Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Un "horizonte político" donde no hay nada a la vista

Jefe de la Autoridad General Palestina para Asuntos Civiles, Hussein Al-Sheikh [Twitter]

Cuando la Autoridad Palestina anuncia que se han mantenido conversaciones con funcionarios estadounidenses, lo hace con la intención de mostrarse digna de reconocimiento diplomático. Sin embargo, a las pocas frases de las actualizaciones, la AP confirma que el pueblo palestino tiene razón al estar desilusionado con los dirigentes y su colaboración con Israel y Estados Unidos.

"Hemos discutido los últimos acontecimientos y la necesidad de proteger y preservar la solución de los dos Estados. Lanzar un horizonte político y detener todas las medidas unilaterales que destruyen esta solución", tuiteó el secretario general del Comité Ejecutivo de la OLP, Hussein Al-Sheikh, tras reunirse con varios funcionarios estadounidenses en la Casa Blanca, entre ellos el asistente del presidente para Asuntos de Seguridad Nacional, Jake Sullivan.

El comunicado de prensa de la Casa Blanca se explayó aún más para hacer recaer en la AP la responsabilidad de rebajar "las tensiones en Cisjordania contrarrestando el terrorismo y la incitación". Según Sullivan, "todas las partes" deben evitar las acciones unilaterales, mientras que las instituciones de la AP deben fortalecerse, "incluyendo el refuerzo del compromiso con la no violencia".

Día de la Nakba de 1948 - Caricatura [Carlos Latuff/Monitor de Oriente]

Según las propuestas simplistas y vagas presentadas por Estados Unidos, la AP -el más ferviente defensor de la diplomacia de los dos Estados- está saboteando las perspectivas de su aplicación, incluso cuando la autoridad, en detrimento del pueblo palestino, ha estado instando a la comunidad internacional a preservar el difunto paradigma. Sin embargo, la retórica de Estados Unidos no es sorprendente; la AP existe como zona de amortiguación para Israel, especialmente en un momento en el que el pueblo palestino no espera que las facciones políticas asuman la responsabilidad y lideren su legítima lucha anticolonial. En este caso, Estados Unidos no pedirá a la AP que evite la violencia; los servicios de seguridad de Ramala, entrenados por la CIA, quedarán exentos de cualquier crítica y los palestinos golpeados -o peor- en las calles no serán considerados víctimas. Serán vistos igual que los palestinos muertos por soldados israelíes en la Cisjordania ocupada: nada más que estadísticas de víctimas normalizadas.

Teniendo en cuenta las declaraciones oficiales que hacen referencia a la AP, su ausencia de autonomía es evidente. La AP es descrita y definida como corresponde al compromiso diplomático de los funcionarios estadounidenses e israelíes, por lo que se presenta como un liderazgo legítimo que se enfrenta a una crisis temporal. Sin embargo, la AP no tiene ninguna legitimidad política, se mantiene a flote únicamente gracias a la financiación de los donantes y sirve a un propósito limitado que está vinculado directamente a la expansión colonial de Israel.

LEER: ¿Por qué a Israel se le permite anexionar tierras ocupadas, pero a Rusia no?

La declaración de Al-Sheikh, por tanto, sólo refleja los turbios parámetros del colonialismo israelí y sus colaboradores. Si la existencia de la AP permite a Israel ampliar sus asentamientos en lo que queda de territorio palestino porque la AP no se declara en contra del paradigma de los dos Estados, ¿de qué horizonte político está hablando Al-Sheikh? ¿Qué sentido tienen estas reuniones con funcionarios estadounidenses, si la AP y Estados Unidos no discuten la entidad y la colaboración que hay detrás de la desaparición de la "solución" de los dos Estados? Yendo aún más lejos, ¿por qué la AP no discute el Plan de Partición de 1947, que puso en marcha la dinámica para la aniquilación total de la tierra palestina?

En lugar de ello, Al-Sheikh se deshace en alternativas parafraseadas en un intento de mostrar eficacia, pero ni siquiera en su retórica puede la AP pretender ser innovadora, y mucho menos en la negociación del fin de la ocupación militar y la colonización de Israel. Habla de "un horizonte político" donde no hay ninguno a la vista.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines