las violaciones del derecho internacional". La declaración concluye que el hecho de que Londres tome una decisión de este tipo en este momento de condiciones nefastas, inhumanas y crueles para los palestinos sometidos al control israelí envía una señal de que el gobierno británico no se preocupa, no sólo por las obligaciones de la ONU, ni por la Convención de Ginebra, sino por la responsabilidad basada en normas en sus procesos diplomáticos".

Categorías
IsraelNoticiasPalestinaReino UnidoSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines