Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

En el 29º aniversario de Oslo, sólo los israelíes se han beneficiado de los acuerdos

El Ministro de Asuntos Exteriores israelí, Shimon Peres (C), firma los históricos Acuerdos de Oslo entre Israel y la OLP sobre la autonomía palestina en los territorios ocupados, el 13 de septiembre de 1993, en una ceremonia celebrada en la Casa Blanca en Washington, D.C. [J. DAVID AKE/AFP via Getty Images].

El 13 de septiembre de 1993, Israel y la Organización para la Liberación de Palestina firmaron los Acuerdos de Oslo, que sentaron un precedente histórico en el reconocimiento palestino del Estado de ocupación, otorgándole una medida de legitimidad en una concesión que los israelíes nunca habían imaginado que pudiera ocurrir. Ni en sus sueños más locos podían pensar que llegaría el día en que los palestinos, sus legítimos propietarios, reconocerían el "derecho" de Israel a su tierra y el control sobre ella.

Casi tres décadas después de su firma, ha quedado claro para los palestinos que los Acuerdos de Oslo no conducirán al fin de la ocupación y de su derecho a la autodeterminación. Ni mucho menos. El acuerdo ha fallado a los palestinos en todos los niveles -político, económico y social-, al tiempo que ha favorecido los intereses del Estado de ocupación. El pueblo palestino entiende ahora que sus "representantes" están haciendo el trabajo sucio de Israel al impedir las actividades legítimas de la resistencia palestina, proporcionando al Estado de ocupación la oportunidad de normalizar las relaciones con los países árabes.

Incluso los israelíes saben que esto es así. De hecho, sabían desde el principio que Oslo contenía en sí mismo las semillas de su propio fracaso. Sólo le queda mantener la seguridad de Israel a costa del pueblo palestino y de su justa causa.

OPINIÓN: La UE debe dejar de explotar a las oenegés palestinas

Dada la falta de un horizonte político entre los palestinos y los israelíes, y el giro de estos últimos hacia la extrema derecha, es obvio que Israel está tratando de abandonar Oslo, aunque siga aliviando al Estado de ocupación de la carga económica y financiera de ocuparse de los asuntos palestinos. Al mismo tiempo, ha mantenido las cuestiones políticas y la seguridad en manos israelíes. Gracias a Oslo, se trata de una ocupación "Super Deluxe", casi sin costes.

Las acusaciones de los derechistas israelíes de que los Acuerdos de Oslo causaron la muerte de miles de israelíes carecen de objetividad y precisión. Entre la firma del acuerdo y septiembre de 2000, el movimiento Fatah no llevó a cabo ninguna operación armada contra Israel. Sin embargo, otras facciones, encabezadas por Hamás y la Yihad Islámica, sí lo hicieron, especialmente entre septiembre de 1993 y febrero de 1994.

Las operaciones de resistencia armada incluyeron apuñalamientos y tiroteos. Esta fase de resistencia fue similar a la Primera Intifada desde 1987 hasta la firma de los acuerdos. Entre 1990 y 1993, Cisjordania y la Franja de Gaza fueron testigos de 9.323 ataques armados contra Israel, con una media de siete operaciones al día; entre 1993 y 1999, se produjeron 4.216 ataques con una media de dos al día.

Estas cifras ilustran que los Acuerdos de Oslo hicieron que las operaciones de la resistencia palestina disminuyeran en un 70%, aunque no cesaron por completo. Las estadísticas también muestran un claro y drástico descenso de los atentados desde el acuerdo de Oslo, concretamente desde abril de 1996, cuando aumentó la coordinación en materia de seguridad entre la Autoridad Palestina e Israel. Entre 1997 y 1999, los atentados de la resistencia disminuyeron drásticamente a un ritmo de uno por día.

Los israelíes admiten que la coordinación de seguridad con la Autoridad Palestina, que fue uno de los resultados de los Acuerdos de Oslo, ha frustrado la mayoría de los intentos de ataques de la resistencia. Una simple comparación muestra la importancia de los Acuerdos de Oslo para Israel en términos de seguridad: entre 1987 y 1993, doscientos israelíes fueron asesinados; entre 1993 y 2000 la cifra fue de 288. Después de 1997, cuando la coordinación de la seguridad se reforzó, el número de israelíes asesinados disminuyó considerablemente.

LEER: Las razones y los objetivos de las relaciones entre Hamás y Rusia

Entre 1997 y 2000, cincuenta israelíes murieron a causa de operaciones armadas palestinas, y de 1999 a 2000 sólo murieron nueve. La media de ataques entre 1987 y 1993 fue de 289 al mes, y entre 1997 y 2000 la tasa bajó a 111 al mes. Las cifras hablan por sí solas. Si el proceso de Oslo hubiera continuado como estaba previsto, el número de atentados habría bajado a cero y la Segunda Intifada, la de Al-Aqsa, no habría comenzado.

Las afirmaciones de la derecha israelí de que el conflicto se está exacerbando por Oslo son simplemente otro intento de desviar la atención del hecho de que es la ocupación, nada más, la que está en la raíz del problema. Resulta pues irónico que los israelíes que atacan los Acuerdos de Oslo sean los que más se benefician de ellos. El acuerdo ayudó a Israel a mantener sus asentamientos ilegales en la Cisjordania ocupada, que se dividió en las zonas A, B y C para ayudar a los colonos a crear una realidad sobre el terreno que permita la anexión, con una soberanía limitada en los pueblos y ciudades palestinos. Israel está en deuda con quien diseñó y redactó los Acuerdos de Oslo.

Acuerdos de Oslo, el 25º aniversario - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente]

Lo que refuerza este nuevo enfoque israelí como alternativa al proceso de Oslo es, sin duda, la ausencia de toda voluntad política de entablar más negociaciones inútiles con los palestinos, por un lado, y la presencia de una administración estadounidense indiferente al conflicto palestino-israelí, por otro. Además, ahora es evidente que la Autoridad Palestina no es representativa de todos los palestinos, debido a la actual división política.

Es mucho lo que se puede decir sobre el impacto negativo de los Acuerdos de Oslo en la cuestión nacional palestina. Lo más peligroso es que se está reeditando en tratos y acuerdos dudosos que van más allá de los derechos legítimos de los palestinos y se extienden, en cambio, a modelos de paz económica y cuasi-autonomía. Así, se está devolviendo al pueblo de la Palestina ocupada a la época de la tutela regional e internacional, reproduciendo lo que es peor que Oslo.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónNoticias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines