Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Qatar se acerca al campo oriental de Libia tras años de enemistad

El presidente del Consejo Presidencial de Libia, Mohamed al-Menfi (izq.), se reúne con el emir qatarí, el jeque Tamim bin Hamad al-Thani (der.), durante su visita oficial al Amiri Diwan en Doha, Qatar, el 15 de septiembre de 2021 [Consejo Presidencial de Libia/Agencia Anadolu].

El presidente de la Cámara de Representantes de Libia, Aguila Saleh, visitó Qatar el 10 de septiembre, donde habló con funcionarios antes de reunirse con el emir Tamim Bin Hamad Al-Thani. La visita de Saleh se produjo dos días después de que el primer ministro libio, Abdul Hamid Dbeibeh, abandonara Doha, lo que sugiere que el Estado del Golfo está tratando de mediar entre Dbeibeh y su bando rival, en el que Saleh desempeña un papel importante. Dbeibeh perdió un voto de confianza parlamentario en septiembre de 2021, apenas siete meses después de haber sido elegido. Luego, en febrero de este año, la Cámara fue más allá y eligió a Fathi Bashagha como primer ministro, pero no ha podido asumir el cargo, porque Dbeibeh se niega a entregar el poder si no es a un gobierno elegido.

El acercamiento entre la Cámara de Representantes (HoR) y Qatar llega tras años de malas relaciones entre ambos, durante los cuales la primera acusó a Doha de interferir en los asuntos internos de Libia. En junio de 2017, la Cámara de Representantes emitió un comunicado en el que anunciaba su decisión de romper todos los lazos con Qatar, acusándolo de "adoptar políticas adversas" hacia Libia. La Cámara de Representantes pidió al Ministerio de Justicia del país que preparara un expediente detallando "lo que Qatar ha hecho" al pueblo libio y acusó a Doha de apoyar a "grupos terroristas" dentro de Libia. Incluso pidió a la ONU y al Tribunal Penal Internacional que investigaran el papel de Qatar en Libia.

Muchas naciones están interfiriendo en los asuntos de Libia - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Ese anuncio fue visto en su momento como un apoyo a los principales países árabes que boicoteaban a Qatar. En junio de 2017, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Baréin iniciaron su boicot y acusaron a Catar de apoyar a grupos islamistas en la región y de tener fuertes vínculos con el archirrival de Arabia Saudí, Irán. El boicot terminó tres años más tarde, cuando Arabia Saudí recibió al emir qatarí en una cumbre regional organizada por el Reino en enero de 2021. Poco a poco, otros países se sumaron y restablecieron sus vínculos con Qatar; el presidente de Egipto, Abdel Fattah Al-Sisi, visitó Doha el 13 de septiembre, unos días después de Saleh.

Aparentemente, Saleh ha decidido ahora que en política no hay enemigos políticos permanentes y al visitar Qatar aprobó el simple hecho de que Qatar es un actor clave en Libia. Durante la guerra civil de 2011, Qatar lideró el boicot de la Liga Árabe al país norteafricano y aprobó una resolución en la que pedía a la ONU que impusiera una zona de exclusión aérea para "proteger a los civiles libios" de la supuesta represión desatada por el gobierno del difunto Muamar Gadafi. Esa decisión obligó a Libia a salir de la Liga Árabe, al tiempo que proporcionó cobertura moral y "legal" a los países occidentales para lanzar una campaña aérea de ocho meses para obligar a Gadafi a abandonar el poder, lo que llevó a su muerte en octubre de 2011. Desde entonces, Libia está sumida en la confusión.

Al igual que muchos otros países, Qatar apoyó con entusiasmo la campaña occidental contra Libia, participando en los ataques aéreos y proporcionando fuerzas especiales sobre el terreno para ayudar a los rebeldes libios a acabar con el régimen de Gadafi. A finales de agosto de 2011 se vio a oficiales qataríes dentro del recinto de Gadafi en Trípoli cuando los rebeldes tomaron la capital. Dos meses después, Doha admitió haber enviado cientos de tropas para apoyar a los rebeldes.

En los años siguientes, Doha siguió financiando y apoyando a diferentes milicias dentro de Libia. En 2019, junto con Ankara, se opuso a la fallida guerra de Khalifa Haftar contra Trípoli para desalojar al gobierno reconocido por la ONU. En todo ello, Saleh estuvo del lado de Haftar, recabando apoyos para el ataque a Trípoli.

Esta vez, sin embargo, parece haber llegado a la conclusión de que si él y su aliado Haftar quieren seguir siendo relevantes en la política libia, deben recomponer sus lazos con los países de la región que contribuyen a configurar la escena política de Libia. De ahí que visitara Ankara a principios de agosto y se reuniera con el presidente Recep Tayyeb Erdogan. Ir a Doha era el siguiente paso natural, porque Qatar y Turquía son aliados en lo que respecta a Libia. Aunque Haftar todavía no ha visitado ninguno de los dos países, su hijo Belgassem acompañó a Saleh a Doha, lo que probablemente significa que a Qatar no le importa recibir al representante de Haftar, si no al propio hombre.

LEER: Si Occidente no tiene cuidado, Rusia hará de los Balcanes un segundo frente

A Doha le interesa seguir siendo un actor clave en Libia, pero también le interesa tener menos enemigos entre los protagonistas del país. Acoger a Aguila Saleh tras años de animosidad da a Doha más espacio para ampliar su propia influencia y la de su aliado Turkiye en Libia. Ankara firmó un acuerdo de seguridad con Libia en 2019 que le dio derecho a desplegar sus propias tropas y miles de mercenarios sirios en suelo libio. Los drones turcos jugaron un papel clave en la derrota de las fuerzas de Haftar en junio de 2020, forzando su retirada de las puertas de Trípoli. El papel militar de Turquía en Libia era el mayor obstáculo para mejorar los lazos con la HoR. Aunque la cuestión aún no está resuelta y las tropas turcas y los mercenarios que las apoyan todavía no han abandonado Libia, Saleh se dio cuenta de que él y su aliado Haftar tienen que aceptar el hecho de que Qatar y Turkiye seguirán dominando gran parte de la turbia política libia.

Ni Ankara ni Doha han rechazado abiertamente el gobierno de Fathi Bashagha, aliado de Saleh-Haftar, pero no lo han reconocido como el gobierno legítimo de Libia. Ambos siguen reconociendo la administración de Dbeibeh. El Cairo, aliado de la HoR, parece bendecir este nuevo vínculo entre sus aliados en el este de Libia y Doha, mientras intenta abrirse a Qatar en busca de la tan necesaria inversión económica. Todavía está por ver cómo se reflejará la mejora de los vínculos entre la HoR y Doha en la política interna de Libia. Sin embargo, por el momento, tanto Doha como el campo oriental de Libia pueden confiar mutuamente en que avanzarán sin detenerse. Doha, al igual que Ankara y El Cairo, ha apoyado repetidamente la convocatoria de elecciones en Libia como única salida a la crisis, pero en realidad no quiere unas elecciones justas y libres que puedan acabar con su influencia en el país. Tampoco Saleh quiere que se celebren elecciones a corto plazo. Prefiere el statu quo a pesar del terrible efecto que está teniendo en Libia y en su pueblo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónLibiaSmall Slides

Mustafa Fetouri es un académico y periodista libio. Ha recibido el premio de la UE a la Libertad de Prensa. Su próximo libro saldrá a la luz en septiembre. Puede ser contactado en la siguiente dirección: [email protected]

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines