Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Diseños neocoloniales en Malasia

El autoproclamado sultán de Sulu Jamalul Kiram III (der.) habla con su hermano el sultán Bantilan Esmail Kiram II (izq.) durante una foto en su casa de Manila el 10 de marzo de 2013 [JAY DIRECTO/AFP vía Getty Images].

Los instrumentos e instituciones legales y financieros europeos no deberían ser manipulados para violar la soberanía de Malasia tras la hoja de parra de una reclamación espuria de territorio malayo por parte del llamado sultán de Sulu, el sultán Jamalul Kiram II.

Aunque la reclamación carece de veracidad histórica, jurídica y política, además de ser totalmente expeditiva, su absurdo queda subrayado por la demanda de Kiram de unos 66.400 millones de RM por "arrendamientos anuales impagados" a Malasia, después de que se dejara de pagar 5.300 RM hace menos de 10 años. No está claro cómo 10 años de 5.300 RM equivalen a 66.400 millones de RM. Sin embargo, parece que la familia Kiram y sus patrocinadores, Therium Capital Management Ltd., intentan obtener un pago rápido. Además de tratar de obtener una paga rápida, la reclamación del sultán también ha abierto el camino a la intervención colonial europea en Malasia, mediante procesos que deberían haber quedado superados cuando los imperios europeos de todo el mundo se derrumbaron.

Malasia es un país soberano e independiente, en el que las corporaciones legales privadas europeas no tienen jurisdicción. Hay que poner un límite a la reclamación espuria de la familia Kiram sobre Sabah. La reclamación no es válida, ya que nunca hubo un momento en que Sabah no fuera parte integrante de la Malasia independiente. Además, nunca fue propiedad de una sola familia. Reclamar esto es simplemente absurdo, y potencialmente desastroso. De hecho, Gran Bretaña, como última potencia colonial en Malasia, debería cargar con gran parte del peso y la responsabilidad política por el desastre que dejó tras de sí cuando los británicos abandonaron Malaya.

LEER: Qatar y Malasia estudian una mayor cooperación en materia de defensa

En cuanto a las reclamaciones de compensación financiera por parte de la familia Kiram, hay que exponerlas como lo que son: una reclamación basada puramente en la codicia y en una insidiosa demanda de dinero fácil. Lo que es más pernicioso es que los patrocinadores europeos de la reclamación espuria han encontrado -como han demostrado los colonialistas europeos durante décadas- un cuerpo dócil de antiguos "súbditos" coloniales en la familia Kiram, que puede ser utilizado para aprovechar un rico filón de dinero. Esto es perfectamente coherente con la disolución del imperio (políticamente), pero con el mantenimiento del imperio de facto a través de las instituciones jurídicas y financieras europeas. En otras palabras, puede que los colonialistas se hayan ido, pero quieren que sus leyes y prácticas financieras prevalezcan en Malasia. Esto es tan inaceptable como ofensivo. Malasia es un país soberano e independiente; no puede someterse a las normas jurídicas de países extranjeros, y menos a las de su antiguo colonizador.

Debemos ser claros: la familia Kiram está siendo dirigida por una empresa, una empresa europea, Therium, que es principalmente un "proveedor global de financiación legal", como deja claro su sitio web, que extiende los instrumentos, principios y prácticas legales europeos por todo el mundo, especialmente en las antiguas colonias europeas, como Malasia. Los bufetes jurídicos británicos, especialmente, utilizan instrumentos a través del Comité Judicial del Consejo Privado -que es un órgano formal de asesores del Soberano del Reino Unido- para interferir en los países de la Commonwealth, y utilizan el Tribunal Supremo del Reino Unido como una especie de "tribunal de última instancia" para disciplinar y castigar a las antiguas colonias. El Soberano del Reino Unido no tiene derechos legales ni políticos en Malasia. La familia Kiram, dirigida por Therium, y que utiliza los instrumentos legales e instituciones europeas, no es más que una colonización por otros medios, y debe ser rechazada de plano.

Este tipo de imperialismo financiero, y las desigualdades duraderas entre los antiguos constructores del imperio colonial y los colonizados, siguen definiendo la desigualdad global y las relaciones de poder. La desigualdad actual entre estos ricos (antiguas potencias coloniales) y los pobres (antiguas sociedades colonizadas) es el resultado dependiente de una serie de procesos históricos. Con respecto a Europa y los países del sudeste asiático, empresas como Therium no son más que la extensión de los instrumentos e instituciones jurídicas y financieras coloniales europeas a las antiguas colonias.

Es notable que Therium tenga operaciones en el Reino Unido, Europa, la región de Asia-Pacífico, Estados Unidos y Jersey (un paraíso fiscal para los negocios turbios, que formaba parte del imperio británico - y que está bajo constante escrutinio por sus negocios turbios), y desde donde extiende sus tentáculos legales para parecerse al colonialismo europeo. Los malayos se han librado de sus colonizadores políticos, pero los intentos de imperialismo financiero continúan, envalentonados, en este caso concreto, por la familia Kiram y sus espurios reclamos sobre los recursos de Sabahan.

LEER: Qatar se acerca al campo oriental de Libia tras años de enemistad

La reivindicación de la familia Kiram

Therium ha encontrado un organismo suficientemente dócil en la familia Kiram que, irónicamente, ha recurrido a sus antiguos amos coloniales, los europeos, para resolver disputas que son un legado, especialmente, del Imperio Británico en el Sudeste Asiático. La reclamación de la familia debe considerarse en el contexto del imperialismo y el colonialismo europeos, especialmente británicos. La reclamación es completamente ilegítima, se basa puramente en el beneficio monetario y está mal informada. Therium será el único beneficiario financiero de este proceso, y este hecho debe permanecer en el punto de mira.

La reclamación real carece profundamente de validez histórica y legal. En enero de 1878, el sultán de Sulu concedió y cedió por "propia y soberana voluntad" territorios y tierras en el continente de la isla de Borneo a Gustavus Baron de Overbeck de Hong Kong y Alfred Dent Esquire de Londres, como representantes de una compañía británica. Esta concesión debía ser efectiva "para siempre y a perpetuidad todos los derechos y poderes que nos pertenecen sobre todos los territorios y tierras", por lo que el sultán de Sulu recibiría una compensación de cinco mil dólares al año. Se insertó una importante advertencia: "En caso de que surja cualquier disputa entre Su Alteza, el Sultán, sus herederos o sucesores y el mencionado Gustavus Baron de Overbeck o su Compañía, se acuerda por la presente que el asunto será sometido al Cónsul General de Su Majestad Británica para Borneo".

Estos hechos materiales son claros e incontestables. Son legalmente vinculantes, ya que el sultán de Sulu declaró que la tierra debía ser transferida y mantenida "para siempre y a perpetuidad" por la Compañía Británica. En consecuencia, en el momento de la independencia, toda la tierra de Malaya en manos de la Gran Bretaña colonial, incluida Sabah, pasó a formar parte de la actual Malasia. El hecho de que una sola familia, los Kiram, respaldada ahora por una institución jurídica europea, haya conjurado la razón para reclamar Sabah, no sólo es ilegítimo, históricamente ignorante y políticamente mal informado y francamente oportuno, sino absurdo. En última instancia, forma parte del desorden que los británicos dejaron en Malasia.

Las reclamaciones de la familia Kiram sobre Sabah son una oportunidad perfecta para que los antiguos imperios europeos sigan imponiendo sus instrumentos e instituciones legales y financieras a Malasia. Esto debería ser rechazado por todas las partes, ya que puede sentar un desagradable precedente para las sociedades poscoloniales de todo el mundo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaMalasiaRegiónSmall Slides

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines